La Capital quiere multar a las empresas de ómnibus por el paro del lunes

El secretario de Gobierno del municipio confirmó que se realizaron actas de constatación de la huelga para evaluar, luego, si corresponde una sanción pecuniaria.

10 Ene 2018
1

PARADAS VACÍAS. La semana comenzó con huelga: UTA exige que se completen los salarios de diciembre.

La Municipalidad de la Capital parece no estar dispuesta a dejar que el paro del lunes en el transporte público de pasajeros quede en la nada. Por eso, ayer, la Secretaría de Gobierno abrió un expediente administrativo para determinar si corresponden o no sanciones a las empresas del sector.

El lunes, la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) concretó un paro de 24 horas que afectó los servicios urbanos e interurbanos de ómnibus. El gremio de los choferes reclama el pago de haberes correspondientes a noviembre y diciembre. En medio de la disputa salarial, el Concejo Deliberante aún no se reunió para tratar el pedido de la cámara empresaria de incrementar el boleto. Los empresarios reclaman casi $ 16, mientras que el municipio propone una suba que no supere los $ 11,70.

Walter Berarducci, secretario de Gobierno municipal, confirmó que se abrieron actuaciones sobre la base de lo normado en la ordenanza 400/79, que regula el transporte público en la capital. En primer lugar, dijo, se labra un acta de constatación de que se no prestó el servicio y luego se le permite a las empresas que efectúen un descargo.

Según aquella normativa de 1979, recién a las 48 horas ininterrumpidas sin prestación del servicio el municipio puede avanzar con una quita de la concesión. Por ese motivo, en última instancia la medida de fuerza del lunes podría derivar en una multa económica a las concesionarias del servicio. Daniel Orell, titular de Aetat, dijo que la entidad responderá mediante sus asesores legales.

“El paro debe ser una medida extrema y excepcional y más tratándose de un servicio público”, advirtió. “Acompaño y apoyo el reclamo de los dirigentes de UTA para que sus salarios sean abonados en tiempo y forma”, añadió Berarducci.

La Provincia también tomó nota del impacto que tuvo en la comunidad la medida de fuerza. Ayer, el vicegobernador Osvaldo Jaldo, a cargo del Poder Ejecutivo, recibió al secretario general del gremio UTA, César González. Tras el encuentro, Jaldo aseguró que se trata de un conflicto netamente municipal.

UTA amenaza con realizar un nuevo paro de colectivos en Tucumán

“Hubo cientos y cientos de tucumanos que se han visto perjudicados, muchos no han podido concurrir al trabajo, con lo cual han perdido el día; muchos otros han llegado tomando taxis u otros medios con costos mucho más elevados.

La visita del titular de UTA ha sido para ver de qué manera la Provincia puede apoyar, sabiendo que es un tema netamente de la Municipalidad de la capital, tanto de los concejales como del intendente”, afirmó el tranqueño.

“Vamos a hablar con los empresarios y con los concejales de nuestro espacio político para que se arrimen las partes. No podemos soportar otro paro. Quienes tienen la responsabilidad deben estar a la altura de las circunstancias”, amplió.

Berarducci negó que sea un conflicto exclusivamente municipal, y dijo que el Gobierno también puede aportar. Recordó que la Dirección de Transporte de la Provincia debe firmar la resolución de incremento de las tarifas interurbanas. “Allí está el 65% de las unidades, el personal y los choferes afectados al servicio”, retrucó.

Comentarios