La cantata profana que conocemos todos

“Carmina Burana”, por la Sinfónica, los coros universitarios y el Ballet Bajo Jardín, dirigidos por Roberto Buffo, cierra la temporada 2017.

16 Dic 2017
1

MUCHOS EN ESCENA. Bailarines, dos coros, tres solistas y siete percusionistas se suman a la orquesta. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.-

HOY

• A las 22, en el teatro Alberdi (Jujuy 91). Entradas 2 x 1 con Club La Gaceta.

Suena en teatros -siempre abarrotados de público-, también como música de fondo dramática en los noticieros y hasta en las publicidades de la TV. Es banda sonora recurrente en el cine, como en “Saló o Los 120 días en Sodoma”, de Pier Paolo Passolini, o “The Doors”, de Oliver Stone, entre otras. Quien la escucha, desde la introducción, la reconoce, aunque no sepa ni el nombre de la obra ni el autor.

Es “Carmina Burana”, uno de los mayores sinfónico-corales del siglo XX, que hizo famoso a Carl Orff en 1937, cuando dio a conocer su cantata profana, recreación en clave moderna de una serie de poemas medievales.

180 artistas

La obra cierra esta noche, en segunda función, la temporada de la Orquesta Sinfónica de la UNT, con 180 artistas tucumanos entre músicos, cantantes solistas, dos coros y ballet, bajo la dirección general del maestro Roberto Buffo.

“Los textos se expresan contra la rigidez de la vida medieval. Orff los toma y hace melodías simples con una percusión importante. El punto central de la obra es el ritmo. El compositor le dio un motor rítmico, con mucho de minimalista y de repetitivo, que es en lo que se basó después el rock”, apunta Buffo sobre la obra.

Las voces

El Coro Universitario de Tucumán (CUT) vuelve a interpretar una de las piezas favoritas de su repertorio. La había cantado una vez en la década del 90 y después en 2000. La última vez fue en 2004.

“De aquellos cantantes quedan unos 10 o 12. Actualmente el total de voces es 76, por lo cual es un coro de voces nuevas”, informa Juan Pablo Cadierno, director del CUT. “Es una obra muy atractiva para el coro por su fuerza rítmica, por lo melódico, y sobre todo por lo teatral. Los tres temas fundamentales, ‘La fortuna’, ‘La primavera’ y ‘El amor’, están tomados muy teatralmente desde los textos. Además es una obra que tiene una exigencia vocal importante, pero con una forma de abordaje muy atractivo, por lo tanto el trabajo de canto se ve muy recompensado”, agrega.

Ballet en estreno

“Para nosotros es como un estreno regional porque nunca se hizo ‘Carmina Burana’ en una puesta de danza contemporánea”, anuncia Marcela González Cortes, del Ballet Bajo Jardín que dirigen Alejandra Deza y Amelia Acosta.

“Convivir en escena con el marco imponente del Coro y la Orquesta nos hizo hacer prevalecer los cuerpos en una instancia física, donde puedan expresar los temas de la obra. Transitan los cantos en situaciones físicas a través de la primavera y en el amor carnal; el juego, el deseo, la abundancia, así como los símbolos del poder. Al haber una comprensión del significado original de la obra resolvimos poner las imágenes simbólicas de la alegría desenfrenada y la pasión del amor”, explica González Cortes.

“Es una obra de gran mutabilidad y es un desafío para estos jóvenes bailarines ponerse al servicio de estos cambios, de exigencia técnica, desde la interpretación, además de la resistencia física que demanda a algunos”, agrega.

Bailarán Mateo Cazuza, Solana García Martínez, Nahuel Silva, Fiona Víscido, Gabriela Caro, Lucía Neme, Ana Paula Navarro, y Franco Ríos. En el rol de La Fortuna, Alejandro Elías. Cupido es Abril Altamiranda. La Primavera: Camila Brito Diósquez, Lourdes Viera, Lourdes Flores Roldán. En La Taberna, Valentina Víscido. La asistencia coreográfica es de Alejandro Elías y la dirección coreográfica está a cargo de González Cortés.

Concluye así, a lo grande, una exitosa temporada de la Orquesta Sinfónica UNT. Fueron 25 conciertos programados y dirigidos por Buffo, incluyendo los conciertos didácticos matinales.

Comentarios