Repudiaron en las calles las cesantías en entes nacionales

Hubo movilizaciones en todas las provincias. Según el gremio, fueron echados 1.200 estatales. La situación bonaerense ATE denuncia que en Tucumán hay 18 despidos: 14 en el Senasa y cuatro en el Enacom.

05 Ene 2018
1

RADIO ABIERTA. Dirigentes sindicales y ex trabajadores finalizaron su movilización de ayer en la Casa Histórica. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

El malestar de los trabajadores estatales por las cesantías en la Nación copó ayer las calles céntricas tucumanas. En el marco de una jornada de protesta, se produjeron movilizaciones encabezadas por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

En Tucumán, puntualmente, exigieron la reincorporación de al menos 18 empleados que prestaban servicios en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y en la delegación local del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). También, repudiaron el ajuste llevado a cabo por el Gobierno nacional.

Alrededor de las 10, los manifestantes partieron de la sede de ATE (Lavalle 688) en dirección a la Casa Histórica. Omar Norri, delegado del Senasa Tucumán, relató que los despidos se produjeron mediante el envío de correos electrónicos y sin anticipación. “Pedimos la reincorporación de cada uno de ellos; hay movilizaciones en todo el país”, planteó el dirigente.

A la protesta concurrieron algunos de los afectados. Uno de ellos, Juan Galván, de 29 años, trabajó como “barrerista” (en los límites provinciales) del Senasa durante ocho años. A LA GACETA, dijo que se enteró de su despido a través de un llamado telefónico el 2 de este mes, luego de pasar el 31 de diciembre y el primer día del año de guardia. Preocupado por su situación, hizo números y contó que para el mes que viene necesita pagar la obra social, en donde su bebé (de tres años) es adherente. “Necesito unos $3.000 para febrero, y no los tengo”, declaró angustiado.

Daniel Ibarra, secretario Gremial de ATE-Tucumán, afirmó que aún no tuvieron respuestas de la Nación. “No tenemos ninguna noticia que provenga del Estado nacional desde que (Mauricio) Macri es presidente, sólo amenazaron con más despidos”, se quejó. Miguel Uncos, ex trabajador del Senasa, fue despedido, como su compañero Galván, el martes. Contó a este diario que, según le informaron, su cesantía fue realizada por falta de fondos. “Entré en vacaciones el 1 de enero y me correspondían hasta el 15”, añadió.

Luego de pronunciar palabras dirigidas a los manifestantes, Ibarra inició una radio abierta para explicarles a los transeúntes de calle Congreso al 100 la situación por la que atraviesan los trabajadores del Estado. “El presidente Macri tiene que escuchar a los trabajadores”, arengó el sindicalista.

En todo el país

Según el Gobierno nacional, los despidos a los que hace alusión ATE son la no renovación de contratos de trabajadores del Estado que vencieron el 31 de diciembre. Ayer, las protestas se sucedieron en diferentes puntos del país, y tuvieron como epicentro una movilización en calles de la Capital Federal.

Según datos del gremio, desde diciembre unos 1.200 empleados de la administración federal perdieron su trabajo, a los que se suman otros 1.400 en municipios de la provincia de Buenos Aires. Ayer, incluso, en el Registro de la Propiedad de la Provincia de Buenos Aires denunciaron el cese de comisiones de unos 40 empleados. “Todo está empapado en la lógica del Ministerio de Modernización de dar como sea algún tipo de recorte (en la planta de trabajadores públicos)”, dijo Manolo Sueiro, secretario general adjunto de la seccional de ATE en la capital argentina.

“Los recientes despidos y cesantías procuran profundizar el ajuste en los Estados nacional y provinciales, y son consecuencia de la tercera reforma del Estado y del pacto firmado por el Ejecutivo con los gobernadores”, afirmó Hugo “Cachorro” Godoy, titular de ATE a nivel nacional.

Comentarios