Cinco veces ordenaron devolver $ 758.000

Se trata de dinero mal secuestrado por Herrera. Los veedores pidieron el caso

30 Dic 2017

Terminó el año judicial y los Tribunales no lograron la restitución de $ 758.000 mal secuestrados por el ex fiscal Guillermo Herrera en 2014. Un día antes del inicio de la feria, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción emitió la quinta orden de devolución del dinero, que ha de ejecutar la fiscala de Instrucción en lo Penal N°1, Mariana Rivadeneira, en el ámbito de la causa “Pérez”. Este expediente forma parte del primer lote de casos pedidos por los llamados veedores de la Nación, Juan Roberto Robles y Ana Colombres Garmendia (se informa por separado). Como consecuencia de esa actuación, Herrera afronta una causa penal que tampoco ha avanzado.

El dinero reclamado había sido levantado sin orden judicial durante un allanamiento en las oficinas del empresario Ángel Victoriano Pérez. Dos horas después y sin que hubiese una solicitud al respecto, Herrera entregó la suma al querellante Pablo Exequiel Pérez. Desde hace tres años, Ángel Victoriano Pérez y su abogado Emilio Mrad exigen la restitución de la suma: en ese afán, consiguieron una sentencia favorable de Eudoro Albo, Liliana Vitar (se jubiló ayer) y Enrique Pedicone, vocales de la Cámara de Apelaciones, en octubre de 2016. A continuación, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán ratificó ese fallo al rechazar un recurso de Pablo Exequiel Pérez.

En noviembre y frente al incumpliemiento de la orden firme, la Cámara de Apelaciones intimó a Rivadeneira “bajo apercibimiento de desobediencia judicial”. Pero la fiscala, en vez de ejecutar la instrucción, la cuestionó. El 13 de diciembre, Albo, Pedicone y Vitar reiteraron la intimación, y volvieron a apercibirla. Pero el expediente no regresó a la Fiscalía N°1 porque Gonzalo Romano Norri, abogado del tenedor del dinero, pidió una aclaración. El 28 de diciembre, los jueces dijeron que Romano Norri no había participado en el incidente y que la causa debía volver sin más trámite al despacho de Rivadeneira.

En Esta Nota

Guillermo Herrera
Comentarios