El disco familiar de los González Goytía

La búsqueda de un sonido propio impulsa al guitarrista Julio González Goytía en su producción.

02 Feb 2018
1

SOBRE EL ESCENARIO. Matías, Nicolás y Julio González Goytía, en función.

Si todo 2018 tiene la intensidad de su primer mes, Julio González Goytía deberá tener un excelente estado físico y emocional para aguantarlo. El guitarrista comenzó el año a pleno viaje y recitales por distintas ciudades de la Argentina hasta llegar a Chile, donde participó como docente y como artista en el Victoria Music Camp.

El jazzista disfruta especialmente de su primer disco del trío que integra junto con sus hermanos Nicolás (en bajo) y Matías (batería), que fue grabado con la presencia del norteamericano John Stowell en Estudio Rojo de Tucumán. Temas de Miles Davis, Horace Silver y Antonio Carlos Jobim, entre otros, integran el repertorio.

“Si partimos del hecho de que al trío musical lo integramos tres hermanos y de que el arte de tapa es una instalación de nuestro hermano Agustín, ya es un disco de familia. Pero lo bueno entre nosotros es que, más allá del parentesco, somos buenos amigos. Sobre todo, es un CD muy tucumano y es un orgullo para nosotros que sea así, más allá de que esté Stowell, uno de los mejores guitarristas y maestros del mundo, con quien nos hicimos muy amigos”, le dice a LA GACETA.

González Goytía resalta que la decisión de hacer esta producción partió de la necesidad de “afianzar un camino que lleva toda una vida”. “Lo grabamos en tres o cuatro horas, luego de un concierto que hicimos en julio de 2016. Luego John volvió a Estados Unidos, el material quedó guardado y cuando volvió el año pasado a dar clases le gustó y decidimos editarlo. Fue increíble”, recuerda.

Cuando terminaba 2017, el guitarrista tuvo otras dos experiencias que lo marcaron con su banda Brooklyn Jazz Quartet (la componen además Melina Imhoff, Mathías Agüero y Humberto Salazar): lanzaron su primer disco como grupo y actuaron en el Buenos Aires Jazz Festival (BA Jazz). A eso se suma que sigue dando clases en el Córdoba Jazz Camp; que grabó otra producción con Juan Escalante, Juampy Juárez y Pato Peña, que será editado próximamente; y que prepara su segundo disco con sus hermanos en el estudio que tiene el grupo Las Pelotas en Córdoba. “Tenemos nuevas canciones con arreglos originales en los que mezclamos ritmos latinos con chacareras, funk, candombe y jazz. También hay canciones propias. Sabemos que el CD es una especie en extinción, pero sigue siendo importante porque significa la realización material de un sueño que puede llevar años, aparte de ser una carta de presentación de lujo para los músicos. Lo virtual es algo demasiado etéreo cuando uno necesita concretar algo tan intangible como la música”, resalta.

“No puedo decir que esté encontrando nuevos sonidos pero sí que estoy en la permanente búsqueda del sonido propio. El año pasado ha sido uno de los más productivos de mi carrera, pero trato de no pensar en eso ya que hace mucho que llevo recorriendo este camino y cada momento ha sido trascendente para llegar a este presente”, concluye.

Comentarios