Por tercera vez en menos de 48 horas volvió a caer la sesión del Concejo de Yerba Buena

Aranda, el concejal que no puede asumir, denunció penalmente a Benjamín Zelaya, presidente del cuerpo deliberativo.

21 Dic 2017

Por tercera vez en menos de 48 horas volvió a caer la sesión extraordinaria del Concejo Deliberante de Yerba Buena. Luego del escándalo de ayer, esta mañana, los ediles opositores al intendente Mariano Campero tampoco se presentaron en el recinto.

Ayer, durante una sesión extraordinaria a la que había convocado el intendente , sólo cinco de los nueve concejales se sentaron en sus bancas: Walter Aráoz, Javier Jantus, Marcelo Rojas, Héctor Aguirre y José Macome. Desde las 9.30 hasta las 10.40, permanecieron en el recinto. Como no podían debatir temas, se limitaron a discutir la manera de conseguir el quórum para avanzar con la renovación de autoridades y para insistir con la asunción del décimo concejal, Rodolfo Aranda.

Los cuatro restantes, Benjamín Zelaya (presidente del cuerpo), Lucas Cerúsico, Maximiliano García y Pedro Albonoz Piossek -a quienes se consigna como la oposición-, no fueron. Incluso, Zelaya envió una nota señalando que no correspondía el llamado a sesión por parte de Campero. Por la tarde, ante una segunda convocatoria, los díscolos se hicieron presentes, pero se levantaron luego y dejaron nuevamente sin quórum el encuentro.

Esta mañana hubo un nuevo llamado a sesionar, pero ocurrió lo mismo que ayer: se presentaron Aráoz, Jantus, Rojas, Aguirre y Macome; faltó el resto.

Esta vez, Aranda, quien sigue sin poder asumir su banca, pidió la palabra y anunció que denunció penalmente a Zelaya por abuso de poder. Sucede que este concejal se niega a dejar su cargo como presidente del cuerpo y sostiene que no es necesario renovar las autoridades del Concejo.


Comentarios