La Armada admite que el San Juan había reportado “un principio de incendio”

Pese a los rastrillajes, el submarino sigue sin ser localizado; se suman más buques extranjeros.

28 Nov 2017
2

HORAS CRUCIALES. Un experto de EE.UU revisa el océano desde un avión. telam

BUENOS AIRES.- El submarino ARA San Juan, que se encuentra desaparecido con 44 tripulantes en las aguas del Atlántico Sur desde hace 13 días, continúa sin poder ser localizado, informó la Armada. Ayer, esa fuerza volvió a insistir que “no hay ningún indicio” que la nave haya sido sufrido “un ataque exterior”.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, informó que “lamentablemente” sigue sin ser detectado el navío y confirmó que se sumaron a la búsqueda tres sumergibles remotos, dos de origen ruso y un tercero estadounidense. “Con todo este despliegue, lamentablemente no hemos tenido todavía una detección o localización del submarino”, señaló el portavoz en una nueva rueda de prensa que ofreció en el Edificio Libertad sobre el San Juan.

Consultado sobre versiones que circulan en redes sociales, el portavoz naval subrayó que “ningún indicio” indica que “haya habido un ataque exterior al submarino ARA San Juan”. Reiteró, en cambio, que se registró una explosión y dijo que el organismo con sede en Viena que la detectó informó que fue leve comparada con una explosión nuclear. Además, descartó que esa explosión o implosión pueda haber sido causada por armamento propio, ya que el San Juan “no tenía torpedos de combate”.

Balbi reiteró que el miércoles 15 de noviembre el comandante del San Juan informó, en su última comunicación, que “un ingreso de agua por el snorkel” había causado “un principio de incendio” en una bandeja del sector de baterías, tras lo cual el submarino seguía navegando.

La nave, con 43 hombres y una mujer a bordo, zarpó de Ushuaia y preveía llegar el domingo pasado a Mar del Plata, pero el miércoles pasado, a las 7.30, se perdió el contacto. La última posición conocida es en el área del Golfo San Jorge, 432 kilómetros frente a las costas de Chubut. El 15 de noviembre se detectó un estallido, tres horas después del último reporte del comandante de la nave.


Itatí Leguizamón, esposa de Carlos Zavalla, uno de los tripulantes del submarino, dijo que fue agredida por otros familiares y que “le recomendaron no volver a la base” por haber hecho declaraciones en un programa de televisión. “No me dejaron entrar, me agredieron, yo tengo derecho a decir lo que quiera. ¿Por qué no lo admiten? Fue una implosión, no hay posibilidad de vida”, dijo la mujer.

Asimismo, sostuvo que por las declaraciones realizadas en el programa de Mirtha Legrand algunos familiares de otros tripulantes intentaron golpearla. “Son unos necios, me dieron a entender que no vuelva a entrar a la Base Naval. Yo no voy a recurrir a la violencia, si ellos son violentos es problema de ellos”, dijo. Para la mujer, esos familiares siguen con la esperanza de que vuelvan con vida los tripulantes. “Yo voy a decir lo que quiera, tengo derecho. Me dijeron que no lo quería, que era una desgraciada que hablaba así porque no tengo hijos. Lo amo (a Carlos), estoy con su mamá y su hermana”, señaló.

En tanto, las dos hermanas del suboficial Celso Oscar Vallejos, uno mantienen el ayuno en la base naval de Mar del Plata. Marta Vallejos, de 37 años, aclaró que “no es una huelga de hambre, como circuló en algunos medios, sino un ayuno”, y lo definió como “un sacrificio a Dios”. (DyN/Télam/infobae.com)

Comentarios