El aborto legal “dará pelea” en Diputados, pero tendrá más resistencia en Senadores

Luego de que el Gobierno dejara libre a sus parlamentarios para discutir la legalización, el proyecto se presentará en 10 días

24 Feb 2018
1

PROTESTA FRENTE AL CONGRESO. Miles de mujeres realizaron una manifestación para exigir que se abra el debate sobre la despenalización. twitter @CampAbortoLegal

BUENOS AIRES.-El Gobierno nacional dio libertad de acción a sus legisladores para debatir un proyecto parlamentario para legalizar el aborto.

El presidente Mauricio Macri, al igual que su antecesora y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), mantienen una postura en contra del aborto libre. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, informó, sin embargo, a los jefes parlamentarios de Cambiemos que el Ejecutivo “no va a obstaculizar” la discusión del asunto, uno de los principales reclamos de los movimientos feministas y el pedido principal de la marcha nacional prevista para del “8M” (Día de la Mujer).

El lunes miles de personas se manifestaron frente al Congreso en Buenos Aires y en plazas de todo el país para reclamar el aborto libre, gratuito y seguro.

“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, fue la consigna impulsada por las organizaciones que integran la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

En los últimos 11 años, fracasó en seis oportunidades el tratamiento de proyectos relacionados con la legalización del aborto. La nueva iniciativa será presentada el próximo seis de marzo y se estima que en la Cámara baja habría espacio para debatirlo, mientras que el escenario se ve más complejo en el Senado, donde hay mayor resistencia.

La diputada oficialista Carmen Polledo, que presidirá la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, se reunió con el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, para trabajar en herramientas que permitan un “abordaje integral” de la discusión.

Según estadísticas oficiales, entre 370.000 y 522.000 argentinas deciden cada año interrumpir su embarazo por medio de procedimientos realizados en forma clandestina. Esta práctica genera el 14 % de las muertes por maternidad.

Hasta el momento, la legislación permite el aborto en casos de violación y de peligro para la vida o la salud.

La presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inam), Fabiana Túñez, afirmó que es un día histórico porque el Gobierno dio vía libre al postergado debate. Consideró que el debate es clave después de que durante años el tema fuera un tabú y que es importante que se realice de manera responsable y que prime el consenso.

“Son nuevas agendas que hay en las sociedades del mundo y también en la nuestra. Es el puntapié inicial para el debate en comisiones. Es importante que el debate una y no hay que apurar nada para lograr consensos”, enfatizó. Estimó que la discusión va a unir porque la sociedad tendrá la posibilidad de abordar un tema que nunca se habló en profundidad. “Nos podemos encontrar en el diálogo y el resultado dependerá de la decisión de los legisladores. Creo que hay una señal clara y política de que la puesta en común puede darse en este contexto y que hay una madurez que permite darlo”, concluyó.

El PRO se despega

El presidente del bloque de senadores del PRO, Humberto Schiavoni, aseguró que esa fuerza política no “instala” ni “promueve” el debate sobre la despenalización, aunque reconoció que forma parte de la agenda y que cada legislador de su partido actuará según sus convicciones.

Recordó que durante el primer encuentro de coordinación de la agenda parlamentaria de este año se planteó que el tema empezó a escalar en la opinión pública, con las distintas manifestaciones como la que se desarrolló frente al Congreso y que “hay distintas iniciativas legislativas presentadas”. (Especial)

