Los 14 puntos clave que marcan el juicio del caso Lebbos

En el debate oral surgieron datos que podrían servir para saber qué pasó con la joven Una nueva línea de investigación y nombres que no habían sido mencionados. El saldo, a un mes del inicio del juicio

05 Mar 2018

El juicio por el crimen de Paulina Lebbos está ingresando en una etapa clave. Mañana se cumplirá un mes de su inicio. En total hubo 13 audiencias y se estima que se extenderá hasta noviembre. En lo que va del debate aparecieron: una nueva línea de investigación, nuevos indicios, nombres que hasta ahora no se conocían y una importante cantidad de datos que servirían para saber qué pasó con la joven. Estos son los puntos más importantes que se ventilaron en las audiencias:

1- La pista narco

Magdalena Karina Cruz, empleada doméstica de El Siambón, aportó el dato más importante en los 12 años del caso. Con el teléfono celular que estaba a su nombre, según la investigación que desarrolló la Justicia Federal, se mantuvo una conversación con un importante narcotraficante a nivel regional. En el juicio, la mujer declaró que ese teléfono había sido adquirido y puesto a su nombre por su empleadora, Macarena Bordato, la mujer que se hizo conocida a nivel nacional en 2016 por el escándalo que protagonizó en el aeropuerto Benjamín Matienzo. También confirmó que fue su jefa la que le consiguió un abogado para que se presentara en los tribunales federales cuando fue citada por la comunicación telefónica con el narco.

2- Desmentida

Bordato, en una conversación telefónica que mantuvo desde Buenos Aires con LA GACETA, reconoció ser empleadora de Cruz, pero dijo que nunca cruzó palabra con ella y que tampoco usó esa línea de celular. Negó conocer a Virginia Mercado, ni a su hermana Jimena, ni a Gisela Rennis, José Luis Gómez (padre de Roberto Gómez, el único imputado por el crimen de la joven) y Walter “Chichilo” Acevedo (uno de los líderes de La Inimitable, la barra brava de Atlético).

Aseguran que Soto no es un barrabrava, pero tendría vínculos con “La Inimitable”

3- Sólido argumento

Hasta el momento nadie tenía en claro por qué se podría haber desplegado semejante manto de encubrimiento para tratar de proteger a un humilde electricista de San Andrés. Pero la posible presencia de un importante narco a nivel regional puede considerarse como un buen motivo, además de las vinculaciones políticas que están surgiendo y podrían surgir con el correr de las audiencias.

4- Invitada de piedra

Los integrantes del denominado Grupo del Abasto, los jóvenes que fueron a bailar con Paulina el día que desapareció, dejaron en claro que no conocían a la estudiante y que esta salió con ellas porque Virginia la había invitado. Después de escuchar sus palabras, no hubo coincidencias en detalles claves como: a qué hora se juntaron en el departamento de La Rioja al 400, a qué hora ingresaron al boliche Gitana, si charlaron con otra persona, a qué hora y cómo se fueron.

5- Otro misterio

Al aparecer la línea narco en el caso, a todas las partes les llamó la atención que cinco de las siete personas que estuvieron en ese grupo son oriundas o vivieron en Aguaray, zona roja del narcotráfico en la frontera norte del país. Además, las hermanas Mercado y Rennis, según las escuchas telefónicas, mantuvieron contacto con el celular que sería de Bordato. Otro dato: nadie pudo precisar cuándo vino, dónde estuvo alojada y qué hizo Jimena Mercado en la visita que realizó a Tucumán.

La mujer del escándalo del aeropuerto rompió el silencio y negó tener vínculos con el crimen de Paulina Lebbos

6- Bajo presión

Las Mercado aseguraron una y otra vez que no recibieron ningún tipo de amenaza. Pero ambas denunciaron dos graves hechos que se produjeron después del crimen. Virginia dijo que fue intimidada cuando declaró en la fiscalía de Carlos Albaca, el cual también debe enfrentar un tribunal por su papel en el caso. Según sus palabras, un empleado le dijo que se fuera tranquila a su casa porque la causa quedaría en nada. En tanto que Jimena señaló que dos hombres vestidos de negro y armados ingresaron al departamento de La Rioja al 400 para revisarlo. Nunca denunciaron esas situaciones en la Justicia y tampoco se lo comentaron a Alberto Lebbos. “No hay dudas de que están muy amenazadas y por eso no contaron todo”, dijo el padre de Paulina sobre las Mercado, que podrían ser imputadas por falso testimonio.

7- La línea “decana”

Desde que comenzó la audiencia, son cada vez más las personas vinculadas a Atlético que son mencionadas en la causa. A los de Gabriel Alperovich (hijo del ex gobernador José Alperovich) y Sergio Kaleñuk (hijo del ex secretario privado del ahora senador), se sumaron los de “Chichilo” Acevedo, del presidente Mario Leito y del ahora tesorero Daniel Paz, que estuvo muy vinculado al alperovichismo.

