Presentan un libro de Alejandra Díaz

El poemario “Ceremonias-memoria del agua” se lanzará esta noche en El Árbol de Galeano.

12 Dic 2017
1

LA AUTORA. Alejandra Díaz, de Bella Vista, afirma: “escribo por no morir”.

“Escribo desde los sueños, desde el amor, ese pez escurridizo al que nunca se alcanza, ese utópico ser que me abraza de a instantes brevísimos, que no tiene un nombre ni un rostro”, dice la poeta Alejandra Díaz, autora de “Ceremonias-memoria del agua”, libro que presentará hoy a las 21 en El Árbol de Galeano. Se referirá a su último trabajo la doctora en Letras María Graciela Castro; también participarán la artista plástica Adela Noriega, la poeta Gabriela Agüero, la cantante Patricia Rodríguez y los músicos Ernesto Klass y Víctor González Dufur. El libro fue publicado por el sello El Ingenio-Edita, de Jorge Montesino.

Oriunda de Bella Vista, la escritora señala: “los poemas giran en torno a la escritura, lo onírico, lo mítico del eterno retorno, el amor, las alegrías, el dolor, la oquedad y otros temas que hacen a la historia actual de nuestro país”.

Díaz, también profesora de Letras, fue cofundadora de Jóvenes Escritores Tucumanos (Joetuc) en 1987, y desde entonces participa activamente en recitales de la provincia y encuentros de escritores del país. “Escribo porque forma parte de un modo de ser, de ver la realidad; también, intento regresar a la oralidad en la poesía, pese a lo paradójico que resulte llevar lo oral a la escritura, es por esto que no utilizo casi signos de puntuación, sí empleo barras (vírgula) o paréntesis, o guiones aclaratorios, marcadores de ritmos que me sugieren cadencias de lo que intento expresar. Escribo por no morir”, afirma.

En 2013, Díaz publicó “La piel del mundo”; en 2016 vio la luz “Polaroid”, y participó en “Arpegio”, de la Colección Antologías “Ensamble de Voces”. “Ceremonias-memoria del agua” tiene dos bloques. “En cuanto a lo ceremonial, no he pretendido dedicarme a lo religioso o sacral, pero sí a los actos más comunes, habituales, que forman parte de nuestras vidas, incluso a los que realizamos significativamente en actos propios intransferibles, íntimos en un intento de búsqueda de orden en lo caótico de la vida misma. Asocio los recuerdos, apelo al no-olvido, la memoria de los antepasados, los sueños son a veces el escenario de temas comunes a nuestra historia insertos en una sociedad”, dice.

Para Díaz, la poesía es un modo de ver, palpar, ser, existir en el mundo, y bosquejar el friso del impacto de lo vital, en palabras. “Como Sísifo/ ella ha salido a buscar un corazón entre las piedras Sísifo/ desde el rabillo de un ojo la mira -por primera vez en siglos no está solo-”, escribe.

Comentarios