En juicio abreviado, condenan a un joven a prisión perpetua

“No quiero problemas entre mi familia y la de Meli’”, manifestó el acusado ante los jueces. Planteo del defensor. El sentenciado había admitido ser el autor de la muerte de Melina Brito, de 18 años

28 Dic 2017
1

PROCESO PENAL. Lara es esposado luego de que fuera confirmada la pena en su contra por femicidio. la gaceta / foto de osvaldo ripoll

“Quiero que se eviten problemas y que se me condene por lo que corresponda”. Es lo único que dijo ayer José Ariel Lara, de 20 años, ante los vocales de la Sala II de la Cámara Penal del Centro Judicial de Concepción. Lo hizo en momentos previos a que su defensa y la Fiscal de Cámara, Alicia De Blasis, acordaran que se lo condene a prisión perpetua al declararse culpable del crimen de Melina Janet Brito, 18 años, del paraje San Ramón, en Villa de Medinas.

El femicidio ocurrió en agosto del año pasado y es el primero que se define en un juicio oral abreviado. Ayer, en los tribunales de “La Perla del Sur” se instrumentó por segunda vez esta experiencia contemplada en el artículo 453 del actual Código Procesal Penal de la provincia (CPP). Las audiencias preliminares, a través de la oralidad, se pusieron en práctica en vista a la entrada en vigencia en abril próximo de las reformas de la ley 6.203 del CPP y las que contemplan este nuevo sistema acusatorio.

Frente la Cámara Penal Sala II, integrada por los vocales Jesús Carlos Pellegri (presidente), Elena Grellet y Sergio Altamirano, desfilaron más de 20 imputados con diferentes causas. Algunos salieron con sus causas resueltas, otros pasaron a debate en juicio, en razón de la falta de acuerdo entre las partes.

Es lo que sucedió en la causa por robo agravado que tiene como imputados a dos personas que provienen de parajes cercanos a Las Termas de Río Hondo. Los letrados Sergio Faiad y Leandro Juárez pidieron que el caso pase a juicio oral y público.

“Lo que pasa es que consideramos excesiva la condena que pide el Ministerio Público y, por lo tanto, demanda de un debate en juicio para brindar al imputado la garantía del debido proceso”, dijo el letrado Faiad.

Femicidio

Sin dudas, el caso del femicidio en el que resultó condenado Lara fue el más resonante de la jornada. “No quiero problemas entre mi familia y la de ‘Meli’”, repitió el acusado ante los jueces. Luego del crimen de la joven, los parientes de las partes involucradas en el caso mantienen una relación tensa y que podría estallar si se celebrase un juicio oral y público.

“Él admite lo ocurrido y prefirió que se resuelva el caso en un juicio abreviado. Así, evita también que se lo condene a reclusión perpetua, que sería la pena máxima”, puntualizó el abogado defensor, Horacio Carbonell.

El caso

Lara, según datos que se reunió en la causa, asesinó a Brito por despecho, porque ella se negaba a reanudar el noviazgo: la joven le había puesto fin, justamente, la conducta violenta de él. Pero el domingo 9 de agosto, Lara la buscó en su casa de San Ramón. Ese día, al anochecer, la invitó a que salieran a caminar para que pudieran conversar. La joven aceptó salir y, con engaños, el homicida la llevó en una bicicleta hasta un descampado próximo a la ruta 329, que conduce a Villa La Trinidad. Allí, la asfixió, aprisionándola por el cuello. Luego, la enterró en medio de unos cañaverales.

La policía, basándose en testigos, logró reunir elementos que incriminaron a Lera. Abrumado por las pruebas, y tres días después de la desaparición de la muchacha, terminó confesando el crimen. Él, personalmente, condujo a los uniformados hasta el lugar donde la había sepultado. Sus parientes reconocieron el cadáver, que presentaba indicios del femicidio.

Comentarios