flexibilidad.- El obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, dijo que la Iglesia Católica tiene una posición clara y precisa en contra del aborto, aunque se mostró abierto al debate sobre el tema sin “fundamentalismos religiosos”. “Está en nosotros confrontarlo y defenderlo sin actitudes de violencia, ni con fundamentalismos religiosos”, aseveró Mestre ante las versiones de que el Congreso podría debatir una ley que legalice el aborto. El obispo también recordó que para los miembros de la Iglesia la mirada es clara: cuidar las dos vidas, la de la mujer y la del niño. Sin embargo, afirmó que “vivimos en una sociedad pluralista, donde sabemos que hay otras opiniones, otras formas de pensar. Hay que tener la capacidad de abrirse al debate y argumentar”.
una necesidad.- La ex diputada nacional y líder del GEN, Margarita Stolbizer, consideró que la discusión en el Congreso sobre la legalización del aborto es un debate imprescindible, porque “no se puede mirar para otro lado”. Además, afirmó que le parece alentador el desarrollo de una discusión parlamentaria “porque durante muchos años ese debate estuvo obturado en el Congreso”. “Hace muchos años que venimos firmando el proyecto de manera muy transversal”, destacó la ex diputada.
APOYO.-  El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se manifestó a favor de que se discuta la legalización del aborto en el Congreso y que, en base a las propuestas, “se cumpla con los fallos de la Corte Suprema de Justicia”, tras plantear que “se puede dar un paso más”.
pedido.- La diputada nacional Victoria Donda (Libres del sur) dijo que espera que el oficialismo dé quórum para habilitar el debate sobre la legalización del aborto en el marco de una sesión especial que distintos legisladores prevén convocar para el 8 de marzo. Además, contó que “hay varios proyectos, pero sólo uno reúne los consensos trasversales de todos los bloques, que es el de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito”.
============06 TEX VARIOS ITEMS 1 (12163141)============
una guía cuestionada 
en 2010 el gobierno nacional había publicado una guía médica para los abortos no punibles
Cuando el gobernador Juan Manzur se desempeñaba como ministro de Salud de la Nación (2009-2015), la actualización de los contenidos de un manual sanitario había desatado una polémica. El documento brindaba una guía sobre cómo actuar ante un aborto no punible, según el Código Penal, en los hospitales públicos. Los contenidos habían sido rechazados por diversos sectores políticos y sociales, que habían interpretado que la guía excedía las disposiciones previstas en el Código Penal para los casos de abortos no punibles. Incluso, la Comisión de Salud del Senado, que en 2019 estaba presidida por el radical José Cano, había evaluado la posibilidad de convocar a Manzur a dar explicaciones. Manzur había calificado de error la publicación de la guía y había ratificado su oposición al aborto. Los puntos que más se habían criticado eran que se facultaba a los médicos de centros asistenciales públicos a practicar los abortos que estuvieran encuadrados en los casos no punibles sin dar intervención a la Justicia; que se consideraba aborto no punible el practicado a cualquier mujer cuyo embarazado fuera producto de una violación y no sólo a las mujeres dementes; que se admitía la simple declaración jurada de una mujer como prueba de una violación, y que las adolescentes mayores de 14 años, si habían quedado embarazadas a causa de una violación, podían solicitar un aborto sin autorización de los padres.

Flexibilidad.- El obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, dijo que la Iglesia Católica tiene una posición clara y precisa en contra del aborto, aunque se mostró abierto al debate sobre el tema sin “fundamentalismos religiosos”. “Está en nosotros confrontarlo y defenderlo sin actitudes de violencia, ni con fundamentalismos religiosos”, aseveró Mestre ante las versiones de que el Congreso podría debatir una ley que legalice el aborto. El obispo también recordó que para los miembros de la Iglesia la mirada es clara: cuidar las dos vidas, la de la mujer y la del niño. Sin embargo, afirmó que “vivimos en una sociedad pluralista, donde sabemos que hay otras opiniones, otras formas de pensar. Hay que tener la capacidad de abrirse al debate y argumentar”.

Una necesidad.- La ex diputada nacional y líder del GEN, Margarita Stolbizer, consideró que la discusión en el Congreso sobre la legalización del aborto es un debate imprescindible, porque “no se puede mirar para otro lado”. Además, afirmó que le parece alentador el desarrollo de una discusión parlamentaria “porque durante muchos años ese debate estuvo obturado en el Congreso”. “Hace muchos años que venimos firmando el proyecto de manera muy transversal”, destacó la ex diputada.

APOYO.-  El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se manifestó a favor de que se discuta la legalización del aborto en el Congreso y que, en base a las propuestas, “se cumpla con los fallos de la Corte Suprema de Justicia”, tras plantear que “se puede dar un paso más”.

Pedido.- La diputada nacional Victoria Donda (Libres del sur) dijo que espera que el oficialismo dé quórum para habilitar el debate sobre la legalización del aborto en el marco de una sesión especial que distintos legisladores prevén convocar para el 8 de marzo. Además, contó que “hay varios proyectos, pero sólo uno reúne los consensos trasversales de todos los bloques, que es el de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito”.

Una guía cuestionada 
En 2010 el gobierno nacional había publicado una guía médica para los abortos no punibles

Cuando el gobernador Juan Manzur se desempeñaba como ministro de Salud de la Nación (2009-2015), la actualización de los contenidos de un manual sanitario había desatado una polémica. El documento brindaba una guía sobre cómo actuar ante un aborto no punible, según el Código Penal, en los hospitales públicos. Los contenidos habían sido rechazados por diversos sectores políticos y sociales, que habían interpretado que la guía excedía las disposiciones previstas en el Código Penal para los casos de abortos no punibles. Incluso, la Comisión de Salud del Senado, que en 2019 estaba presidida por el radical José Cano, había evaluado la posibilidad de convocar a Manzur a dar explicaciones. Manzur había calificado de error la publicación de la guía y había ratificado su oposición al aborto. Los puntos que más se habían criticado eran que se facultaba a los médicos de centros asistenciales públicos a practicar los abortos que estuvieran encuadrados en los casos no punibles sin dar intervención a la Justicia; que se consideraba aborto no punible el practicado a cualquier mujer cuyo embarazado fuera producto de una violación y no sólo a las mujeres dementes; que se admitía la simple declaración jurada de una mujer como prueba de una violación, y que las adolescentes mayores de 14 años, si habían quedado embarazadas a causa de una violación, podían solicitar un aborto sin autorización de los padres.

Comentarios