8- En picada

Al quedar firme la realización del juicio por el crimen de Paulina, el destino pareció ensañarse con el denominado Clan Acevedo. Guillermo “Kim Acevedo” Ramos, investigado en esta causa, fue asesinado en agosto en Termas de Río Hondo. En noviembre, Dardo “Pelao” Acevedo, que también fue investigado, apareció sin vida en la unidad de máxima seguridad del penal de Villa Urquiza. Se ahorcó con un cinto, elemento que está prohibido tener en ese lugar de encierro. Hace menos de un mes, Walter Oscar Acevedo, hijo de “Chichilo”, también fue ultimado de dos balazos en el pecho en el barrio “El Sifón” por otro joven y sin motivo aparente. Los problemas también comenzaron a surgir en tribunales para otros miembros de la familia. Sergio “Chupete” Acevedo, fundador de La Inimitable, podría ser condenado hoy por un homicidio ocurrido hace 15 años. A Gustavo “El Gordo” González, actual líder de la barra brava, le queda muy poco para enfrentar un tribunal por un homicidio en ocasión de riña ocurrido hace 10 años. “Esto es de nunca acabar. ¿Hasta cuándo van a seguir en contra de nosotros?”, dijo “El Gordo” después del crimen de su sobrino.

9- Revelación clave

Los padres de César Soto, que hoy comenzará a declarar en el juicio, revelaron dos elementos clave. La madre desmintió que su hijo sea miembro de la barra brava de Atlético, pero sí aseguró que como letrista (profesión que no se le conocía) pintaba pasacalles, paredes y banderas para La Inimitable, actividad que no cualquier simpatizante común realiza. La mujer también reconoció que su hijo tenía problemas de adicción y su padre ubicó los lugares de Villa 9 de Julio donde lo iba a buscar para que dejara de consumir. En esa zona vivirían varios integrantes de la barra brava.

10- Complicado

Roberto Gómez, el único imputado por el crimen, se complica con el correr de las horas. En la audiencia dijo que era mentira que el celular que él usó entre el 26 de febrero de 2006 y hasta el 2011 haya sido el de Paulina. Argumentó que él compró un aparato en un negocio que no pudo precisar y que “con seguridad” se lo habían “clonado”.

Además de la casi increíble versión, Gómez negó conocer a Bordato, a pesar de que desde el teléfono fijo de su padre llamó al celular de la mujer que se hizo conocida por el escándalo que protagonizó en el aeropuerto. Tampoco quedó claro por qué en ese aparato se introdujeron más de 15 chips diferentes, pese a que él dijo que se lo prestaba a algunas personas. También negó ser integrante de La Inimitable, pero sí reconoció ser simpatizante de los “decanos”.

11- Otra vez Raco

Las declaraciones de Cruz volvieron a poner a Raco en la mira. La mujer aportó dos indicios fundamentales en el juicio. El primero fue que ella regresaba los sábados a su casa de El Siambón en el remise trucho que conducía César Nieva y dijo que era un Fiat Duna rojo (hay que recordar que Virginia Mercado habló de un Fiat bordó en el caso). También Cruz contó que su primo, Miguel Cruz, prestaba servicios en la comisaría de Raco para esa fecha. Hugo Rodríguez, uno de los imputados por encubrimiento, declaró que fue a él a quien le informó del hallazgo del cuerpo.

12- Reconocimiento

Nieva no es un desconocido en la causa. Él quedó vinculaddo porque supuestamente le alteraron una declaración que hizo. Por pedido de los fiscales Diego López Ávila y Carlos Saltor fue sometido a una rueda de reconocimiento de personas. A Virginia Mercado le pusieron cinco hombres similares en un cuarto para que determinara si alguno de ellos había sido el remisero que las llevó. Casi de manera inmediata descartó a tres. Sólo quedaban Nieva y un empleado judicial. La ex compañera de Paulina dudó, pensó durante algunos minutos y terminó eligiendo al trabajador de tribunales.

“Las personas pueden cambiar en 12 años, por eso no nos preocupa el resultado de esta medida. Hay otros indicios en contra de Nieva”, aseguraron los fiscales.

13- Dudas

El remisero Nieva, según declaró el imputado Rodríguez, fue el que llevó al comisario Enrique García al lugar donde se encontró el cuerpo. El funcionario policial fue condenado por la Justicia por haber modificado la escena del crimen y por haber fraguado las actuaciones que se hicieron en el hallazgo.

Otro detalle: la participación de Nieva en este caso fue investigada por Héctor Rubén Brito, que también está siendo enjuiciado por encubrimiento. La explicación de por qué intervino la comisaría de Raco y no la de Vipos -a la que por jurisdicción le correspondía- quedará en la nada. El ex comisario Antonio Rojas, titular de la última dependencia, falleció días atrás por causas naturales y no podrá dar su testimonio.

14- Experiencia

“Estoy seguro de que al cuerpo de la chica la arrojaron ahí ese mismo día”, indicó Hugo Rodríguez, que vive en Tapia. “Es imposible que no se haya sentido mal olor o que las alimañas la atacaran en tantos días”, agregó. Cruz, que pasaba al menos dos veces por semana por ese lugar, coincidió en los dichos del imputado por encubrimiento. “A los dos o tres días los caranchos y los cuervos empiezan a atacar los restos”, indicó. Estas versiones se contradicen a los estudios de los peritos que determinaron que Paulina fue arrojada el mismo 26 de febrero allí. Pero en este juicio nada se puede dar como una verdad absoluta.

Comentarios