El modelo gradualista se consolidaría durante 2018

El efecto arrastre de 2017; la influencia de Brasil, que tendría un mayor nivel de actividad; la recuperación del consumo, y el auge de la inversión marcarán el rumbo de la economía. Si en 2019 la economía termina con 4% de crecimiento e inflación en 12%, Macri puede ser reelecto, dice Fracchia

22 Dic 2017
1

CIFRA. Unos 140 millones de toneladas de granos se cosecharán en 2.018. reuters

Los últimos datos de actividad económica han llevado a los expertos a sostener que la gestión del presidente, Mauricio Macri, consolidará, durante 2018, el modelo económico gradualista. Según el investigador senior de la IAE Business School, Eduardo Luis Fracchia, el efecto arrastre de 2017, la influencia de un Brasil con un mayor nivel de actividad, la recuperación del consumo y el auge de la inversión marcarán el rumbo de la economía que viene. En su último reporte, el IAE de la Universidad Austral, ya anticipaba que la Casa Rosada debía avanzar en concesiones frente a los gobernadores y a los representantes en el Congreso de las provincias, particularmente en materia tributaria y laboral. “En el debate previsional -dice Fracchia- el Gobierno estuvo más firme, pero con mucha opinión pública en contra. Los recursos adicionales de pagarle menos a los jubilados le son muy útiles al Gobierno, que enfrenta el riesgo de juicios por parte de los jubilados que fundamentan varios constitucionalistas”. El pacto fiscal se desarrolló con un buen nivel de diálogo con las provincias. Puede ser un ámbito valioso de consenso a replicar en una eventual discusión de la tan postergada nueva coparticipación federal, sostiene el experto.

En las cuentas públicas, se intenta racionalizar el sector público en los “costos de la política” con el objetivo de reducir el déficit fiscal. “Todavía con sabor a cosmética más que medidas de fondo de alcance estructural. La nueva deuda pública en 2018 será de U$S 30.000 millones”, estima Fracchia. Según el ministro de Finanzas, Luis Caputo, esa deuda irá descendiendo a mediano plazo. La industria automotriz, en tanto, fabricaría 530.000 unidades en 2018.

En el frente externo, las exportaciones siguen estancadas creciendo al 0,7% anualizado. Vaca Muerta puede ayudar con ingreso de dólares cuando entre en régimen, pero para eso falta. El retraso cambiario que afecta a las exportaciones es estructural, dado el endeudamiento en dólares y el ingreso de capitales especulativos. La elevada tasa de interés de las Lebac influye en esta dinámica de tipo de cambio real bajo. El dólar barato generará problemas de competitividad, indica Fracchia. Y enumera lo siguiente:

• En 2018 se espera una cosecha importante de 140 millones de toneladas de granos. El sector industrial, en cambio, corre de atrás pero se va consolidando a diferentes velocidades. Las PyME han sido beneficiadas por su propia ley y por ley de emprendedores.

• La inversión va a buen ritmo y se visualiza en la importación creciente de bienes de capital y en el dinamismo del sector de la construcción.

• En el ámbito financiero, los préstamos hipotecarios siguen creciendo con fuerza a pesar del ajuste de la tasa de interés. Los bancos están menos líquidos por el aumento del crédito.

• Las Lebac deben ser monitoreadas en relación a las reservas del Banco Central. Por ahora no es una relación de riesgo.

¿Es razonable trabajar con metas de inflación con tanto desvío? Las bibliotecas se dividen al respecto. Sería deseable que en 2018 no se alejen tanto de la meta superior. Un punto a favor del BCRA es el descenso consistente de la inflación núcleo, considera Fracchia.

El marco político de fin de año es tenso por la decisión de los fiscales de avanzar con los procesos judiciales. El gobierno quiere ser independiente de estas medidas.

Según Fracchia, el Gobierno sueña con “20 años de crecimiento al 3%”. Es un objetivo aspiracional como lo es “pobreza cero”, ya que depende de muchos factores políticos, sociales y económicos. En Argentina es difícil planear a tres años dada nuestra constante volatilidad. “2018 es un año sin elecciones, clave para consolidar el modelo de crecimiento. Si en 2019 la economía termina con 4% de crecimiento e inflación en 12% Macri puede ser reelecto sin mayor dificultad frente a un peronismo todavía desarticulado”, finaliza el investigador.

Comentarios