Miguel Ángel Klug es el invitado de honor

La Escuela de Ballet de Adriana Soria cierra el año junto al primer bailarín del Argentino de La Plata.

13 Dic 2017
1

PRIMERA FIGURA. Miguel Ángel Klug, esta noche, en el teatro Alberdi. revistarevol.com

“Vengo a compartir algo de lo que he aprendido en mi carrera con gente nueva, con bailarines muy chicos. Se nota la preparación dedicada de la maestra. Me sorprende mucho ver el alto nivel de los bailarines, y tienen 14 y 15 años”.

Miguel Ángel Klug, primer bailarín del Teatro Argentino de La Plata, es la figura invitada esta noche, a las 21, en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy), para la muestra final de la Escuela de Ballet de Adriana Soria.

Serán 53 bailarines los que subirán al escenario para interpretar, en la primera parte, “Sueño de una noche de verano”, y en la segunda, dos actos de la Suite de “El Quijote de la Mancha”, con el protagonismo a cargo del destacado bailarín. “Es un clásico; están la picardía, el amor, un poco lo que está prohibido. Disfruto mucho de este papel desde el minuto uno hasta el final y trato de dar lo mejor de mí”, dice Klug.

Su partenaire será Elena Duarte, y el platense la presenta: “tiene 15 años y es la primera vez que va a bailar un dúo protagónico, su trabajo es impecable”. “Es increíble. Nos fue muy bien en los ensayos. Me sentí cómoda, también nerviosa, pero genial. Aprendimos mucho en los ensayos. La academia está revolucionada”, afirma la bailarina.

En tanto, Klug opina que la puesta está muy bien lograda, y anuncia que participan bailarines que concursaron en Danzamérica y en la Competencia Internacional de Ballet GPAL, en Córdoba, donde ganaron menciones, medallas y becas.

Duarte es una de las ganadoras: recibió una mención en Danzamérica y en GPAL obtuvo una beca para ir a estudiar en Barcelona, pero se le hace difícil aceptarla por razones económicas, ya que sólo le cubre las clases, y tiene dos fechas en las que se puede presentar.

Un año movido

“Es un honor tener a un artista que jerarquiza la danza en el escenario. Este año fue muy movido porque fuimos a Danzamérica, a GPAL, en Córdoba, y a Uruguay por el Prix de Lausanne, en octubre. Ahí fuimos los únicos de Argentina, ante un jurado impresionante, encabezado por Julio Bocca. Nos llamó la atención que no hubiera otros participantes de Argentina, fuimos los únicos representantes”, comenta Soria. Y destaca que la llegada de una primera figura a Tucumán es fruto de un gran esfuerzo: “de los padres que acompañan, de los alumnos, de mi familia, porque sola no podría hacerlo; vale la pena el esfuerzo por todo lo que aprenden y por la motivación”.

Este año Klug tomó parte en la puesta de Giselle, en el Argentino de la Plata. “Pero después terminó anticipadamente la temporada por unos problemas que hubo en el teatro, concretamente en los pisos de las salas, así que estuvimos frenados, porque el teatro estuvo cerrado. Después hubo un cambio de dirección, y ahora empezamos a ensayar Quijote para 2018”, comenta acerca de los recurrentes problemas de presupuesto que aquejan a la cultura.

Mientras tanto, el bailarín sigue como integrante del Buenos Aires Ballet, dirigido por Federico Fernández, que bailó el 9 de julio en el Teatro Mercedes Sosa, y ya prepara funciones para febrero de 2018 y posterior gira.

“En julio tuvimos una reunión con el gobernador Juan Manzur, que dijo que le había gustado muchísimo. Ofreció ayuda para lo que necesitáramos. Estaría bueno que conozca sobre los talentos que tiene acá y que no los deje pasar de largo porque es como si más de un Lionel Messi estuviese jugando un picadito en una plaza y no los valoraran”, se despidió.

Comentarios