Zelaya tilda de “dictador” a Campero y rechaza las citaciones

Ocurrió luego de la caída de la sesión ayer en el Concejo de Yerba Buena.

21 Dic 2017
1

MARIANO CAMPERO. Intendente de Yerba Buena. ARCHIVO

Llegó a las 18. Se paró en el estrado y leyó un documento en el que desconocía la convocatoria a sesión por parte del intendente, Mariano Campero. Ayer, el presidente del Concejo, Benjamín Zelaya, ratificó que no está dispuesto a ceder su lugar.

“Como presidente del Concejo elegido legítimamente conforme lo establece la ordenanza Nº 1.649 que se refiere al Reglamento Interno de este Cuerpo, es que vengo a expresar mi rechazo a este decreto de convocatoria por improcedente, arbitrario, abusivo, ilegal e ilegítimo en todos sus términos. Siendo un acto nulo de nulidad absoluta me voy a retirar ante este avasallamiento a la división de poderes y a la autonomía del Concejo Deliberante”, leyó Zelaya ante la mirada de los cinco ediles oficialistas, que esperaban sentados en sus bancas poder desarrollar la sesión.

De esa manera cayó la segunda convocatoria a debate firmada en un mismo día por el intendente de la Ciudad Jardín. Junto a Zelaya se retiraron los otros tres ediles de ese sector, que defienden la legalidad de la continuidad de la actual mesa de conducción. En este bloque se encuentran, además de Zelaya, los radicales Lucas Cerúsico y Maximiliano García; y el macrista Pedro Albornoz Piossek.

Ya luego de las dos sesiones frustradas, el presidente del Concejo cargó contra Campero, al que definió como un “pequeño dictador”. “Rechazamos un decreto del intendente por improcedente, arbitrario, abusivo, ilegal, ilegítimo, artero y porque pretende avasallar la división de poderes en una clara intromisión. Campero pretende desconocer las autoridades del poder legislativo municipal, que es el Concejo Deliberante de la ciudad”, señaló el radical.

“Además, en complicidad con la secretaria del Concejo, la señora Blanca Albillos, incumplió con los deberes de funcionario público pasando por encima a las autoridades legítimas del Concejo”, alertó. Albillo es madre del edil peronista Walter Aráoz, que ahora se muestra aliado al intendente Campero. Zelaya sostiene que Albillos habría oficiado de presidenta del cuerpo durante un tramo de la reunión matutina, y que esa conducta podría ameritar el inicio de un sumario administrativo.

“Si voy a estar en el circo quiero ser domador no payaso”, dijo el concejal del PRO yerbabuenense, Pedro Albornoz Piossek. Según él, jamás se lo notificó dentro de los plazos legales para que concurriera a una sesión extraordinaria. Además, señaló que terminado el período de sesiones ordinarias lo que corresponde es que se extienda la presidencia del Concejo un año más. Esto quiere decir que el radical Benjamín Zelaya continúe al frente del cuerpo deliberativo hasta noviembre de 2018. “Si me quieren llevar con la fuerza pública que lo hagan”, desafió.

“A mí nadie me presiona, no me dicen lo que tengo que hacer por eso me va tan mal en la política”, contestó cuando se le preguntó si había faltado por orden del legislador radical Ariel García. Indignado, expresó que responde a la gente que lo votó y que no lo digita nadie.

El concejal preside la comisión de Obras Públicas y negó que hubiese trabajos frenados, como denuncian los oficialistas. “Lo único que hay paralizado es un emprendimiento millonario sobre la avenida Perón que los concejales del oficialismo quieren que se apruebe. Me fueron a presionar con eso y les dije que no. Aquí hay una pelea por controlar esa cartera”, insistió. Comparó a la intendencia de Mariano Campero con la del peronista Daniel Toledo, en cuanto a la laxitud para aplicar el Código de Planeamiento Urbano. “Todo sigue igual. Campero agarró el manual de Toledo y lo perfeccionó”, agregó. Recordó que cuando ambos eran concejales opositores a Toledo escuchaba a Campero quejarse “de lo que ahora quiere hacer”.

Defendió su trabajo en la comisión, resaltando que se aprobaron proyectos como nunca antes. “Me gustaría que vieran la cantidad de veces que fueron los concejales Héctor Aguirre y Walter Aráoz, miembros de la comisión. Dos veces con suerte”, apuntó. De todas maneras, aseguró que la actividad dentro de la comisión continuó. “Yo no me distraigo. Si voy a estar en el circo quiero ser domador y no payaso”, reforzó.

Según Albornoz Piossek, los vecinos de Yerba Buena están preocupados por otros temas y la mayoría no sigue las internas políticas dentro del Concejo. “El 98% está preocupado por lo que votaron los Diputados anteayer o porque le roban el celular al hijo en la calle, porque sigue habiendo basura, baches… todo igual a cuando estaba Toledo”, completó.

Albornoz Piossek: "A mí nadie me dice lo que tengo que hacer"

“Si voy a estar en el circo quiero ser domador no payaso”, dijo el concejal del PRO yerbabuenense, Pedro Albornoz Piossek. Según él, jamás se lo notificó dentro de los plazos legales para que concurriera a una sesión extraordinaria. Además, señaló que terminado el período de sesiones ordinarias lo que corresponde es que se extienda la presidencia del Concejo un año más. Esto quiere decir que el radical Benjamín Zelaya continúe al frente del cuerpo deliberativo hasta noviembre de 2018. “Si me quieren llevar con la fuerza pública que lo hagan”, desafió.

“A mí nadie me presiona, no me dicen lo que tengo que hacer por eso me va tan mal en la política”, contestó cuando se le preguntó si había faltado por orden del legislador radical Ariel García.

El concejal preside la comisión de Obras Públicas y negó que hubiese trabajos frenados, como denuncian los oficialistas. “Lo único que hay paralizado es un emprendimiento millonario sobre la avenida Perón que los concejales del oficialismo quieren que se apruebe. Me fueron a presionar con eso y les dije que no. Aquí hay una pelea por controlar esa cartera”, insistió. Comparó a la intendencia de Mariano Campero con la del peronista Daniel Toledo, en cuanto a la laxitud para aplicar el Código de Planeamiento Urbano. “Todo sigue igual. Campero agarró el manual de Toledo y lo perfeccionó”, agregó. “Me gustaría que vieran la cantidad de veces que fueron los concejales Héctor Aguirre y Walter Aráoz, miembros de la comisión. Dos veces con suerte”, apuntó. Según el macrista, los vecinos están preocupados por otros temas y la mayoría no sigue las internas políticas dentro del Concejo.

En Esta Nota

Mariano Campero
Comentarios