Clan Ale: “Las penas y las multas fueron muy leves”

La presidenta de la Fundación Verón, que hizo la denuncia con la que condenaron a los integrantes del Clan Ale, y el titular de la Unidad de Información Financiera, que llevó adelante el caso, hablaron sobre la importancia del fallo condenatorio que se dictó.

20 Dic 2017

“Estamos muy satisfechos por la condena, pero también quedamos preocupados por lo bajo de las penas y sobre todo el valor de las multas que se le impusieron y los decomisos que ordenó realizar el tribunal”, señaló Mariano Federici, titular de la Unidad de Información Financiera, el organismo que impulsó el proceso que terminó condenando a la mayoría de los integrantes del Clan Ale.


El funcionario, un día después de que se conociera el fallo, mantuvo una charla telefónica con LA GACETA para explicar la importancia de la sentencia que dictó el tribunal integrado por Alicia Noli, Gabriel Casas y Domingo Batule.

- ¿Qué pasos darán?

- Vamos a esperar los fundamentos del fallo para apelar. Los abogados de la UIF habían pedido el triple de pena y multas mucho más importantes. Sin embargo, con las decisiones que tomó el tribunal en los últimos meses nos hacían dudar sobre cómo terminaría el juicio, pero afortunadamente terminaron condenando a la mayoría de los miembros de esta organización.

- ¿Cómo definiría el final del juicio?

- Nos dejó muy satisfechos porque confirmó la hipótesis que había elaborado la UIF y que tantos cuestionamientos sufrió. Pero también entendemos que la pena fue muy leve, al igual que las multas.

- ¿Por qué le preocupa tanto el tema económico?

- Es la herramienta más importante que tiene la Justicia para debilitar una organización de estas características. Eso se consigue decomisando todos los bienes que poseen para que la sanción sea mucho más efectiva. Así que pondremos énfasis en estudiar los fundamentos del fallo para analizar qué medidas se tomarán para revertirlo.

- ¿Qué nivel de importancia le da a esta causa?

- Esta fue una de las causas más grandes sobre lavado que se llevó a juicio en la historia del país. Y lo más satisfactorio es que fue elaborada por una denuncia que realizó Susana Trimarco e investigada por nuestros equipos. Se reunieron los elementos necesarios para pedir que los sospechosos sean enjuiciados y condenados.

- Pero los condenados dijeron que esta era una causa política…

- Sí, fue una acusación absurda. Es cierto que la investigación comenzó en la gestión anterior, pero fue una de las pocas que se hizo bien. Cuando asumimos, descubrimos que se trataba de una pesquisa sólida y profunda. Rechazamos en todo momento esa acusación que, en realidad, creo que fue una estrategia de las defensas. Tenemos muchísimas diferencias con el trabajo que se hizo anteriormente, pero este fue una la excepción.


LOS HERMANOS ALE

- ¿Por qué decidieron seguir adelante con esta investigación?

- Porque había argumentos jurídicos y probatorios para llegar hasta el final. Invertimos mucho tiempo, dinero e inteligencia para no dejar nada librado al azar. Nuestros abogados (Martín Olari Ugrotte y Gabriel Merola), apoyados por un equipo técnico, hicieron un gran trabajo. Incluso tuvieron que aguantar ataques a su vida personal. Pero el fallo nos terminó dando la razón y eso es lo más importante y no amerita ningún cuestionamiento.

- ¿Se dieron cuenta de que lograron una condena a un grupo que parecía que nunca sería sancionado?

- Por supuesto que lo entendimos desde la primera audiencia del juicio. La UIF, a través de una ardua investigación, logró reunir las pruebas suficientes para que esta organización criminal sea condenada porque históricamente venía esquivando el accionar de la Justicia. Históricamente, no sólo en nuestro país, este tipo de grupos recibe una condena por el ángulo económico y financiero porque allí dejan sus rastros de los ilícitos que cometieron. Y en este caso fueron graves.

- ¿Habló con Susana Trimarco, que fue quien realizó la denuncia contra el Clan Ale?

- No, todavía no tuve la oportunidad de hablar con ella. Espero que el trabajo que realizamos le haya generado de alguna manera la sensación de que se hizo justicia con lo que viene denunciando hace bastante tiempo. Pero por otro lado pienso que la condena del tribunal quedó a medio del camino por las penas que dictó.

Detrás de estrado

Marzo, mes clave.- El tribunal, integrado por Alicia Noli, Gabriel Casas y Domingo Batule, anunció que la lectura de los fundamentos del fallo se realizará el 16 de marzo. Los acusadores y defensores, a partir de ese momento, comenzarán a realizar el análisis del escrito para definir la estrategia que desarrollarán en la apelación. Al haber varios planteos, los más optimistas sostienen que la sentencia podría quedar firme a mitad de 2019. El tiempo podría ser mayor si alguna de las partes decide recusar a la Sala II de la Cámara de Casación, tal como habían adelantado luego de que estos jueces le revocaran la libertad.


PARTE DE LOS ACUSADOS

Se salvan de la cárcel.- El tribunal dispuso además que los condenados continuarán detenidos, pero con el beneficio del arresto domiciliario. Pero la mayoría de ellos ya habrán cumplido la sentencia impuesta en el momento que quede firme la sentencia al llevar más de tres años con prisión preventiva. Ellos son Ernesto Cátulo, José Lucero y Enrique Chanampa. En tanto que María Jesús Rivero, Fabián González, César Manca, podrán acceder a la libertad condicional por haber cumplido dos tercios de la condena que le impusieron. Víctor Suárez y Ángel “El Mono” Ale, si es que se confirma para junio de 2019 la sentencia, podrán acceder a permisos extramuros. En tanto que Rubén “La Chancha” Ale, por cuestiones de salud, no irá a la cárcel. Valeria Bestán, María Florencia Cuño y Julia Esther Piconne, cumplirán su pena de tres años en libertad, ya que los jueces no establecieron que sea con prisión preventiva.

Sin recurso.- Los defensores desistieron de pedir que los condenados queden en libertad hasta que la sentencia quede firme. El motivo es claro: el arresto domiciliario no interrumpe el cumplimiento de la pena dictada por el tribunal.

Más planteos.- Ernesto Baaclini y Gustavo Atim, defensores de Roberto Dilascio, y Manuel Pedernera, representante de Hernán Lazarte, anunciaron que apelarán el fallo a pesar de que el tribunal decidió absolverlos. Los profesionales cuestionan que la decisión haya sido tomada por el beneficio de la duda y no por falta de pruebas, como creen que debería haber sido. Lazarte, con esta resolución, no puede reincorporarse como Policía, en tanto que Dilascio no podrá iniciar un reclamo por haber estado tanto tiempo detenido. Ciro Lo Pinto, defensor oficial, no comunicó qué hará con respecto a Sergio Parrado.

comentarios