El acusado de matar a los policías era buscado por una tentativa de homicidio

El joven de 21 años también tiene una causa abierta por haber resistido a ser controlado por uniformados el año pasado. La camioneta fue encontrada en Aguilares y ya se le habrían hecho varias modificaciones.

16 Feb 2018

Un joven de 21 años, que tiene pedido de captura por tentativa de homicidio, es buscado en esta y otras provincias, al ser el principal sospechoso del doble homicidio de los policías Sergio Páez González, de 44 años, y Cristian Peralta, de 37.

Un informante avisó a los investigadores ayer a la mañana que un tal Máximo Abraham podría estar vinculado en el episodio. Ubicaron su domicilio, y después de haber realizado averiguaciones en el barrio La Ciudadela, recibieron el dato de que el martes, horas después del hecho, había llevado la camioneta Toyota Hilux blanca al sur de la provincia para cambiarle el color.

Personal de la Unidad Regional Sur recorrió los talleres que se dedican a realizar este trabajo en diferentes ciudades. Cerca del mediodía, se ubicó el vehículo en una casa particular del barrio Roca, de Aguilares. El sospechoso ya le había eliminado la cobertura de la caja, el paragolpes y los estribos para que no fuera reconocida. Al confirmarse la versión sobre quién había dejado el vehículo allí, la fiscala Adriana Reinoso Cuello pidió la detención del sospechoso.

Mientras esperaban las órdenes de allanamiento, los uniformados cercaron todos los lugares donde supuestamente podría estar oculto el joven. Entre ellos, dos hoteles alojamiento ubicados en El Manantial, propiedad de la familia del prófugo. Como las órdenes de allanamiento se demoraban (tuvieron que esperar casi tres horas para tener los papeles en la mano), los pesquisas revisaron los vehículos que salían de esos lugares.

Al cierre de esta edición, la Policía continuaba realizando medidas y había emitido un alerta general en los puestos fronterizos, para evitar que el sospechoso se escape de la provincia.

En Aguilares, los peritos policiales analizaban detenidamente el interior de la camioneta, para tratar de encontrar alguna prueba en contra del acusado del doble homicidio.

Interrogantes

Si bien es cierto que se logró identificar al sospechoso, por el momento no están claros los móviles del crimen.

Abraham, según confiaron fuentes judiciales, tendría un pedido de captura por haber intentado acabar con la vida de un joven en septiembre.

El episodio, de acuerdo a la versión policial, se produjo en uno de los hoteles alojamiento que fueron allanados sin éxito por los policías.

También estuvo mencionado en un homicidio ocurrido en diciembre, en barrio Manantial Sur, pero no fue imputado por este hecho, ya que no se sumaron pruebas en su contra.

En ese hecho perdió la vida Flavio Omar Jiménez, de 18 años, después de haber sido atacado a balazos por dos hombres que se movilizaban en una moto. La novia de la víctima mencionó a Abraham como un enemigo del fallecido, pero no lo acusó del ataque. También había sido sobreseído de una acusación de robo agravado en 2015. Además tiene otras dos causas abiertas: una por amenaza y otra por atentado y resistencia a la autoridad. Ambos hechos serían del año pasado y se están tramitando en la fiscalía que conduce María del Carmen Reuter.

Dos hipótesis

Una de las hipótesis que se manejan es que Abraham disparó contra los uniformados para evitar ser arrestado, aunque las víctimas tenían pocas chances de conocer que estaba prófugo de la Justicia. Tampoco se descartó que el sospechoso esté vinculado al negocio de la prostitución trans en el parque 9 de Julio y, por alguna razón que se desconoce, ultimó fríamente a Páez González y a Peralta.

Los pesquisas confirmaron que las personas que testificaron en las diferentes causas que se iniciaron en su contra coincidieron en señalar que tiene problemas de adicción y que, cuando está bajo los efectos de la droga, se pone extremadamente violento.

en las redes sociales 
malestar oficial por la viralización de imágenes vinculadas a la causa
Fuentes del ministerio de Seguridad anunciaron que el ministro Claudio Maley está evaluando la posibilidad de sancionar al personal policial que viralizó información vinculada a esta causa. Una de ellas es la del retrato hablado y las fotos de un joven al que se lo había acusado del hecho. Lo mismo ocurrió con las imágenes de Máximo Abraham que también estuvieron desde muy temprano en las redes sociales. LA GACETA decidió no utilizarla, puesto que su divulgación podría arruinar la rueda de reconocimiento, una prueba clave para esclarecer el doble crimen.


En las redes sociales 
Malestar oficial por la viralización de imágenes vinculadas a la causa

Fuentes del ministerio de Seguridad anunciaron que el ministro Claudio Maley está evaluando la posibilidad de sancionar al personal policial que viralizó información vinculada a esta causa. Una de ellas es la del retrato hablado y las fotos de un joven al que se lo había acusado del hecho. Lo mismo ocurrió con las imágenes de Máximo Abraham que también estuvieron desde muy temprano en las redes sociales. LA GACETA decidió no utilizarla, puesto que su divulgación podría arruinar la rueda de reconocimiento, una prueba clave para esclarecer el doble crimen.

Comentarios