Se requiere un plan de estudio flexible para los chicos con Asperger

El tratamiento que reciben los niños con Asperger es interdisciplinario. Los profesionales apuntan a mejorar su comunicación social para modificar la manera de relacionarse

25 Feb 2018
1

RUMBO A CLASES. Cuando tenía 11 años, Franco Longo fue diagnosticado con síndrome de Asperger y continuó sus estudios. la gaceta / foto de Inés QUINTEROS ORIO

Existe un gran reto en el área de la educación a la hora de integrar en las aulas a los niños que padecen algún tipo de discapacidad o poseen capacidades de aprendizaje diferentes. Dentro de este panorama el síndrome del Asperger es una problemática que requiere especial atención dentro del espacio áulico. “Las escuelas deben estar preparadas y predispuestas para fomentar la educación y ser un espacio de ayuda y contención para los menores”, señaló la psicopedagoga Celia Gerardi-; hay que generar un buen clima de aprendizaje que permita que el niño se sienta cómodo y acompañado tanto por los maestros, como un pilar de su aprendizaje, como por los demás niños”, agregó.

El síndrome de Asperger forma parte del Trastorno de Espectro Autista (TEA), siendo una enfermedad que afecta al neurodesarrollo de los niños. En cuanto a los síntomas generales, cada individuo con Asperger es diferente y los casos deben evaluarse de manera individual, pero en concreto existe una carencia de comprensión del mundo social, por lo que, son frecuentes los comportamientos “inadecuados” o alteraciones a nivel comportamental.

Las relaciones sociales son fundamentales para que estos niños puedan desarrollar sus capacidades y su vida en comunidad por lo que los profesores deben actuar como intermediarios para favorecer la correcta interacción social de los chicos con sus compañeros. “Este aspecto es uno de los principales temas a tratar por los profesores ya que se relacionan con sus compañeros de una manera diferente y muchas veces, ante la incomprensión por parte de sus pares, pueden generarse situaciones de discriminación”, explicó Gerardi.

En el aula

La identificación de las necesidades de los alumnos, así como el conocimiento de sus fortalezas es fundamental para elaborar planes de trabajo acordes con las necesidades de los niños con síndrome de Asperger.

Una de las características de este síndrome es el estilo cognitivo particular que desarrollan los niños. Suelen tener intereses restringidos o específicos y complicaciones para la abstracción de conceptos e interpretación literal del lenguaje por lo que se recomienda a los profesores evitar metáforas o recurrir al “doble sentido” en el discurso. Por eso, los planes de estudio y materias deben ser más flexibles. Los expertos aconsejan que entablar conversación con ellos con frases directas y claras, además de ser pacientes ante la falta de comprensión en los conceptos estudiados. Los menores presentan un importante apego a las rutinas por lo que, los eventos inesperados pueden desestabilizarlos por que debe preparárselos de antemano y explicarles la situación.

Comentarios