Larga distancia, un viaje azaroso para los discapacitados

Las penurias van desde la dificultad para conseguir el pasaje gratis hasta la falta de rampas en los colectivos y las ventanillas altas en las boleterías

29 Nov 2017
1

ANTES DE EMBARCAR. Para quienes padecen problemas motores es un momento estresante.LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO.-

Las leyes están, pero no se cumplen. Una persona sola, en silla de ruedas, no puede viajar en colectivo a otra provincia. Ninguna unidad está adaptada. Si, además, no tiene acceso a una computadora, no puede solicitar un boleto gratuito. El sistema on line ha sido creado para dar más comodidad a las personas con discapacidad, pero desde hace seis meses, cuando se implementó, los problemas se van superando a medida que aparecen. La arquitecta Josefina Ocampo, experta en accesibilidad, sostiene que al menos el 80% de los discapacitados motores son, en los hechos, “presos domiciliarios”.

“Una persona en silla de ruedas no puede decir ‘me voy de vacaciones en micro’. Los colectivos no tienen rampas ni pisos bajos, las puertas son estrechas y los baños, minúsculos. Las mesas de la boletería son elevadas. La señalética en sistema Braille para personas ciegas o de voz para los sordos es inexistente”, advirtió Ocampo. “En Tucumán hay cerca de 40.000 discapacitados motores según el Censo Nacional de 2010 y el 80% no puede hacer uso del transporte público”, añadió.

Ocampo asistió a la jornada sobre “Derecho de Acceso al Transporte Interjurisdiccional de Pasajeros”, que se desarrolló en la sede de la Defensoría del Pueblo. En el encuentro disertaron Isabel Ramos Vardé y Mariana Casielles y el doctor Arturo Forenza, todos de la Comisión Nacional Reguladora de Transporte (CNRT); Ramiro Granado, delegado del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) y Martín Terán del área Salud y Discapacidad de la Defensoría del Pueblo. La actividad había sido organizada por esas tres instituciones.

Durante la jornada los expositores hablaron sobre los derechos de las personas a acceder al transporte gratuito y sobre las distintas gestiones que realiza cada organismo para mejorar la accesibilidad al transporte público entre provincias. Varios representantes de ONG y el público en general expusieron los problemas que sufren a diario, sobre todo, las personas con disminuciones motrices.

El boleto gratuito

Una de las cuestiones que pusieron de relieve fue la dificultad de muchos para conseguir boletos gratuitos. La respuesta que reciben de las empresas es: no hay cupo. ¿Cómo se resuelve esa situación? Las empresas tienen la obligación de contar con dos lugares para personas con discapacidad por cada 54 pasajeros. Cuando esa norma no se cumple los afectados pueden realizar el reclamo en la CNRT, que funciona en la misma Terminal de Ómnibus. “Allí se ayuda a la persona a obtener una solución lo más pronto posible”, señaló Forenza. La institución tiene una función de contralor.

Se calcula que cerca de 100.000 personas con discapacidad y trasplantadas viajan por mes en un micro de larga distancia en Argentina en forma gratuita. Lo hacen amparados por las leyes 22.431 y 26.929 y sus modificatorias.

La CNRT implementó un sistema para tramitar los pasajes vía online pero todavía hay muchas aristas para limar. En primer lugar porque es indispensable tener el Certificado Único de Discapacidad y no todos lo tienen. En esos casos, la CNRT va solucionando uno por uno los problemas de cada persona para garantizar que se cumpla la ley por la que todas las personas con discapacidad, sin distinción de nivel social, pueden acceder a viajar en forma gratuita por el país en colectivos.

Los especialistas reconocen que la Argentina cuenta con todas las leyes que hacen falta para hacer la vida más fácil a las personas con discapacidad. Pero, admiten, no se cumplen. Ocampo hace notar que según la reglamentación, hasta 2012 todas las unidades deberían haber estado adaptadas. Sin embargo, a la fecha la deuda se mantiene mientras la necesidad va en aumento.

> Obligaciones de las empresas 

- Renovar los colectivos para que sean accesibles.

