Lo primero que tenés a mano no es lo más recomendable para llevar de picnic

Expertos en nutrición y conservación de alimentos coinciden en la importancia de extremar los cuidados al momento de planificar una salida. Un ingrediente en mal estado puede arruinar una tarde de vacaciones.

16 Ene 2018
1

A NO ARRIESGARSE. Las escapadas resultan ideales para los chicos, pero son los más propensos a indigestarse. Conviene llevar alimentos livianos y frescos. SIGNIFICADOSDELOSUENOS.NET

Con la llegada del verano y las vacaciones de los chicos, las salidas y los paseos abundan. Suelen ser escapadas cortas a diferentes puntos de la provincia, como El Cadillal, San Javier, Raco y San Pedro de Colalao. Entre la variedad de productos que se pueden llevar para pasar un día de picnic hay muchos que necesitan refrigeración o que deben ser conservados de manera adecuada. Justamente, los preparativos de las mochilas y los alimentos muy pocas veces se hacen con tiempo. Es por esto que los especialistas argumentan que lo que está al alcance de la mano quizás es lo menos recomendable. Y en ocasiones, un descuido sobre lo que se come puede desencadenar una afección y arruinar más que un día de paseo.

Lo importante a la hora de armar una salida es saber qué se va a comer fuera de casa, teniendo en cuenta que no se contará con una heladera, por ejemplo. Lucía Vallejo Trejo, licenciada en Nutrición, recomienda usar siempre recipientes aptos para la conservación de los alimentos, como las conservadoras, y cargarlas con bolsas de hielo o refrigerantes. Y detalla que es conveniente que el hielo esté embolsado para así evitar que el recipiente se llene de agua y los alimentos floten en él; y que hay que reponer la bolsa, si es necesario, cada cuatro horas.

A pesar de que se puede refrigerar lo que vamos a comer, hay ciertos productos que no deben transportarse, como los lácteos, los helados o las preparaciones a base de cremas, que son muy sensibles a la pérdida de la cadena de frío. Por eso es preferible que no sean una opción entre las provisiones de un día de campo, detalla Vallejo Trejo.

Para quienes son reacios a armar la canasta de picnic y prefieren comprar los alimentos ya elaborados o envasados, los especialistas advierten que hay que ser cuidadosos porque se desconoce las condiciones de conservación a las que estuvo expuesto el producto. Por eso hay que evitar la compra de sandwiches, panchos, panchuques o hamburguesas en cualquier negocio o en la vía pública. “Es fundamental saber dónde estamos comprando lo que vamos a consumir. Determinar fecha de vencimiento, procedencia, ingredientes. Si el envase está maltratado no hay que comprar”, aconseja Juana Morán, coordinadora de la carrera de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de San Pablo-T. “Es una manera de asegurarnos cómo fueron transportados y almacenados los productos. También así sabemos dónde ir a reclamar si están en mal estado o nos enferman”, agrega.

Aderezos

Hay productos como la mayonesa, aderezo que queda bien con todo y que agrada a la mayoría, que se convierte en un villano a la hora de armar sándwiches para llevar. No hay que eliminar su uso, pero sí hacerlo adecuadamente, opinan especialistas.

“Podemos usar los sachets individuales cerrados para las salidas; esos que son más pequeños. Con ellos se puede aderezar la comida al momento de ser puesta en la mesa. Así nos aseguramos de preservar la calidad microbiológica apta para el consumo”, explica Vallejo Trejo.

Pero si se quiere evitar el consumo de esta salsa a base de huevo y aceite vegetal, hay otros productos para suplantarla. “La mayonesa no es el único aderezo. Podemos usar su versión light o queso untable descremado, mostaza, salsa barbacoa, que son opciones más saludables también”, informa la nutricionista.

Hay especialistas que indican que el consumo de mayonesa y de productos para condimentar los alimentos con alto tenor graso deben ser quitados de los almuerzos y cenas. En su lugar recomiendan preparar una vinagreta antes de comer, que consiste en una mezcla de aceite y vinagre para aderezar ensaladas, por ejemplo.

En un apagón

Las altas temperaturas y la conservación de los alimentos refrigerados van de la mano, mucho más en esta época, cuando los cortes de luz son parte de la temporada. Si en lugar de salir de picnic la idea es quedarse en casa o en la pelopincho, hay precauciones que deben tomarse relacionadas con los alimentos y los inesperados apagones de verano.

“No se puede prever cuándo cortarán la luz, pero sí podemos organizar nuestra heladera para que el quedarnos sin energía nos afecte menos. No hay que llenar la heladera, porque de esa manera sufriremos menos la pérdida de alimentos y también de dinero”, sostiene Morán.

“Hay que tener un orden en la heladera. Saber qué alimentos tenemos. Cuáles se compraron con antelación para ser consumidos antes que el resto. Por ejemplo, las frutas. Principalmente el tomate: si uno se pone feo, se pudre, en muy poco tiempo los demás se contaminan también. Es preferible revisar la heladera y sacarlos antes de que suceda”, especifica la coordinadora de la carrera de Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

Comentarios