La semilla que germinó en Madrid

Vero Paz y Cachín Selis, los tucumanos que triunfan con su música en España.

04 Feb 2018
1

APOYO DE LA GENTE. “Árbolceniza” ganó la votación realizada por la revista española Total Rock Reviews. Foto de Arbolceniza

La distancia les pesa a Vero Paz y a Cachín Selis, y siempre sobrevuela en sus cabezas regresar a mostrar su crecimiento y evolución musical al Tucumán de donde partieron a mediados de 2015. Pero saben que ellos no son los mismos, sino que en ese retorno tendrán una mirada diferente de la de la partida, cuando decidieron que su futuro artístico estaba en España.

Apenas dos años y medio después, la presunción de que Europa era el terreno propicio para plantar el proyecto de su dúo Árbolceniza, se confirmó a partir de los reconocimientos recibidos: el año pasado, su primer disco fue incorporado a “Qué canchero: new sounds of Argentina”, un compilado del blog inglés especializado en música latino americana Sounds and Colours; y a principios de este año la revista española Total Rock Reviews lo premió como la mejor producción en la categoría que engloba los trabajos en blues, música country y folk, con 428 votos. “Con cantos a la vida, en su disco homónimo cautivó a la redacción y a su legión de seguidores que los ayudaron a hacerse con el premio”, fundamentaron los editores de la publicación.

Los artistas tucumanos reconocen a LA GACETA que la primera sorpresa fue haber sido postulados en ese amplio rubro. Ocurre que en España algunos críticos definen sus composiciones como “folk contemporáneo”; otros como “folk-rock”, y un tercer grupo, como “world music” por la inclusión de sonidos del folclore latinoamericano. El dúo prefiere no definir su estilo, aunque reconoce que por razones comunicacionales los expertos deciden hacerlo.

“Nos instalamos en Madrid con la firme convicción de ir paso a paso, sembrando nuestras semillas de a una. Este nuevo reconocimiento es una de ellas, que ya ha germinado. Es una hermosa sensación saber que el trabajo que encaramos encuentra un hueco entre la gente, mientras dejamos que la música guíe nuestro camino”, explica Selis.

Paz agradeció especialmente el apoyo del público, que se expresa cada vez que actúan. “Todo se da de un modo muy especial, ya que los shows se están transformando cada vez más en un ritual. Lo más interesante de todo es que a nuestros conciertos acude gente de diversas nacionalidades e idiomas, que conectan con una música que tal vez no sea la más habitual por aquí. Nos emociona disfrutar de un público que conecta mas allá de lo idiomático”, detalla.

Un ADN marcado

En Árbolceniza decidieron apostar por las raíces y por la identidad, y matizar su producción con sonidos propios de una ciudad cosmopolita, confiesan. Por ello, el resultado final suele ser muy personal. “Nuestro camino no tiene prisa, pero tiene mucho foco. Hemos tomado la decisión de avanzar firmes y de a poco. Hacer recitales cálidos y dinámicos, donde el énfasis esté puesto en ofrecer una experiencia cercana. Cuidar al máximo los detalles y a cada movimiento darle mucho cariño. El nuevo premio es una luz verde que indica que algo debemos estar haciendo bien”, agregaron los músicos, en una entrevista realizada por correo electrónico.

Extrañar el suelo de origen es uno de los hábitos que adquirieron en el extranjero. Por eso, cuando una delegación tucumana estuvo en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, con los folcloristas Mono y Noralía Villafañe a la cabeza, participaron de ese recital bailando zambas. “Tucumán es uno de los viajes que con más ansias esperamos hacer; si bien aún estamos en pleno armado del año y tenemos compromisos con algunas giras dentro de Europa y con grabar nuestro próximo CD, tal vez podremos reencontrarnos con nuestra querida tierra para devolverle todas sus melodías. Presentar el disco allá sería mágico para nosotros, porque siempre decimos que venimos de una provincia que tiene un ADN muy fuerte y marcado”, se despiden.

Comentarios