- Contar con puertas que permitan el ingreso de una silla de ruedas.

- Reservar dos asientos para personas con discapacidad.

- Permitir que las personas con discapacidad suban o bajen del colectivo por cualquiera de las puertas.

- Tener espacios para ubicar los elementos que la persona con discapacidad usa para trasladarse.

- Colocar el número de línea, ramal y otras indicaciones en carteles fácilmente visibles. 


> Tickets on line | Cómo hacer la reserva

Lo primero es contar con el Certificado Único de Discapacidad (CUD) o la credencial del Incucai para personas con trasplantes. Luego se pide la reserva del pasaje en la página reservapasajes.cnrt.gob.ar, de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Hay que completar con los datos personales y poner el código del CUD. Finalmente, se debe retirar el pasaje de la boletería por lo menos 48 horas antes de viajar. Para hacerlo, hay que presentar el código de la reserva. 

La Comisión Nacional de Regulación del Transporte controla, asesora y ayuda
Ante cualquier inconveniente que impida a una persona con discapacidad acceder a su derecho de un pasaje gratuito para transitar por el país, la oficina de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) es la indicada para realizar la denuncia. La repartición está ubicada en la Terminal de Ómnibus, a la altura del andén 62. La CNRT atiende entre 50 y 60 consultas por día. Arturo Forenza, titular de la institución en Tucumán, explica que la mayoría de los usuarios piden asesoramiento sobre cómo conseguir el boleto gratuito. En algunos casos se ayuda a la persona para que realice la reserva por internet. “Han ocurrido situaciones en las que habiendo realizado la reserva del pasaje con debida antelación, cuando la persona fue a la ventanilla a pedir el pasaje le dijeron que ya no había cupo. Todas estas situaciones se van resolviendo a medida que se presentan. Nos interesa conocer los problemas para darles solución, porque el sistema es perfectible”, afirmó. Acotó que siempre se trata de dar una respuesta. Antes de labrar el acta se acude con un fiscalizador a la empresa y se realiza una mediación. Si la empresa niega el derecho al usuario se impone una multa.
 
Programa de protección 
“Estamos bregando para que se eleve el cupo de dos personas por unidad de transporte”
“Desde el Programa de Protección e Inclusión de las Personas con Discapacidad en el Transporte, de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, estamos bregando para que se aumente el cupo que tienen las personas con discapacidad para la reserva del boleto gratuito (es de dos personas discapacitadas, con sus respectivos acompañantes si hiciera falta, por cada 54 pasajeros). “Cuando la empresa se niega a dar este derecho es multada conforme está previsto en la ley. La empresa debe pagar entre 1.000 y 15.000 boletos mínimos por cada infracción. Además cuando hay ocultamiento de cupo, por ejemplo, se labra el acta respectiva”, explica Isabel Ramos Vardé, coordinadora del programa. 
“Este año hemos trabajado sobre la reserva on line de pasajes, y también en la capacitación para choferes sobre el trato a la persona con discapacidad”, contó. Añadió que el sistema todavía se está adaptando y aclaró que si bien es necesario tener el Certificado Único de Discapacidad, esto no quiere decir que los demás no tengan derecho a pasajes gratuitos. “Los que no lo tienen deben registrarse en la delegación de la CNRT por única vez y luego pueden hacer la reserva personalizada”, dijo.
 
Discriminación 
EL INADI orienta y realiza una mediación entre las partes para poder llegar una solución
La falta de cupo en las empresas de transporte es uno de los temas recurrentes entre las quejas que realizan las personas con discapacidad en relación al transporte público de larga distancia. Ramiro Granado, delegado del Inadi Tucumán, informó: “muchas veces estas situaciones terminan retrasando la entrega del pasaje y desgastando las fuerzas de las personas con discapacidad. En otras ocasiones el usuario no regresa a pedir lo que le corresponde”. Granado comentó que el cupo asignado de dos personas ya ha sido desestimado por la Justicia por discriminatorio, por lo tanto, cuando alguien necesita viajar con urgencia, se puede insistir ante las empresas hasta conseguir una solución. Pero los casos son analizados uno por uno. “Primero se trata de ver si el hecho se enmarca dentro de la figura de discriminación. Si es el caso, nos contactamos con la CNRT y con la empresas de transporte para ver qué soluciones podemos dar al conflicto, ya que la mediación es justamente la función principal del Inadi”, explicó. Granado señaló que el sistema on line es bueno, pero todavía necesita varios ajustes para que beneficie a todas las personas.

> Dónde reclamar 
La Comisión Nacional de Regulación del Transporte controla, asesora y ayuda

Ante cualquier inconveniente que impida a una persona con discapacidad acceder a su derecho de un pasaje gratuito para transitar por el país, la oficina de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) es la indicada para realizar la denuncia. La repartición está ubicada en la Terminal de Ómnibus, a la altura del andén 62. La CNRT atiende entre 50 y 60 consultas por día. Arturo Forenza, titular de la institución en Tucumán, explica que la mayoría de los usuarios piden asesoramiento sobre cómo conseguir el boleto gratuito. En algunos casos se ayuda a la persona para que realice la reserva por internet. “Han ocurrido situaciones en las que habiendo realizado la reserva del pasaje con debida antelación, cuando la persona fue a la ventanilla a pedir el pasaje le dijeron que ya no había cupo. Todas estas situaciones se van resolviendo a medida que se presentan. Nos interesa conocer los problemas para darles solución, porque el sistema es perfectible”, afirmó. Acotó que siempre se trata de dar una respuesta. Antes de labrar el acta se acude con un fiscalizador a la empresa y se realiza una mediación. Si la empresa niega el derecho al usuario se impone una multa. 

> Programa de protección 
“Estamos bregando para que se eleve el cupo de dos personas por unidad de transporte”

“Desde el Programa de Protección e Inclusión de las Personas con Discapacidad en el Transporte, de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, estamos bregando para que se aumente el cupo que tienen las personas con discapacidad para la reserva del boleto gratuito (es de dos personas discapacitadas, con sus respectivos acompañantes si hiciera falta, por cada 54 pasajeros). “Cuando la empresa se niega a dar este derecho es multada conforme está previsto en la ley. La empresa debe pagar entre 1.000 y 15.000 boletos mínimos por cada infracción. Además cuando hay ocultamiento de cupo, por ejemplo, se labra el acta respectiva”, explica Isabel Ramos Vardé, coordinadora del programa. 
“Este año hemos trabajado sobre la reserva on line de pasajes, y también en la capacitación para choferes sobre el trato a la persona con discapacidad”, contó. Añadió que el sistema todavía se está adaptando y aclaró que si bien es necesario tener el Certificado Único de Discapacidad, esto no quiere decir que los demás no tengan derecho a pasajes gratuitos. “Los que no lo tienen deben registrarse en la delegación de la CNRT por única vez y luego pueden hacer la reserva personalizada”, dijo.

> Discriminación 
El INADI orienta y realiza una mediación entre las partes para poder llegar una solución

La falta de cupo en las empresas de transporte es uno de los temas recurrentes entre las quejas que realizan las personas con discapacidad en relación al transporte público de larga distancia. Ramiro Granado, delegado del Inadi Tucumán, informó: “muchas veces estas situaciones terminan retrasando la entrega del pasaje y desgastando las fuerzas de las personas con discapacidad. En otras ocasiones el usuario no regresa a pedir lo que le corresponde”. Granado comentó que el cupo asignado de dos personas ya ha sido desestimado por la Justicia por discriminatorio, por lo tanto, cuando alguien necesita viajar con urgencia, se puede insistir ante las empresas hasta conseguir una solución. Pero los casos son analizados uno por uno. “Primero se trata de ver si el hecho se enmarca dentro de la figura de discriminación. Si es el caso, nos contactamos con la CNRT y con la empresas de transporte para ver qué soluciones podemos dar al conflicto, ya que la mediación es justamente la función principal del Inadi”, explicó. Granado señaló que el sistema on line es bueno, pero todavía necesita varios ajustes para que beneficie a todas las personas.

Comentarios