García y Freitas, los uruguayos que continúan el legado de Barone, quieren alzar la Copa

09 Dic 2017
1

CONFIADO. Zielinski, que posa junto a un hincha, tiene mucha fe. “Hay que tratar que River no juegue cómodo”, indicó. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA (ENVIADO ESPECIAL)

MENDOZA (Enviados especiales).- Según pasan los años, los uruguayos se han ganado un lugar preponderante en la historia de Atlético, por logros, trayectoria o por haber conseguido lo que nadie pudo antes. En este último tiempo, y mencionando al último capitán oriental que comandó al “Decano”, Deivis Barone marcó el primer gol de Atlético en su primera campaña en Primera, en 2009. Después llegó el turno de Pablo Cáceres, siguiendo los pasos de su padre, aunque firmando con fuego el segundo ascenso a la A y sellando una clasificación a la fase clasificatoria de la Copa Libertadores pasada.

Cáceres se fue y la posta la tomaron otros dos “Charrúas”, Gonzalo Freitas y Rafael García. Este último vivirá una final especial, pese a que él la tome con la tranquilidad que lo caracteriza. Del otro lado del banquillo, en el de River, estará Marcelo Gallardo, su ex técnico en Nacional, con quien salió campeón en su tierra.

“Tengo un grato recuerdo, una notable relación con él, pero esto es un final. No tiene nada que ver con lo pasado ni con mi relación con él”, explica “Rafa”, tan manso fuera de la cancha como ese pony que lleva a un nene de 4 años para que le saquen la foto.

García es la composición perfecta del futbolista con dos caras. Afuera es un amor, adentro, por los puntos, es una fiera. “Hay que estar tranquilos. Cuando vine a Atlético, vine en busca de nuevos objetivos y con las mejores expectativas. He tenido la suerte de que por ahora nos ha ido bastante bien. Ojalá sigamos así”.

“Yo vine por la gloria”, agrega su compatriota Freitas, el volante central que tuvo una recuperación récord tras sufrir un desgarro contra Estudiantes. “No me quería perder esta final por nada del mundo. No importa lo que pase después, las consecuencias. Hoy estoy a disposición”, le tira un guiño a Ricardo Zielinski el “lungo”.

Detalles mínimos

Una final no se juega todos los días. Y como tal, estos duelos se definen por detalles mínimos. Así mida la temperatura del juego García. “La ganan los que menos errores comenten. Esperemos poder hacer las cosas lo mejor posible”, se ilusiona “Rafa”, y le baja los decibeles a la ansiedad generalizada. “Es un partido más, hay que tomarlo con tal”, su fórmula aplica a contrarrestar los nervios de la previa.

Freitas analiza la final con River desde su lugar en el campo (será suplente hoy). “En el medio se va a definir todo. No será sencilla esa batalla, porque ellos no tienen puestos fijos y generalmente buscan comerle la espalda a los volantes centrales. Por suerte, nuestros defensores están en un gran momento y eso nos ayudan un montón a nosotros”.

Freitas opina, además, que esto se resume a una cuestión de estados, de concentración y atención a lo largo y ancho del campo del Malvinas Argentina. “Si hay que tirarse para atrás y resistir, bien. Después habrá que salir a buscar el gol. Ojalá podamos coronar un gran año, este grupo se lo merece”. Siendo uno de los recién llegados, porque se sumó al proceso durante el inicio de la Copa Sudamericana, Freitas sueña en grande. La Copa lo desvela y por ella va a dejar todo.

De la mano del “Ruso”

Nacido en la provincia de Buenos Aires, Zielinski es quien dirige la batuta, el que llevó al “Decano” hasta esta final, superando trances de malos momentos. “Tenemos que hacer un partido muy bueno. Trataremos de llevarnos lo que queremos, que es el campeonato”, asevera un “Ruso” confiado en el plantel que trajo hasta Mendoza. Confía en los que jugarán desde el arranque, en los que esperarán su chance en el banco de suplentes. “A River le conviene por ahí un partido de ida y vuelta. Debemos tratar de que sus jugadores importantes no estén cómodos. Tenemos la experiencia del partido anterior”, comenta el entrenador y elso habla a las claras de que Atlético no dejó nada librado al azar.

Comentarios