Un esperado mensaje gubernamental

01 Mar 2018

El presidente de la Nación, los gobernadores y la mayoría de los intendentes de los municipios de todo el país darán hoy -o los días subsiguientes, por cuestiones de agenda- sus respectivos discursos de apertura de los períodos ordinarios de sesiones. Se trata de un mandato constitucional que posee una trascendencia institucional relevante. Allí, los gobernantes rinden cuentas antes los legisladores sobre su gestión del último año y, además, adelantan por dónde caminará la administración en el período que comienza.

El presidente, Mauricio Macri, y el gobernador, Juan Manzur, hablarán hoy ante los parlamentarios, pero principalmente ante el pueblo. Si bien no trascendieron sus discursos, se fueron filtrando algunos ejes que uno y otro mencionarían. A nivel nacional, se supo que el jefe de Estado mencionará su lucha contra la inflación y que ratificará el programa económico que puso en marcha, entre otras cuestiones y proyectos polémicos que deberán abordar ambas cámaras del Congreso. En Tucumán, se espera que el gobernador haga hincapié en sus gestiones para que la provincia se convierta en un polo exportador, en sus esfuerzos para que la provincia no caiga en un déficit fiscal, en los logros en cuanto a cantidad de días escolares que tuvieron los alumnos, entre otros temas.

Más allá de esos grandes abordajes, sería interesante para los ciudadanos que sus gobernantes se pronuncien sobre las cuestiones que les preocupan y que en toda encuesta o sondeo -incluso tan sólo escuchando las charlas de café- aparecen como de gran relevancia: la inseguridad, la corrupción, la desconfianza en la Justicia, el aumento de los precios y la pérdida de empleos son los que aparecen sin cesar en el tope.

Sólo basta observar la Encuesta Nacional de Victimización de 2016, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), para saber dónde reside la preocupación de los ciudadanos. De allí surge, por ejemplo, que la Justicia y las fuerzas de seguridad no tienen buena imagen en Tucumán. Según esos datos, la nuestra es la provincia con menor registro de confianza en las fiscalías y en los jueces y tribunales. Tan sólo un 21,1% de personas que residen en el distrito evalúan a los jueces como “muy confiables” o “confiables”. Es decir, uno de cada cinco tucumanos consultados tiene una opinión favorable de la administración de justicia. Aún más, el informe sostiene que esa imagen está muy alejada de la que los habitantes de las jurisdicciones del NOA tienen de los jueces y del funcionamiento de los tribunales en sus zonas de influencia.

La corrupción también volvió a aparecer en el tope de las preocupaciones, pero ninguna de ellas superada por la inseguridad.

Sería tranquilizador en estos tiempos difíciles que se viven en materia de seguridad que tanto los líderes nacionales como provinciales se pronuncien de manera certera sobre la cuestión, y que anuncien planes concretos para combatir la inseguridad que gana día tras días las calles.

Los gobernantes deberían abordar de frente los temas que preocupan a los ciudadanos, como muestra de su conocimiento y cercanía con las necesidades y problemas de la sociedad. De otra manera, la brecha que divide a unos y a otros se profundiza y se complica la posibilidad de hallar soluciones de fondo para esos males que dejan una herida cada vez más profunda e incurable.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios