Identificaron y detuvieron al conductor que circuló a contramano en la Mate de Luna

Seis días demandó el procedimiento para dar con el hombre. Cuál fue su explicación sobre lo ocurrido en la avenida.

16 Dic 2017
1

IMPRUDENCIA. El conductor brindó ante la Justicia los motivos por los que circuló en contramano. CAPTURA DE VIDEO

Tras seis días de procedimiento para identificarlo, fue detenido el conductor que circuló a contramano en una camioneta por la avenida Mate de Luna, en la capital. La medida judicial se concretó ayer, junto con una pericia al vehículo utilizado para determinar se cumple con las obligaciones de la Ley Nacional de Tránsito y Seguridad.

El sábado 9, a partir de la circulación de un video público, se observó cómo una camioneta transitaba a contramano por la avenida Mate de Luna al 2.600. Según el relato, lo habría hecho un par de cuadras. Luego, el fiscal Washington Navarro Dávila inició el procedimiento para que se identifique al conductor del vehículo.

Según fuentes judiciales, el automovilista fue identificado como Gonzalo Emanuel Abregú, de 43 años, con domicilio en barrio O’ Connor, en San Miguel de Tucumán. De acuerdo a los datos oficiales, contaba con un carnet para circular de la Municipalidad de Simoca.

Durante el proceso, el fiscal ordenó una serie de allanamientos, que comprendía una vivienda de esa localidad del sur tucumano, tal como figuraba en el Registro del la Propiedad del Automotor. Sin embargo, no correspondió a un domicilio actual del automovilista. En la Fiscalía confirmaron que la madre de este hombre figuraba como titular del vehículo.

Ya en declaración indagatoria, Abregú se defendió al argumentar que una motocicleta se cruzó por el camino, lo que le obligó a realizar una maniobra y finalizar en el carril contrario de la Mate de Luna. Según declaró, debido a esas circunstancias tuvo que circular a contramano hasta encontrar una salida: en avenida Adolfo de la Vega.

Navarro Dávila informó ayer que el conductor fue detenido por personal de la División Sustracción de Automotores de la Policía y que el automovilista habría violado el artículo 194 del Código Penal. El funcionario deberá resolver la situación procesal de conductor en los próximos 10 días hábiles, por lo que se estima que el detenido podría mantener esta condición hasta Navidad.

“El que, sin crear una situación de peligro común, impidiere, estorbare o entorpeciere el normal funcionamiento de los transportes por tierra, agua o aire o los servicios públicos de comunicación, de provisión de agua, de electricidad o de sustancias energéticas”, estipula este artículo, que contempla una pena con prisión de tres meses a dos años. La Fiscalía, a su vez, no recibió hasta ahora la denuncia de algún ciudadano contra esta acción de tránsito. Una presentación sustentando “el riesgo a la vida” hubiese incidido en la calificación de la causa, ya que en el Código Penal existen otras figuras que agravan la situación ante delitos viales, con penas más altas, explicaron fuentes del sistema penal consultados.

“Tucumanos, infractores”

“Es común ver hoy circular a contramano a los vehículos en los barrios de la capital, como Villa 9 de Julio, Oeste II, Ejército Argentino y Villa Alem. Por eso, insistió sigo insistiendo en que el nivel de transgresión que tienen los tucumanos no lo tiene nadie”, dijo Enrique Romero, responsable de la Unidad Operativa de Tránsito y Transporte Público de la intendencia de la capital. Consideró que estacionar en doble fila y circular en motos por veredas, entre otras acciones, conllevan el mismo nivel de riesgo de vida para terceros que circular a contramano.

Respecto del caso, Romero cuestionó que el conductor detenido tenga un carnet de conducir emitido por la Municipalidad de Simoca. “Va con un documento apócrifo. La Ley (nacional de tránsito) obliga a que la licencia de conducir se obtenga en el municipio o en la ciudad que figura en el documento de identidad. Hay que fijarse en la irresponsabilidad de la Municipalidad de Simoca por haber entregado el carnet ‘trucho’; estoy seguro que no rindió, no hizo un examen psicológico ni oftalmológico ni clínico. Lo mismo ocurre en Burruyacu, donde se entrega a los 18 años un carnet profesional”, expresó.

Comentarios