“Más que nada yo quiero bailar cada día”

Lucía Neme obtuvo una beca completa de un mes para estudiar con maestros de todo el mundo en Atlanta, Estados Unidos

13 Feb 2018
1

La mayoría de los chicos que han terminado la escuela secundaria a fin de año, si no deben materias atraviesan unas largas vacaciones hasta que comiencen las nuevas obligaciones -laborales o de inicio de los estudios superiores-. Pero Lucía Neme, que se acaba de graduar, no ha tenido tiempo de tomarse vacaciones de la danza.

“Voy a extrañar mucho a mis compañeros del secundario, pero ahora voy a tener todo el tiempo destinado a la danza. Estoy feliz. Ahora hago entrenamiento paralelo a las clases de danza para fortalecer los músculos y tomo clases de elongación. Más que nada yo quiero bailar cada día”, dice, y se nota.

En enero dictó talleres para niñas en el Estudio Bajo Jardín, y durante una semana asistió becada al Seminario organizado por Danzaimpulso (Andre Montero y Candela García Schwarcz) en ballet clásico y contemporáneo, a cargo de los maestros Emanuel Abruzzo (Teatro Colón) y Miguel Elías (Teatro San Martín, Buenos Aires), entre otros.

Bailarines del NOA

Asistieron al seminario 60 bailarines de todo el NOA, de clásico, contemporáneo y danza jazz. “Al final del curso, tras una semana intensa de clases hicimos una presentación final. Entonces los maestros anunciaron que iban a regalar clases para tomar en Tucumán y en Buenos Aires. Pero al mismo tiempo sorprendieron con el anuncio de que disponían de una beca completa de estudios en Atlanta (EEUU)”, cuenta la bailarina.

“Cuando me nombraron no lo podía creer. A mi maestra, Alejandra Deza, que también estaba dando clase en el seminario, ya le habían adelantado que darían una beca, pero haberla ganado fue la gran sorpresa”.

En EEUU

El programa de la beca es el International Ballet Intensive (IBI) que dirigen Danita Emma y Momchil Mladenov. Está destinado a bailarines destacados. Consiste en un mes (entre julio y agosto de 2018) de clases a cargo de maestros de todo el mundo en el campus de la Universidad Brenau, en Gainesville, (Atlanta, Georgia).

Lucía Neme tiene 18 años, y baila desde los cuatro en el Estudio Bajo Jardín, que conducen Deza y Amelia Acosta. “De chica, papá y mamá querían que hiciera alguna actividad además de las escolares -recuerda-. Una compañerita del colegio le dijo a mi madre que me llevara a clase de danzas para que fuéramos juntas, y me fui a probar en Bajo Jardín. Al principio era como un juego, pero con el paso del tiempo las clases fueron poniéndose más técnicas y cada vez me gustaba más. Desde entonces no he parado, siempre en el Estudio, en cursos y seminarios”. Como egresó de un colegio bilingüe, no tiene problemas con el inglés, y como siempre le gustaron los idiomas dice que ahora quiere estudiar francés y portugués.

El próximo compromiso de la bailarina será mañana, cuando se presente en audición para aplicar al Ballet Estable de Salta. “Quiero probar en todas las posibilidades para salir; quiero entrar en un ballet. También acá si fuera posible”, expresa, y aclara: “si tuviese que elegir elijo el ballet clásico. El contemporáneo da otros elementos y las dos disciplinas se complementan. En todos los ballets del mundo se estudian ambos, pero yo elijo el tutú y las puntas”.

Comentarios