Atlético dio un salto hacia la superación

En el vestuario hubo caras de frustración, pero el discurso de los jugadores fue optimista.

10 Dic 2017
1

GRAN DESGASTE. Aliendro peleó cada pelota en el mediocampo donde River fue casi el dueño mayoritario. El mediocampista tuvo mucho trabajo ante un rival que presionó en todos los sectores. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA (ENVIADO ESPECIAL)

El ambiente era el típico que dice, “el horno no está para bollos”. Mucha cabeza gacha, mucho ceño fruncido. Los jugadores, visiblemente golpeados por cómo fue el final de su año, querían irse ya de Mendoza, volver a Tucumán y hacer borrón y cuenta nueva con el inicio de sus vacaciones.


No todos quisieron hablar con la prensa. El ánimo era complicado de manejar, sobre todo en los que se sumaron al grupo hace poco. Los de mayor experiencia, los que vivieron la etapa de la Libertadores, la histórica clasificación en Quito, la siguiente contra Junior de Barranquilla, sí tenían algo qué decir. “Siento orgullo por este grupo, por mis compañeros”. Rodrigo Aliendro no llegó a los 30 años, pero habla como si fuera un sabio veterano de mil batallas, en su mayoría libradas con Atlético. “Duele cerrar el año así, pero debemos tomarlo como un etapa que concluye pero que a su vez se renueva con todo lo que viene”, dijo el volante central, y pidió un deseo: “será importante descansar de la cabeza. Este ha sido un año espectacular, pero agotador”.

Amargura y futuro

Afectado por la derrota, Alejandro Sánchez se disculpa al no poder hacer una análisis en profundo sobre por qué River ganó y no Atlético. “Estos equipos no te perdonan; hay que laburar para que estas cosas no te pasen más”, pidió el arquero sin ahondar detalles sobre “qué cosas hay que mejorar”. “Detalles que pueden hacerte o no ganar un partido”, resumió el “Oso” antes de admitir: “la verdad, estoy muy amargado. Hubiese sido muy lindo salir campeón”. No hubo campeonato, pero sí una chance de revancha a futuro para los “Decanos”.

“Es que siempre vamos a ser los primeros en querer ganar todo lo que juguemos. No pudo ser y por eso duele. El fútbol es así. Por eso ahora debemos superar esta derrota y pensar que se nos viene un nuevo año con un montón de desafíos”; se sumó a la conversación Francisco Grahl.

“Hay mucho todavía por hacer. El equipo no puede caerse”, arengó el volante. Este fue un partido que pudo ganarlo cualquiera de los dos, porque a pesar de que afuera pudo verse como que River dominó el partido por haber ganado el mediocampo, desde adentro siempre supimos de que podíamos ser nosotros lo que podíamos ganar. Pero bueno, no se dio. Y por eso nos vamos así, dolidos”, cerró Grahl.

Comentarios