El primer premio del Salón de Rosario fue para el artista tucumano Bruno Juliano

Se trata del mural “La imagen invisible”. Además, Sofía Noble obtuvo una mención

27 Dic 2017
1

LA OBRA. Las piedras cubiertas de láminas de oro impactaron contra la pared del museo y quedan desperdigadas.

“La pared se presenta herida por golpes de piedra. Sobre el suelo se encuentran las piedras, cada una en el lugar en donde quedaron luego de impactar sobre el muro junto a restos de mampostería. Una iluminación tenue acentúa el silencio que deja oir aún el ruedo de los impactos. La pretensión de modificar el peso real de las piedras con la adhesión del dorado -en alusión a la iconografía, lo sagrado y la posibilidad de una elevación- se anula con cada golpe, configurando otro escenario que deviene del azar”.

Así describe Bruno Juliano la obra “La imagen invisible (concetto spaziale)”, con la que obtuvo el primer premio en la edición número 71 del Salón Nacional de Rosario. Juliano se alzó con $ 150.000 y su trabajo pasó a formar parte de la colección del Macro (Museo de Arte Contemporáneo de Rosario), considerada la más importante de la Argentina.

La participación en este Salón resultó una de las más altas, con más 600 artistas de todo el país. De los proyectos presentados fueron seleccionados 37, por un jurado que integraron el crítico y curador Fernando Farina, el artista Pablo Siquier, y Analía Solomonoff, directora del Museo Provincial de Bellas Artes. Para el jurado de premiación se sumaron Rogelio Lombardo (representante de la Fundación Castagnino), Carola Nin (representante del Concejo Municipal de Rosario) y Raúl D’Amelio (director del Macro). El segundo premio ($75.000) fue para “La casa de los conejos”, de Hugo Aveta; y el tercero ($ 60.000) para “Saturno”, de Laura Códega. Hubo menciones honoríficas para Agustina Quiles, la tucumana Sofía Noble (su obra se titula “Pisapapeles I”) y Rodrigo Alcon Quintanilha.

El aporte de los tucumanos fue muy elogiado en Rosario, más allá de los galardones, entre ellos las obras presentadas por el colectivo El Bondi, por Matías Zelarayán y por Valeria Maggi.

Juliano obtuvo el premio mayor en su segunda participación en el Salón. El año pasado lo había hecho con la obra “+20,51”. Licenciado en Artes por la UNT, es director de Espacio Cripta -proyecto de gestión de arte contemporáneo en Tucumán-, miembro de COO (Cooperativa de jóvenes artistas tucumanos), curador de proyectos expositivos, coautor de “Obra Social” y autor de “La furia fría”, libros editados por Ediciones COO. Asimismo es docente e investigador de la Facultad de Artes de la UNT. Expone en forma individual y colectiva en galerías y museos del país.

Comentarios