Soraire y una obra de bien

Su fundación apuestan a los niños, dándoles una gran ayuda.

08 Ene 2018
1

PARA IMITAR. Soraire juega en San Jorge y esta a cargo de la fundación Adis. la gaceta / foto de hector peralta

Los compromisos lo obligaron a realizar un parate en su misión. El fútbol no es todo en la vida de Jesús Miguel Soraire. Es que el futbolista de San Jorge comparte su actividad deportiva con otra que le nace desde muy adentro: luchar por el bienestar de los niños. Esto lo llevó a crear una fundación. “Junto a mi familia decidimos dar este importante paso sin ánimo de lucrar. En la fundación trabaja toda la familia.” Cuando indica este detalle se refiere a su madre Mercedes a su papá Miguel, a sus hermanos Analía y José. También Jimena Álvarez -su esposa- es parte de esta iniciativa.

La entidad no cuenta con una ayuda económica oficial. “La verdad es que todo se mueve en base al aporte que realiza la familia. La fundación, que denominamos Adis, alberga a 50 chicos de 5 a 14 años. Ahí se práctica fútbol masculino y femenino. La panadería Martínez, que es de la zona, colabora con facturas o tortillas en el momento que tenemos que servirle la merienda a los chicos”, explica Soraire, que junto a Jimena constituye una hermosa familia. Bruna es su única hija, pero la pareja esta en la dulce espera. “Para abril volveremos a ser padres. Esta vez será un muchachito y esto nos hace muy felices”, dice orgulloso.

“La sigla Adis corresponde a aprendizaje, deportes, inclusión y solidaridad. Además de jugar al fútbol soy agente sanitario de un Caps en Lules. Actualmente me encuentro de licencia, sin goce de sueldo. Por ahora hicimos una pausa en el funcionamiento de la fundación. Comenzamos con la gestión para conseguir la personería jurídica. Una vez que la obtengamos pediremos ayuda oficial. Es muy importante que la fundación siga creciendo. Los chicos del barrio La Bolsa, lo necesitan. Para que ocupen el tiempo en la práctica deportiva y no en cosas raras. En lo personal quiero seguir al frente de todo esto”, aseveró Soraire con orgullo.

Al momento de hablar de su actividad deportiva, el jugador le dijo a LG Deportiva que lo mejor que le pasó en la vida como futbolista fue haber jugado en San Martín. “Lamentablemente las cosas no se dieron como yo quería. Me faltó tener la madurez futbolística que tengo ahora. Por suerte San Jorge me volvió a abrir sus puertas y a sus dirigentes le estoy muy agradecido. Ojalá que con este club pueda alcanzar lo que no pudo ser en San Martín. Me quedé con esa ganas de lograr cosas importantes. Pero esto es fútbol y la ilusión de volver a jugar en ese club seguirá en mi corazón”, finalizó.

Comentarios