El jubilado asesinado en El Manantial realizaba ejercicios para enfrentar una afección cardíaca

La víctima, de 75 años, fue ultimada a puñaladas durante un presunto intento de robo.

21 Dic 2017
1

DOLOROSA ESCENA. Familiares de la víctima llegaron al lugar del crimen para reconocer el cuerpo. Vecinos y policías lo trataron de contenerlos.

Oscar Julián Olivares tenía 75 años, había sido operado y llevaba un marcapasos. Sufría de hipertensión y por recomendación médica, salía a caminar todas las mañanas desde su casa en calle Celedonio Gutiérrez al 200, en El Manantial, hasta la ruta 301. Luego regresaba a su casa, se cambiaba, subía a su camioneta Ford F 100 blanca y salía a hacer fletes o trabajos de mantenimiento. Aunque estaba jubilado, tenía habilidades para diferentes tareas manuales y se mantenía activo. Pero ayer alguién le arrebató la vida en cuestión de segundos.

Olivares fue brutalmente asesinado a puñaladas a una cuadra de la Comisaría y la plaza principal de El Manantial, aparentemente cuando regresaba de la caminata. Vecinos de calle Aniceto de La Torre al 200 lo encontraron tirado sobre la vereda, a mitad de cuadra. Entonces, se comunicaron con el 911 y poco después la zona estaba cercada y con fuerte presencia policial.

“A mí no me dejaba ni cortar el césped del frente de la casa, porque decía que él lo hacía mejor. Lo mismo con los vecinos, les cobraba el mínimo para hacer un flete por ejemplo, o cosas así. Trabajó toda su vida y lo seguía haciendo. Dos veces le salvé la vida para que ahora lo maten así”, se lamentó su hijo Diego, desconsolado, minutos después de enterarse del mortal ataque contra su padre, ocurrido a cuatro cuadras de su casa.

Mientras los expertos de Medicina Legal de la Policía y de Criminalística desarrollaban las pericias, los investigadores de Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib y Diego Bernachi, comenzaron a realizar las averiguaciones del caso entre vecinos, buscando posibles testigos. Sobre la base de los datos reunidos, los pesquisas creen que el ataque se habría registrado cerca de las 5.30.

“Cuando llegamos estaba como sentado en la vereda, con una herida grande en el pecho. Antes lo habíamos visto venir desde la ruta, sin remera ni zapatillas. En ese momento no me di cuenta que estaba herido. Recién después comprendí lo que había ocurrido”, explicó Juan Carlos Álvarez, quien trabaja en un depósito en esa cuadra.

La identidad de la víctima se pudo confirmar cerca de las 10.30, cuando llegaron los familiares. Fue una escena dolorosa, porque el cuerpo permanecía allí. Se arrodillaron y lo abrazaron mientras lloraban desconsoladamente. Algunos policías los abrazaron para contenerlos. Luego los trasladaron hasta la sede policial para intentar avanzar en la investigación.

A las 11.20, los médicos completaron las tareas en la escena del crimen y el cuerpo fue llevado en una camioneta de la Policía Lacustre hasta la Morgue del Poder Judicial, donde le practicaron una autopsia por disposición de las autoridades judiciales a cargo de la investigación.

Anoche, la División Homicidios detuvo al sospecho del crimen, conocido como "Nenuco", que residiría en un lugar cercanoa  donde se produjo el crimen.

Varios puntazos

El cuerpo de Olivares presentaba cinco puntazos. Las lesiones más graves fueron el pecho y la espalda, pero también presentaba heridas de arma blanca en los brazos. Los investigadores creen que fue víctima de un intento de robo y que los ladrones lo atacaron, cerca de la ruta 301. Ahora, intentan establecer la identidad de los atacantes.

Los vecinos de ese sector de El Manantial que fueron consultados por LA GACETA se quejaron de los hechos de inseguridad que se viven en la zona.

“Se volvió un peligro vivir aquí. Hay robos todo el día. La plaza, por ejemplo, es un desastre. Los fines de semana, los chicos se drogan delante de los policías y después hacen desastres en las calles del barrio”, afirmó Ofelia Argañaráz.

“Hay mucho consumo de drogas, eso se ve todo el tiempo. También hay robos permanentes a las escuelas, el otro día se llevaron todos los ventiladores. Realmente falta presencia policial”, opinó Belén Monte.

En Esta Nota

Inseguridad El Manantial
Comentarios