Hay menos pobreza, pero más indigencia

“Son datos que duelen”, admitió la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley; un tercio de la población del país es pobre El análisis reveló que “hay aproximadamente 180.000 personas más en situación de indigencia, pero 600.000 menos en la pobreza”. Cierta recuperación de la clase media.

12 Dic 2017
1

El último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), dado a conocer en las últimas horas, revela que el 31,4% de los argentinos vive actualmente en una situación de pobreza, lo que representa a unas 13,5 millones de personas, en tanto un 5,9% se encuentra en situación de indigencia.

En este sentido, el director del Observatorio, Agustín Salvia, afirmó que a la luz de los resultados del trabajo existe una Argentina “fracturada, dividida y claramente postergada”, aunque remarcó que “hoy hay menos pobres proporcionalmente que en 2015, pero un poco más indigentes”. En este punto, precisó que, de acuerdo con el último relevamiento realizado por el Observatorio de la Deuda Social, hay “aproximadamente 180.000 personas más” en situación de indigencia, “pero 600.000 menos en la pobreza”. El informe, que toma datos bajo una nueva metodología de medición que adopta valores que la medición del Indec no incluía, y releva los datos del tercer trimestre del 2017, destaca además que el 48% de la población que vive bajo la línea de pobreza son niños de entre 0 y 14 años. Sin embargo, si bien el porcentaje es menor al de la última medición, dada a conocer en marzo pasado, cuando marcó 32,9%, el último relevamiento alcanza a una mayor cantidad de personas. En este sentido, el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina señaló que “hay un 48% de niños pobres y un 10% de niños en indigencia”.

“La situación es también acuciante para una gran parte de la Argentina, porque tenemos todavía un 34% de los hogares con déficit en servicios de agua corriente, cloaca o fuente de energía; un 21% de hogares sin vivienda digna, y el 35% de los hogares con algún niño o adolescente sin estudiar”, precisó Salvia en declaraciones formuladas a diferentes radios. En ese marco, recordó que, el año pasado, “la pobreza había aumentado en materia de ingresos, así como también la indigencia”. En relación a la clase media, Salvia señaló que “se está viendo una cierta recuperación”, aunque en el segmento de 40% de más pobres dijo que “la situación no es tan favorable”. Esa situación “es difícil de modificar si no hay políticas para el mercado interno”. Ante una consulta, consideró que las alzas en tarifas de servicios, así como la modificación de la fórmula de cálculo de haberes de las jubilaciones, “produciría un aumento en la pobreza que sólo podría ser compensado por una baja significativa de la inflación”.

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, fue terminante: “Son datos que duelen, vamos a necesitar soluciones estructurales para transformarlos. Creo que con estos números de pobreza tenemos un camino muy largo, de la cual se sale con educación y trabajo”, sostuvo. (Télam-Especial)

Comentarios