Neme asimiló el abandono y ya hace planes

17 Ene 2018

La abrupta salida de Ricardo Neme del Rally Dakar 2018 repercutió fuertemente en el seno de su equipo y en sus seguidores. La fisura vertebral que sufrió su navegante, Ramiro Corvalán, hizo imposible la continuidad en la prueba para el único representante tucumano, que se despidió en Salta.

Ayer, en la tarde, el equipo regresó a Tucumán, trayendo el camión Volvo de asistencia y la camioneta Toyota SW4. Ramiro, en cambio, tomó un vuelo que lo llevó a su provincia.

“El impacto todavía se siente, pero ya lo asimilé. Entendí desde un primer momento que la salud de Ramiro estaba antes que cualquier cosa. Lo hablamos con el resto del equipo y coincidimos en que para nosotros resultó todo un éxito la carrera que hicimos, por las dificultades que enfrentamos y las circunstancias. Entonces, nos dijimos que teníamos que festejar lo hecho. Y así lo hicimos”, contó Neme. En la noche del lunes, junto con familiares, amigos y miembros del equipo, pasó un rato de distensión en un restaurante salteño.

Cuando se le consultó sobre el significado que tuvo para él esta prueba, fue preciso: “siento que es como la vida misma. Se van superando escollos uno a uno, las situaciones cambian en horas, hay que buscar alternativas y salidas cuando las cosas no vienen bien, y disfrutar de los buenos momentos. Para mí se trata de una excelente experiencia, que sin dudas me va a marcar en mis futuras actividades.”

Consultado sobre sus planes, Neme también fue claro: “cuento con un equipo increíble, con gente que me apoya y una familia de fierro. Ya estoy mirando a 2019, esa es mi intención.”

En Esta Nota

Dakar 2018
Comentarios