Medio siglo y larga vida al hard rock

Deep Purple alcanzó los 50 años y el festejo implica un mazazo de vigencia: hace poco meses, el álbum “inFinite” trepó a la cima de los charts británicos

16 Ene 2018
1

ANTES Y AHORA. A la izquierda, Ian Gillan, Ritchie Blackmore, Jon Lord, Roger Glover y Ian Paice eran Deep Purple en 1972. A la derecha, el grupo el año pasado, con Gillan, Paice, Glover, Steve Morse y Don Airey. .

Primero fue el riff. Tan sencillo que incluso para un lego en guitarra resulta fácil de identificar, pero que, como sucedió con “Humo sobre el agua” (“Smoke on the water”), precisamente por su sencillez hizo de Deep Purple una de las bandas de hard rock más influyentes de la historia. “Creo que nuestra música allanó en cierto modo el camino”, afirma el baterista fundador Ian Paice. De su creación en la inglesa ciudad de Hertford se cumplen 50 años, recuerda Matthias Bossaller, de la agencia DPA. Medio siglo de vigencia de un estilo que se mantiene vivo y con seguidores en todo el mundo, como lo acreditan tres músicos tucumanos con sus testimonios (ver “Puntos de vista”).

Esta banda, Led Zeppelin y Black Sabbath se consideran los padres de este subgénero del rock que sonaba más duro que todo lo que se había escuchado hasta entonces. “Nuestro primer álbum estaba llamado a ser un ataque frontal a los oídos, con un sonido que no se había escuchado: radical, intenso y puro”, apuntó el legendario guitarrista de Led Zeppelin Jimmy Page. “Todo empezó cuando se inventó el clásico amplificador Marshall y la guitarra comenzó a sonar como el in rock de los comienzos -agregó el periodista germano Götz Kühnemund-. Fue cuando entró ese característico sonido de guitarra que sembró la adicción”.


Cinco décadas después, Deep Purple y otros pesos pesados del heavy metal, como AC/DC o Alice Cooper, siguen llenando salas de conciertos y liderando los line ups de muchos festivales. No en vano sus fans muestran una permanencia y un cierto conservadurismo en sus valores que planta cara a los tiempos que corren, con sus cambiantes modas y opiniones volátiles. Y es que, según Kühnemund, la necesidad de lo auténtico crece cuanto más rápido va todo. Esto, además, ha servido de escudo protector ante determinadas crisis.

Con todo, el hard rock evolucionó primero hacia el heavy metal, que en la década del 80 estuvo marcado por una superbanda como Metallica. Sus referentes eran Black Sabbath y Deep Purple. “Cuando los escuché por primera vez, a los nueve años, se convirtieron en la columna vertebral de mi música”, contó el baterista de Metallica, Lars Ulrich, sobre Deep Purple, que grabó su primer sencillo (“Hush”) el 21 de abril de 1968 en el estudio Pye, de Londres. Desde entonces y hasta ahora la formación tuvo decenas de cambios de integrantes, pero su forma de tocar no mutó.

Gracias al cambio en los medios de comunicación, con canales de música como MTV, los Guns N’Roses se convirtieron a fines de los 80 y principios de los 90 en los últimos supervivientes del negocio del hard rock. Sus integrantes vivieron el cliché de sexo, drogas y rock’n roll como ningún otro representante del género y, a la vez, lograron penetrar en la conciencia colectiva del ciudadano de a pie.

Cuando apareció Kurt Cobain con su ola del grunge, llegó la primera crisis de identidad para el hard rock. De pronto, identificarse con sus sonidos ya no era algo cool, en parte porque, como apunta Kühnemund, las mujeres le dieron la espalda al ser el grunge más bailable.

Sin embargo, Cobain murió, el hard rock y el metal superaron aquella época y el grunge resultó ser una oleada, destaca Bossaller. El antaño denostado heavy metal ha pasado hoy a convertirse en mainstream y bandas como Graveyard, Blues Pills, Airbourne o The Darkness son las que llevan la bandera.

Además, los fanáticos no tienen por qué renunciar a los clásicos: hasta hace nada, AC/DC y Black Sabbath seguían llenando estadios con seguidores de diferentes generaciones y, tras la reunión de Axl Rose con Slash y Duff McKagan, los Guns N’Roses llegaron a movilizar multitudes casi como en sus mejores tiempos, hace 25 años.

La larga vida que se prevé se confirma con datos duros, como el rock que tocan. “inFinite”, el último álbum de Deep Purple lanzado el 7 de abril de 2017, alcanzó el número uno en las listas de éxitos de la industria británica.

Abrieron un camino - Por Emilio Sáenz (Kemar)

Deep Purple creó una música muy influyente a nivel mundial y abrió un camino que siguieron bandas históricas, como Led Zeppelin, que escuchamos mucho en nuestro grupo. Son las dos bandas que más impactan en nuestra forma de tocar el hard rock, más allá de que con Kemar hayamos incluido sonidos más modernos y pesados en lo que hacemos en los recitales. Los artistas pioneros del género en las décadas del 70 y del 80 son las referencias ineludibles que tenemos quienes hacemos esta música; lo que ellos propusieron en ese tiempo tiene vigencia y de allí surgieron muchas propuestas, como Rata Blanca, y muchísimos músicos y vocalistas argentinos, incluso hasta el día de hoy, lo que marca su importancia y trascendencia.

Un estilo que desafías cambios -  Por Luis Palavecino (Pata de Palo)

Hay que festejar que un estilo de música en particular como el de Deep Purple esté cumpliendo 50 años, cuando se viven tantos cambios y tantas cosas que van pasado en este tiempo. Que no se haya perdido su esencia y que se mantenga su estilo y su forma es muy bueno para quienes disfrutamos del hard rock. Cuando empecé en la música, ya escuchaba a esta banda porque me interesaban los sonidos de las guitarras distorsionadas y que no sea todo tan rápido ni virtuoso. Me gustaba el estilo más pesado y cortado, y es lo que tratamos de volcar en Pata de Palo porque es lo que más me llegó. En lo internacional, también sigo mucho a AC/DC, a Led Zeppelin, a Pink Floyd y a Iron Maiden, y a La Renga en la Argentina, junto con el rock de los 70 y de los 90.

Nos identifica - Por Ezequiel Visuara (ADN)

Deep Purple es una excelente banda que se mantiene con el tiempo, y nos interesa escuchar todo lo que sea hard rock aunque nuestro grupo se dedique al género en tanto hacemos tributo a La Renga. Este estilo es lo que más nos gusta hacer en música y lo que más llama la atención entre el público tucumano, porque estamos identificados con una forma de tocar la música así como con la gente que la sigue. Como guitarrista, me llevo bien con esa clase de interpretación, lo mismo que los otros integrantes de ADN. Es con lo que mejor nos llevamos y a lo que nos dedicamos en este momento. El estilo tiene muchos fanáticos en la provincia, especialmente seguidores de La Renga como nosotros, lo que nos permitió ser conocidos en el ambiente.

Comentarios