Un electricista halló 61 kilos de cocaína cuando reparaba el limpiaparabrisas de un colectivo

Es la mayor cantidad de esa droga secuestrada por la policía provincial. “No me animé a tocar nada”, dijo el técnico La sustancia estaba oculta en varios paquetes, envueltos en medias, en el interior del compartimiento que cubre los motores.

01 Feb 2018
1

EN LA JEFATURA. El ómnibus con los 57 pasajeros y la droga confiscada fueron trasladados hasta esa unidad policial para seguir con el procedimiento.

Pese a que el hallazgo fue casual, es la primera vez que la Policía de la provincia incauta una cantidad tan importante de cocaína. Un total de 61 kilos de esta droga fueron descubiertos cuando eran trasladada en un colectivo de larga distancia de línea.

El volumen de la sustancia hallada fue tal que desde la División Drogas Peligrosas señalaron que hay que remontarse, como antecedentes, a mayo de 2016, cuando esa unidad especial allanó una casa en El Cadillal e incautó 28 kilos de ese estupefaciente, o a los allanamientos de diciembre del mismo año, en los que fue detenido el narco Luis “El Gordo Vaca” Vega, y en los que fueron confiscados 165 kilos de droga, entre cocaína y marihuana.

“Sin dudas se trata de un importante cargamento de cocaína. Son 57 panes, por un peso total de 61 kilogramos. Estaban en los paneles donde se unen todos los cables, separados en dos lotes, cubiertos por medias”, detalló el comisario Santiago Dadamo, de Drogas Peligrosas.

La cocaína fue encontrada por casualidad en el vehículo de transporte de pasajeros de la empresa Flecha Bus que tuvo una una falla y eso dejó al descubierto la maniobra. Se trata de cocaína de máxima pureza, valuada en alrededor de $5,5 millones, informaron las fuentes policiales

“Se va a investigar persona por persona a quienes viajaban en el colectivo, a los choferes y también a la empresa. Hasta ahora, nadie pudo aportar ninguna información sobre la presencia de la sustancia dentro del ómnibus”, remarcó el jefe policial al finalizar el operativo, 12 horas después de que la cocaína fuera descubierta. El colectivo quedó secuestrado, por disposición de la justicia federal, para avanzar en las pericias.

El electricista Fabián Neme explicó que el martes a la noche estaba de turno, cuando alrededor de las 22.30, fue requerido por el responsable de la guardia nocturna de la empresa Flecha Bus, en la Termina. El colectivo acababa de llegar, proveniente de Jujuy. Los choferes fueron relevados por otros antes de que la unidad, con 57 pasajeros, retomara el viaje, que tenía como destino final la terminal de Retiro, en Buenos Aires. Llovía a esa hora. Mientras revisaba que todo estuviera en condiciones antes de partir, el conductor advirtió que no funcionaba el limpiaparabrisas delantero. Le avisó al encargado de guardia, quien llamó al mecánico para que revisara la falla.

“Lo primero que hice fue subir a la cabina. Confirmé que los comandos no respondían. Entonces le dije al chofer que los pasajeros debían descender, para que pudiera repararlo, porque el motor y los fusibles están ubicados debajo del apoyapiés del primer asiento”, contó Neme a LA GACETA.

“Saqué los seis tornillos de la tapa… y hasta ahí llegué, porque vi los panes. No toqué nada, no me animé. En otros casos había visto hojas de coca o cigarrillos, pero nunca droga. Pero uno se da cuenta por lo que ve en los medios”, explicó el mecánico.

Fue el gerente de la empresa, Alfredo Morato, quien dio la información a la Policía. “Apenas me avisaron del hallazgo, dimos aviso. Es una situación que nunca nos había ocurrido. Tendremos que analizarlo y esperar que avance la investigación. Desconocemos cómo han sucedido los hechos y lo lamentamos por nuestros pasajeros”, señaló.

La empresa también hizo un comunicado de prensa sobre el hallazgo: “este hecho fue descubierto y denunciado por la empresa, deslindando toda responsabilidad sobre el origen de la sustancia y pone en evidencia nuestro compromiso de denunciar cualquier tipo de activida ilícita”.

Secuestro histórico

“Se han hecho procedimientos en ómnibus, en otras oportunidades, pero no de este volumen. También Gendarmería ha realizado procedimientos similares”, aclaró el comisario Dadamo. De hecho, este fue el cargamento más importante que se incautó en un micro en lo que va del año.

