Gonzalo Navarro: del hip hop al Mundial de karate

El joven, que brilló en el baile, hoy ya piensa en los próximos Juegos Panamericanos de Perú

26 Ene 2018

La crisis de 2001 golpeó duro a la familia Navarro, que no tuvo otra opción que emigrar hacia Brasil. Gonzalo tenía sólo seis. Luego de casi 10 años de permanecer en ese país, se produjo el retorno. El protagonista de esta historia, en ese tiempo de niñez, no tenía precisiones sobre lo que quería ser de grande; la única certeza que había en su mente era convertirse en alguien importante. Y lo logró.

Cuando no está entrenando junto a la selección argentina de karate, pasa horas preparando exámenes y completando carpetas. “Estoy en tercer año de ingeniería civil”, dice, mientras busca aprovechar cada instante de su vida para responder con calidad a cada compromiso.

Ser un múltiple campeón y parte de la selección nacional obligó a Gonzalo a ceder espacios y tiempos. “Dejé pasar tiempo con amigos, con mi familia también. Había fiestas a las que no podía ir” asegura Navarro, quien dejó en un segundo plano sus estudios y su hogar. Eran privaciones que debía aceptar para estar en Buenos Aires, lugar donde pasa entrenando la mayor parte de su tiempo. Su técnica envidiable, tanto para el combate como para el “kata” (simulación de combate), lo ubican hoy como el tercer mejor argentino del mundo en la categoría -67 kilos, de combate.

Su exitosa carrera deportiva lo llevó a recorrer el mundo: Malasia, Grecia, Serbia, Bolivia, Brasil, Dubai, Francia y Alemania, son sólo algunos de los destinos a los que llevó su jerarquía para la lucha dentro de un tatami.


Siendo un joven que acumuló varias millas de viaje, su lugar en el mundo sigue siendo su hogar, con su familia y sus amigos. “Mi familia es muy unida. A menos que tenga un torneo, no hay domingo en que no estemos todos juntos compartiendo un asado” expresó Gonzalo. Su familia es, sin dudas, parte de su equipo de competición, Sus padres y su hermana suelen estar presentes en los entrenamientos pero, cuando tienen la posibilidad, ellos viajan junto con él al lugar del mundo al cual lo lleve el karate.

Su técnica no se limita al combate; en 2010, en el escenario de Talento Argentino, Gonzalo se lucía con un enérgico baile de hip hop ante miles de personas y ante la estudiosa mirada de Julio Bocca, Catherine Fulop y el integrante de Los Nocheros, “Kike” Teruel. Hoy, el éxito como bailarín es cosa del pasado. “Hace unos años dejé el baile. Esa afición me permitió viajar y competir mucho. Tenía talento, pero necesitaba hacerlo para destinar todo mi tiempo al karate”, cuenta, mientras recordaba su brillo en el reality de talentos.

Las series no son lo suyo, pero claramente la música sí. “Me gusta mucho la música disco de los ‘70 y los ‘80, también la cumbia y el reggaetón. No me disgusta ningún género musical” declaró Gonzalo, que siempre desea con ansias estar inmerso en la tranquilidad que solo encuentra en en las playas de Bora Bora.

Pero antes del descanso, el N°1 del ranking nacional en su categoría ya piensa llevar las ilusiones que desplegó en una multiplicidad de países, hasta el primer puesto en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, sin descuidar sus compromisos en los torneos nacionales.

Comentarios