“Un año en píxeles”: el calendario para registrar tus estados emocionales

Una colorida iniciativa que gana adeptos en la red. Animate a registrar en este calendario todas las emociones que sentís a lo largo de 2018

21 Feb 2018
1

PÍXELES. Cada cuadrado representa un día del año, sólo necesitás armar una lista de referencia y completar con distintos colores según tus emociones.

¿Sos realmente consciente de las emociones que experimentás a cada instante? ¿Te considerás capaz de identificar tus sentimientos a medida que ocurren? Si tu meta es tener un mayor conocimiento sobre tus emociones y las sensaciones que sentís a diario -para gestionarlas de la mejor manera- te presentamos una herramienta que puede ayudarte. “Un Año en Píxeles” es una alternativa rápida y colorida para registrar todos los días tu estado de ánimo.

Usualmente las actividades y obligaciones cotidianas impiden reflexionar sobre las emociones que sentimos. Por eso, la iniciativa #yearinpixels es una buena solución para quienes carecen del tiempo y de la disciplina necesarios para escribir detalladamente lo ocurrido a lo largo de la jornada. La propuesta es tendencia en las redes sociales por su sencillez: basta con crear una cuadrícula de 365 espacios, uno por cada día del año, y rellenarlos de diferentes colores según tu estado emocional.

El color que vas a usar para cada emoción corre por tu cuenta; podes emplear tres tonos en la planilla para simbolizar lo positivo, lo neutral y lo malo de la semana (como si fuera el semáforo) o asignarle a cada emoción un color determinado. Los que no se llevan bien con el dibujo, pueden bajar de internet plantillas descargables y aplicaciones para el celular como “Year in Pixels”, que ya suma más de 10.000 descargas.

El hashtag a prueba

Al observar la frecuencia en que se repiten dichos sentimientos y situaciones podrás compararlas con las expectativas que te propusiste a comienzos de año y ver si se cumplieron. El objetivo de “Un año en Píxeles” es tomar conciencia sobre la recurrencia de determinadas experiencias en nuestra vida. Pero, ¿funciona realmente este método como una forma de autoevaluación? Ante la duda, LA GACETA consultó a tres especialistas en coaching ontológico para que brinden su opinión al respecto.

“Marcar el calendario es bueno para tomar conciencia sobre nuestro registro emocional, hay un vacío que se relaciona con la forma acelerada en que vivimos, estamos a las corridas y, de repente, las cosas pasaron sin que te des cuenta. Sin embargo, este proceso de conocimiento debe acompañarse de ciertas intervenciones”, explicó Guadalupe Márquez, gerente comercial de Coaching para la Conciencia.

Por esta razón, aunque el calendario “Un año en Píxeles” alivie el sentimiento a partir de su descarga emocional en el papel, es imposible acabar con la emoción o resolver el problema de fondo solamente pintando cuadrículas. “El primer paso de la inteligencia emocional es poder identificar la emoción, el cómo me siento. Cuando la pinto o exteriorizo, baja su nivel de intensidad pero, de todas formas, se mantiene por el tiempo que dure el evento que la desencadenó”, detalló Marcelo Massons, coaching ontológico y especializado en programación neurolingüística.

La emoción es energía en acción y, por eso, expresar lo que sentimos permite canalizar las emociones y evitar que la falta de dialogo y la acumulación de sentimientos ocasionen problemas de salud, enfermedades psicosomáticas o situaciones de malestar social. “Es positivo marcar el sentimiento en el calendario para tener un registro a conciencia de qué sucede en tu vida, permite mirar en retrospectiva y descubrir ciertas inclinaciones que se repiten, pero la emoción se resuelve trabajándola. Debe ir acompañada de una intervención donde me plantee los motivos, los hechos que la ocasionan y hacia dónde voy”, añadió Gabriela Latina, coaching ontológica y especializada en programación neurolingüística.

Los especialistas coinciden en que lo importante es encontrar un método práctico y acorde con nuestros objetivos, que funcione como una bitácora emocional y permita exteriorizar las emociones, ya sea a través del dialogo o con herramientas de escritura, como diarios personales, o, por qué no, con esta nueva tendencia.

Comentarios