Con esa finalidad, los otros choferes fueron notificados para que declaren ante el juez federal Fernando Poviña, a cargo de la investigación. También se solicitó un informe con la hoja de ruta del vehículo y un detalle de sus ocupantes.

Las fuentes agregaron que por la cantidad de personas que transitaban por la terminal, fue necesario trasladar el colectivo, con los pasajeros y la droga incautada, hasta la Jefatura de Policía, en Italia al 2.600, donde el operativo se desarrolló durante toda la noche. Cerca de las 11, los viajeros fueron ubicados en otro ómnibus para seguir viaje. Las repercusiones del caso llegaron hasta el gobernador Juan Manzur, quien hizo referencia al operativo. “La instrucción que le di a la Policía es que hay que ser inflexibles, porque trasmiten muerte. Hay que agarrarlos y meterlos presos”, advirtió el mandatario.

En 2017

108 “capsuleros”  fueron descubiertos por gendarmería, en los controles en la “frontera norte”. Según estadísticas del Ministerio de Seguridad de la Nación, publicadas por Clarín, en 2017 los traficantes que operan en la Argentina volvieron a una vieja práctica que parecía estabilizada y controlada: el uso de mulas que tragan cápsulas con cocaína. Los números indican que durante 2017 la cantidad de “capsuleros” detenidos se incrementó en un 175% en relación a 2016.

La tendencia es aun más llamativa si se tiene en cuenta que entre 2012 y 2013 los “ingestados” habían caído un 64% y se habían mantenido más o menos estables entre 2013 y 2016. De acuerdo a los números del Ministerio, la suba en la detección de “capsuleros” fue traccionada por los procedimientos de Gendarmería, que aumentaron un 187% en el ultimo año. De hecho cuando se habla de esta tendencia hay que mirar casi exclusivamente a esta fuerza. De las 118 detenciones de 2017 (muy cerca del récord de 123 en 2012) 108 fueron en el marco de controles de gendarmes en la frontera Norte. 

en cafayate se secuestraron más de 40 kilos de cocaína que también iban a pasar por tucumán
El nerviosismo de una automovilista que estaba por cruzar por control de rutina en Cafayate les llamó la atención a los gendarmes el lunes por la tarde. Mientras los uniformados le pedían la documentación del vehículo, ella regañaba a sus dos pequeñas hijas que estaban alteradas. Los uniformados decidieron requisar el VW Suran y en uno de los paneles de las puertas delanteras encontraron 44 panes de cocaína que tenían un peso de casi 47 kilos. La mujer, de origen mendocino, les aseguró a los gendarmes que había partido de la localidad salteña de Salvador Mazza y su destino final era nuestra provincia. Hasta el momento no se pudo establecer si la mujer traía la cocaína para comercializarla en Tucumán o si la iba a ocultar aquí para luego distribuirla a otras provincias. La automovilista quedó detenida y sus hijas fueron demoradas hasta que fueron entregadas a familiares de la mujer. En total, en menos de una semana las fuerzas de seguridad incautaron 108 kilos de cocaína que iban a pasar por Tucumán.


Otro operativo

en cafayate se secuestraron más de 40 kilos de cocaína que también iban a pasar por tucumán
El nerviosismo de una automovilista que estaba por cruzar por control de rutina en Cafayate les llamó la atención a los gendarmes el lunes por la tarde. Mientras los uniformados le pedían la documentación del vehículo, ella regañaba a sus dos pequeñas hijas que estaban alteradas. Los uniformados decidieron requisar el VW Suran y en uno de los paneles de las puertas delanteras encontraron 44 panes de cocaína que tenían un peso de casi 47 kilos. La mujer, de origen mendocino, les aseguró a los gendarmes que había partido de la localidad salteña de Salvador Mazza y su destino final era nuestra provincia. Hasta el momento no se pudo establecer si la mujer traía la cocaína para comercializarla en Tucumán o si la iba a ocultar aquí para luego distribuirla a otras provincias. La automovilista quedó detenida y sus hijas fueron demoradas hasta que fueron entregadas a familiares de la mujer. En total, en menos de una semana las fuerzas de seguridad incautaron 108 kilos de cocaína que iban a pasar por Tucumán.

Comentarios