Denuncian que dos hermanas aterrorizan a Villa Carmela

Una joven fue amenazada y golpeada con la culata de un arma.

29 Ene 2018

Camila Micaela Castro, de 20 años, se dirigía el sábado a la verdulería donde trabaja, ubicada en la ruta 315, kilómetro 6 en Villa Carmela, Yerba Buena. Cuando estaba por llegar notó que afuera la estaba esperando una joven, quien junto con su hermana (que cumple arresto domiciliario por una causa de drogas) y su madre son dueñas de todas las verdulerías de ese barrio.

Castro relató que la agresora, tenía una pistola en su mano y estaba en moto, acompañada de su novio. Según la joven, la mujer empezó a amenazarla de muerte y a insultarla, lo cual describió como habitual, por lo que hizo caso omiso e ingresó al local. Sin embargo, las amenazas trascendieron las palabras y, apenas cruzó la puerta, un golpe en la cabeza hizo que perdiera el equilibrio y cayera al piso. Al intentar levantarse vio que la agresora la apuntaba con el arma mientras decía: “¿así que me ignorás? ¿Dónde querés el tiro? ¿En la pierna o en la frente?” La víctima contó que cuando se incorporaba la atacante la golpeó con la culata del arma por lo menos ocho veces y que luego se escapó realizando disparos contra el piso.

Por los golpes que recibió en la cabeza, Castro tuvo que ser asistida en un CAPS donde le suturaron las heridas. Asegura que por el momento no volverá a trabajar y que tiene pánico de salir de su casa.

Los familiares de la víctima manifestaron que la mayoría de los habitantes de Villa Carmela tiene problemas con las hermanas. “Se creen dueñas del lugar, todos los días amenazan o golpean a alguien” afirmó Norma Córdoba, madre de Castro, y añadió que ellos “van a denunciarlas a pesar de las amenazas” que recibieron.


Vecinos de la zona, quienes no dieron sus nombres por miedo a represalias, explicaron que casi todas las personas del barrio sufrieron el maltrato de las jóvenes y que “están a la espera de una tragedia”. Uno de ellos contó que luego de una discusión que tuvo con la hermana de la agresora, ella fue y disparó contra su casa.

Fuentes policiales informaron que horas después del incidente en la verdulería, en la cancha de Villa Carmela, mientras unos jóvenes jugaban al fútbol, la atacante pasó en moto y abrió fuego contra ellos. Nadie resultó herido, pero el terror se extendió por el caserío.

Alejandro Carroza, de 22 años, estaba en la cancha cuando empezaron los disparos y contó que uno de los chicos había tenido un problema con la mujer, y que ella habría baleado la cancha a modo de amenaza. “Realmente no le importa si mata a alguien”, concluyó.

El comisario Carlos Romano confirmó que la hermana de la acusada de agresión se encuentra bajo arresto domiciliario. Aseguró que el sábado habría violado la orden judicial y como consecuencia la fiscalía de turno, que conduce el fiscal Diego López Ávila, ordenó el allanamiento de los domicilios de las hermanas. No encontraron a ninguna de las dos y la Justicia ordenó su aprehensión.

Comentarios