La tecnología es una aliada del agricultor

La tecnología de precisión ha venido sorprendiendo con el lanzamiento constante de nuevos equipos, sistemas y programas, que se transformaron en auxiliares indispensables de la agricultura moderna. Ahora, comienza a prevalecer una etapa que pone la mira en la organización de todos esos desarrollos, con una tendencia a mejorar la logística en la utilización de estas herramientas.

16 Dic 2017

›› REPORTE RURAL

Nuevamente, el clima empieza a querer ser la vedette de esta nueva campaña agrícola en lo referente a la producción de granos, ya que la tardanza en la aparición de lluvias se empieza a notar y los productores comienzan nuevamente a preocuparse, ya que en el momento que llueva todos querrán lanzar su campaña barbechando y/o sembrando.

Experiencias de estas sobran, sino basta recortar que en los últimos años el campo tucumano y el del NOA vino sufriendo calamidades climáticas e inconvenientes comerciales, que tienen las diferentes producciones agropecuarias por los bajos precios de los productos y los problemas comerciales. Estos últimos aspectos parecen que se podrán ir acomodando, pero en los aspectos climáticos se depende muchísimo de su comportamiento. A pesar de esto, los productores, años a año, y campaña tras campaña, continúan desafiando siempre estos inconvenientes.

Esto sucede por la naturaleza propia del productor, que a pesar de los problemas que tiene siguen sembrando, porque es lo que sabe hacer y porque dispone de herramientas que sirven, en muchos casos, para mejorar su eficiencia productiva.

La tecnología de precisión ha venido sorprendiendo con el lanzamiento constante de nuevos equipos, sistemas y programas, que se transformaron en auxiliares indispensables de la agricultura moderna. Ahora, comienza a prevalecer una etapa que pone la mira en la organización de todos esos desarrollos donde la tendencia es mejorar la logística en la utilización de estas herramientas, apuntando a una mayor eficiencia y coordinación entre las máquinas agrícolas.

Los productores tucumanos de granos son los que mayormente adaptaron y conocieron rápidamente la tecnología que vino de la mano de la Siembra Directa, y de la cual los organismos de investigación agropecuaria como la Estación Experimental Obispo Colombres y el INTA, fueron los pilares que ayudaron a este gran afianciamiento, y que luego, con el uso de la biotecnología, aparecieron los OGM que nuevamente lanzaron los rendimientos para arriba.

Estos organismos también fueron el punto de apoyo para la citricultura y la producción de azúcar.

La citricultura tucumana sigue esos pasos de usar la mejor tecnología disponible en quintas, empaques e industrias logrando hacer de Tucumán como la primera producción mundial de limón de alta calidad y productos industrializados, muy requeridos por las empresas alimenticias y medicinales del mundo, que usan estos productos en la fabricación de reconocidas marcas comerciales.

La actividad azucarera viene recorriendo los mismos caminos tanto en fábricas como en cañaverales, buscando hacer eficiente y más limpias las producciones fabriles y buscando mejores rendimientos en los cañaverales, con la incorporación de nuevas variedades, vitro plántulas obtenidas con biotecnología, sistemas de riego y eficientizando la cosecha mecanizada, que todas, en forma conjunta, lograron resultados de rendimientos de cañaverales asombrosos. El problema comercial es uno de los aspectos que deben mejorar para lograr trabajar con mayor tranquilidad.

Indudablemente, toda esta incorporación de tecnología vino acompañada con el uso de la agricultura de precisión y con sistemas satelitales que aportan, in situ, la información necesaria para que las labores como siembras, cosechas, aplicaciones de fitosanitarios y otros trabajos, sean realizados correctamente con las dosis recomendadas y bien dirigidas.

Esto inició un proceso muy grande de reconversión tecnológica en el sector, tanto en el área de los productores como de los servicios asociados al sector agropecuario. Se comenzó a notar una gran demanda de alimentos, empezaron a aparecer las inversiones extranjeras. Empezó a verse un crecimiento fuerte en infraestructura en comunicaciones y particularmente internet.

Esto hizo que aparezca la necesidad de interactuar con tecnologías que estaban asociadas a las maquinarias. Hoy se ve en muchos campos la utilización de dispositivos móviles de carga y de acceso a la información, que ayudan a administrar mejor la información y hacer llegar esta información lo más rápido y acertado posible a las oficinas del campo.

Lo cierto es que la tecnología sigue avanzando en el mundo y los productores locales deben tratar de estar siempre actualizados, siempre y cuando la rentabilidad lo permita y que el país, políticamente hablando, permita que estas herramientas puedan ser usadas sin inconvenientes.

Lo real es que las instituciones de investigación seguirán siendo los pilares, donde las nuevas tecnologías que aparezcan puedan llegar al sector privado de manera globalizada, siendo probadas y analizadas para cada caso en los que el productor lo necesite.

Comentarios