Arroyo Salgado: "con el magnicidio de Nisman se cruzó una raya en Argentina"

La ex mujer del fiscal habló a tres años de su muerte.

18 Ene 2018
1

SANDRA ARROYO SALGADO. La ex mujer de Alberto Nisman es jueza federal de San Isidro. ARCHIVO

La ex mujer de Alberto Nisman, la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, definió hoy la muerte del ex fiscal como "un magnicidio que cruzó una raya en la Argentina". Afirmó que la causa judicial que investiga lo sucedido hace tres años transcurre "en una instancia donde las calificaciones son provisorias".

"En esta instancia, las calificaciones (de la causa judicial) son provisorias y creo que habría que repensar si no ocurre algún agravante que califica a los homicidios", dijo Arroyo Salgado, querellante en la causa a cargo del juez Julián Ercolini, al cumplirse hoy el tercer aniversario de la muerte del entonces titular de la UFI-AMIA, quien fue hallado sin vida de un balazo en la cabeza en el departamento en el que vivía en Puerto Madero.

En ese sentido, consideró: "habría que replantear el concurso premeditado de dos o más personas (en la muerte de Nisman) ya que el juez habla de un plan criminal". Lo dijo al señalar que el Código Penal -en su artículo 80- "no contempla como agravante de homicidio en el caso de que la víctima sea un juez o fiscal con motivo de su cargo o condición".

"Si algún legislador está escuchando sería muy importante (incorporar esta figura en el Código Penal) porque, con el magnicidio de Nisman, se trazó una raya", dijo la jueza y madre de las dos hijas de Nisman en declaraciones formuladas esta mañana a radio Mitre que fueron reproducidas por la agencia Télam.

Con respecto a la investigación judicial, Arroyo Salgado, se consideró realista al explicar que "va a ser muy difícil avanzar en cuanto a despejar todos los que estuvieron detrás de este plan criminal".

El ex fiscal fue hallado muerto pocos días después de haber denunciado penalmente a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a otros funcionarios y a dirigentes kirchneristas, por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, a raíz de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

En la causa judicial por presunto homicidio que investiga ahora Ercolini, el magistrado procesó al técnico informático Diego Lagomarsino como presunto partícipe necesario de lo que definió como un plan criminal.

Comentarios