Según los vecinos, las peleas son habituales cada fin de semana

17 Ene 2018
1

Las calles de Lules se tornan hostiles durante los fines de semana. Vecinos y comerciantes sostienen que los hechos de violencia, producto de la ingesta de alcohol, son moneda corriente en esas madrugadas. Particularmente, en la rotonda de acceso a la ciudad, que se convirtió en un punto de encuentro de los jóvenes a la salida de los boliches.

“De la nada comienzan a llegar grupos de chicos. Aparecen autos de todos lados. Es impresionante, ponen la música a todo volumen y se quedan horas allí. Muchas veces hay peleas”, contó Oscar Jiménez, quien reside en la zona.

Su vecino Oscar Alvarez coincide. “Hay veces que son tantos los vehículos que llegan, que no queda lugar para que entren a la estación de servicio. Para mí, lo más grave es que muchos chicos, a veces, andan armados”, describió.

La rotonda está ubicada en la intersección de las rutas provinciales 321 y 301, al frente de la estación de servicio “Los Arcos”, donde se concentraron los desmanes durante la madrugada del domingo.

Precisamente, algunos de los familiares de los adolescentes que participaron de esa “batalla campal” no ocultaron su preocupación y aseguraron que los fines de semana, en Lules, hay mucho descontrol. “Los chicos no pueden salir tranquilos. Los padres tienen que ir a buscarlos, porque hay muchas peleas. Lo que te puedo asegurar es que a la inseguridad no la generan los chicos de este barrio”, explicó César Galván, padre de uno de los menores que resultó herido.

Galván está seguro que los chicos que participaron del enfrentamiento son perseguidos por la Policía porque residen en el barrio Mercedes.

“No los defendieron porque son de un barrio humilde. Por eso, los policías que llegaron los reprimieron, en lugar de detener a los policías de civil que les dispararon. No hay que olvidar que casi matan a un chico”, señaló.

Temas

Lules
Comentarios