San Martín crece desde la defensa

En las primeras 12 fechas del certamen, en esa zona se vio lo más regular del equipo.

14 Ene 2018
1

MEJOR PROMEDIO. Maximiliano Martínez-centro- fue quien mejor coeficiente tuvo entre los defensores “santos”. la gaceta salta / foto de marcelo miller

Dentro de un esquema en el que el juego, en muchos partidos, no apareció con la regularidad esperada, el trabajo colectivo que le cupo a la defensa de San Martín, en el primer tramo de la competencia de la B Nacional, fue lo más rescatable del equipo.

Aunque en cierto momento del torneo la zaga se contagió de la irregularidad manifiesta del resto de sus compañeros, puede decirse que Diego Cagna, el entonces técnico de San Martín, había encontrado una estabilidad funcional en ese sector del campo.

Ignacio Arce, que tuvo asistencia perfecta, fue uno de los más regulares del equipo y terminó siendo uno de los pocos futbolistas sin objeciones, en cuanto a su tarea bajo los tres palos. En los últimos encuentros, a pesar de que tuvo un problemita con el nervio ciático, no quiso dejar la titularidad. Un escalón más abajo se encuentra Cristian Correa, que en las prácticas demuestra que puede ser una alternativa de fuste cuando la necesite el entrenador.

En el lateral derecho, la enfermedad de Ivo Chaves, que era el dueño indiscutido del puesto, le creó un inesperado problema al DT. Es que teniendo en cuenta que Chaves era el único lateral genuino que tenía el plantel, se vio obligado a improvisar, primero con Rolando Serrano y luego con Esteban Espindola López, para cubrir ese sector de la defensa. Como ambos, por naturaleza, son centrales, cumplieron en la marca pero demostraron limitaciones a la hora de proyectarse con la pelota en los pies.

Otro de los que pueden considerarse indiscutido es Lucas Acevedo. El espigado defensor demostró ser un jugador con mucho temperamento, que hace valer su capacidad física y dinámica para ser eficiente en el juego. Una alternativa válida en el puesto es el juvenil Gustavo Abregú, que creció mucho tanto en lo físico como en lo técnico. Esto lo convierte en uno de los futbolistas con mayor futuro en la plantilla “santa”.

Ismael Benegas es de esa clase de jugador que no forma parte de los futbolistas que se “comen” la cancha con su juego. Pero eso sí, nunca desentona. El paraguayo mostró una regularidad que lo hace dueño de la camiseta N°6. Un escalón más abajo está un “soldado” que siempre está listo: Francisco Oliver. Cuando Acevedo debió cumplir una fecha de suspensión, por haber sido expulsado, el santafesino se puso el overol y cumplió.

En el sector izquierdo, Maximiliano Martínez (que volvió al club tras jugar dos temporadas en All Boys), terminó quedándose con el puesto, que en los primeros siete cotejos fue propiedad de Diego Martínez.

“Maxi” demostró tener mayor dinámica que Diego, por eso se consolidó. También, puede que haya sido relevante para la elección del DT, que el muchacho de Alderetes tuviera un mayor conocimiento de lo que es el “mundo San Martín”. Esto haría que pueda comenzar este tramo de la temporada, con cierta ventaja sobre el ex jugador de River. Los amistosos que se jugarán hasta la reanudación de la temporada oficial, pueden llegar a ser determinantes para que, cualquiera de ellos, obtengan el respaldo del DT.

Comentarios