El título cura las heridas

Enzo Pérez admitió que la consagración atenúa en parte de la eliminación de la Libertadores.

10 Dic 2017
1

SUEÑO CUMPLIDO. Enzo Pérez, reconocido hincha de River, disfrutó por partida doble la consagración y dio la vuelta olímpica con la Copa Argentina en sus manos. “Los éxitos son importantes para el club”, señaló. la gaceta / foto de franco vera (enviado especial)

MENDOZA (Enviados especiales).- Los grandes jugadores aparecen en acción cuando sus equipos más lo necesitan. Eso sucedió ayer, en el estadio “Malvinas Argentinas”, con Enzo Pérez. El volante estuvo en duda hasta último momento pero aceleró lo plazos de recuperación para jugar la final porque sabía la importancia que tenía este encuentro para River. El mendocino mostró en su tierra toda la jerarquía que le permitió ganarse un lugar en el seleccionado argentino que disputará el Mundial en Rusia. En medio de los festejos reconoció el valor del título logrado anoche, en especial por el dolor que provocó no haber llegado a las finales de la Copa Libertadores. “Con esta consagración se cura un poco la herida, pero no podemos seguir recordando lo que pasó ni seguir metiéndonos cosas negativas en la cabeza. Este grupo tiene que salir adelante y dimos un paso importante para concretarlo. Esta camiseta representa mucho y hay que defenderla siempre” dijo el volante, quien fue elegido por la organización como la figura de la final.

Luego acotó: “los últimos meses no pasamos por un buen momento. Ante Atlético estábamos ante una gran chance de ganar otra copa. Los éxitos son importantes para este club. Por eso disfrutamos tanto este momento”.

Pérez le dio un valor importante a la Copa obtenida. “Ganamos un título que muchos quieran desprestigiar pero que es valioso. Agradezco a todos los que hicieron posible que pueda cumplir el sueño de ser campeón con River”, expresó.

Ignacio Scocco volvió a ser decisivo en el área contraria. El delantero anotó el primer gol de su equipo y estuvo cerca de anotar otro en el segundo tiempo tras una gran maniobra individual. “La eliminación en Libertadores fue un golpe duro. Veníamos sufriendo mucho y el grupo necesitaba terminar el semestre con un festejo. Por suerte lo logramos” señaló el ex delantero de Newell’s que les dedicó el título a su familia, a los hinchas de River y a dos compañeros del plantel: Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, suspendidos desde mayo por doping. “Lucas y Camilo nos ayudaron mucho porque trabajaron siempre a la par nuestro y nunca se rindieron. Ellos también colaboraron para esta consagración” explicó.

Rodolfo D’Onofrio, presidente del club de Núñez, aseguró: “llegar a las finales es duro y enfrentamos a un gran equipo. Estamos contentos por la victoria y hay que festejarla como se merece”.

Comentarios