Empiezan a robar miradas

Una sexy periodista, un piloto en sillas de ruedas y un hombre de 76 años, serán protagonistas de la partida.

05 Ene 2018
1

LLAMATIVA. Kanno se destaca fuera de la camioneta. Desde mañana deberá demostrar si puede hacerlo dentro de ella. elcomercio.pe

A horas de que la caravana del Dakar comience a adentrarse en los terrenos más difíciles de Sudamérica, en Lima los peruanos no saben para dónde mirar. Es que están encantados con el universo dakariano, cuya última jornada de verificación técnica y administrativa se realizará hoy.

Es en El Pentagonito, donde está apostado el Dakar Village, que los ojos viven destellados. Instantes suficientes para empezar, antes de que comience la carrera, a vislumbrar los personajes de la competencia.

Un segundo es suficiente para que Fernanda Kanno deslumbre. “Mi paso por el Dakar lo veo como el de una persona común que está cumpliendo un sueño muy grande”, sintetizó la primera mujer peruana en correr la prueba. Trata de despojarse del estatus de ser una de las 14 mujeres en la carrera, pero es difícil. Además de ser conocida por su profesión de periodista, Kanno lo es por su imponente presencia: morocha, alta, voluptuosa y muy curvilínea. Suficientes atributos para que todos se den vuelta a verla. La futura piloto conducirá una Toyota Land Cruiser del equipo “De cero al Dakar”, nombre referido también al poco tiempo de preparación que tuvo, de sólo un año.

La misma curiosidad que la sexy periodista genera Isidre Esteve. Su condición de piloto en sillas de ruedas expone al espíritu Dakar en su mayor potencia: una prueba de deporte inclusivo en el que deportistas con y sin discapacidad compiten de igual a igual. Esteve lleva 11 rallies disputados y desde mañana competirá en un nuevo vehículo: el BV6 de Sodicars Racing. “Es más difícil de explicar cómo se maneja que de manejar. La verdad es que tardé muy poco tiempo en tenerlo todo completamente automatizado y manejar los mandos casi sin pensar”, explicó el piloto. “Que vaya en silla de ruedas no me impide conducir un vehículo competitivo, cuya única diferencia son los mandos adaptados que me permiten no usar las piernas”, afirmó Esteve. Para arrancar, acciona el botón del embrague con la mano derecha, la misma con la que introduce las marchas. Mientras tanto, con la izquierda acelera y controla la dirección. Una vez en marcha, frena y acelera indistintamente con ambas manos, al tiempo que hace girar el volante. Sólo despega la diestra esporádicamente para subir o bajar velocidades con el cambio secuencial.

Otro que llama la atención es Yoshimasa Sugawara. En esta edición, el japonés portará 76 años arriba del camión Hino y será más dueño que nunca del récord de 35 participaciones en el Dakar. “Todavía estoy lleno de energías”, sostiene ante todos. “Los equipos pueden cambiar de conductor. Algunos pilotos tienen a alguien más manejando en los enlaces para que sea más fácil, pero yo conduzco todo el camino”, destacó el japonés, que también compitió en autos y motos.

En Esta Nota

Dakar 2018
Comentarios