Capacitación sobre buenas prácticas de esquila en Lara

Agricultura Familiar organizó el encuentro en Tafí del Valle. La calidad.

03 Mar 2018

La Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial (Safcydt) junto a la Agencia de Extensión Rural Trancas del INTA Famaillá, GAL Ganado Menor, Ley Ovina y Caprina, Municipalidad de Trancas, Dirección de Ganadería y Comunidad Indígena Diaguita Calchaquí Potrero Rodeo Grande, realizó la 2ª Capacitación sobre Buenas Prácticas de Esquila y Acondicionamiento del Vellón en Tucumán, más precisamente en Tafí del Valle.

Se contó también con la presencia de destacados especialistas del Programa para el Mejoramiento de la Calidad de la Lana (Prolana) de las provincias de Chubut y de Catamarca.

Entre el 5 y 9 de febrero participaron 30 productores ovinos de la comunidad, estudiantes y maestros de la Escuela de Lara y los técnicos Juan José Jorrat y María Florencia Gómez (Safcydt) y Gabriela Cantarella (Promotora Facilitadora GAL-INTA).

El objetivo fue continuar formando a los agricultores de la zona sobre esquila mecánica y acondicionamiento de la lana con el protocolo Prolana PP (Programa para el Mejoramiento de la Calidad de Lana - Pequeños Productores), según los requerimientos planteados por las artesanas del Taller de Hilanderas de Potrero (todos participantes de la Cadena de Valor de la Lana).

“Este año incrementaremos la cantidad de lana cosechada, ya que utilizamos las cuatro máquinas de la comunidad y dos pertenecientes a la UEP Caprina, además de que nos acompañó el clima y pudimos aprovechar mejor las jornadas de trabajo”, comentó Florencia Gómez.

El trabajo

Las actividades se desarrollaron a través de clases prácticas, por un lado, donde los participantes ejercitaron un método de esquilado superador al Tally-Hi (Método New Pattern), que garantiza la obtención de vellones enteros y minimiza la posibilidad de realizar dobles cortes.

Una de las principales características del nuevo método es que los cortes se realizan en pasadas más largas y en un orden lógico, ahorrando movimientos inútiles, esfuerzos innecesarios y tiempo de duración del proceso.

Buenas prácticas

La clave de una buena esquila es lograr sincronizar en cada etapa la posición del cuerpo, la forma de empuñar la tijera, la posición y acción de la mano libre, la dirección y trabajo de los pies y, especialmente, la ubicación correcta del lanar entre las piernas.

Esto evita que el animal patalee y permite liberar las manos para manejar la tijera con una mano y, con la otra, estirar el cuero del animal, proteger ciertas partes, presionar puntos clave, acomodar al ovino y liberar la lana.

De este modo, se reduce la posibilidad de producir cortes al animal y la necesidad de repasar la tijera.

También, se abordó el mantenimiento de las maquinas durante las jornadas de trabajo y el afilado mecánico y manual de las herramientas.

Los protocolos

Por su parte, Gabriela Cantarella señaló que “es importante continuar con estos procesos de formación e incorporación del protocolo Prolana a la Cadena de Valor de Lana”. En este sentido, anunció que se dará continuidad a las jornadas de esquila en los diferentes puestos de la localidad de Lara hasta finalizar la zafra 2017/18, lo cual promueve el trabajo comunitario”.

Al finalizar la última jornada, se realizó el pesaje de lo esquilado y el romaneo de los bolsones y se compartió un almuerzo junto a los comuneros y las autoridades de las instituciones participantes.

Comentarios