Terminó el cautiverio de Baguira y parte de Tucumán a Sudáfrica, rumbo a la libertad

En San Pedro de Colalao comenzó el largo periplo de la leona. Se acondicionó la jaula para que viaje cómoda durante tres días

25 Nov 2017
1

CAMINO A UN SANTUARIO. Soltarán la leona en una reserva para felinos nacidos en cautiverio o provenientes de circos; sin público a la vista.

Cuando la rescataron, en agosto de 2015, estaba desnutrida, con apenas 65 kilos y tenía la salud muy deteriorada, casi a punto de morir. Dos años después, está hecha una princesa rubia de cuerpo radiante, con un peso de 170 kilogramos y ojos marrones. Baguira, como la bautizaron en Tucumán, es una leona de siete años que el jueves a la siesta comenzó un largo camino a casa que la devolverá al lugar de sus orígenes: Sudáfrica.

El viaje de Baguira se inició en San Pedro de Colalao, en la reserva del Instituto Carlos Pellegrini. Allí fue subida a un camión que la trasladó hasta el aeropuerto internacional de Ezeiza. “No se utilizaron sedantes, ni anestesia para no ponerla nerviosa; la idea era que estuviera tranquila, porque hay animales que se pueden infartar por estrés”, explicó Carlos Parajón, jefe del Departamento de Recursos Naturales de la Dirección de Flora y Fauna de Tucumán.



OPERATIVO. Baguira no fue sedada para el traslado; los expertos armaron una jaula acondicionada para el viaje por vía terrestre y por vía aérea.

Dos expertos en traslado de animales vinieron de Buenos Aires para participar del operativo. Aquí se fabricó una jaula con barras de hierro, revestida con placas de madera, un espacio para respiradero y en la base se hizo una suerte de bandeja extraíble para retirar los residuos del animal. Esos fueron los requerimientos de la aerolínea para trasladar a Baguira desde Ezeiza a San Pablo y luego a Johannesburgo. Luego seguirá por vía terrestre unas 17 horas de viaje hasta llegar al Santuario Phantera Africa. “Su destino es una reserva para felinos nacidos en cautiverio, provenientes de zoológicos y circos, entre otros sitios, que no se dedica a la cría en cautiverio ni al comercio y que no tiene contacto directo con el público”, detalló Nadia Cirami, técnica de la División Fauna. Ella estuvo a cargo de la gestión para el traslado de Baguira. Dijo que primero se intentó un traslado al Santuario Rancho Dos Gnomos de Brasil, pero fracasó; luego se buscó una reserva en Colorado (Rocky Mountain Wildlife Conservation Center), en Estados Unidos, pero tampoco tuvo éxito; hasta que finalmente se contactó con las autoridades del santuario de Sudáfrica.

La reglamentación

Los transportistas que llevaron a Baguira desde San Pedro de Colalao hasta Ezeiza fueron los expertos Fernando Loureiro y Fabián Casuccio. Ellos trajeron desde Buenos Aires la viruta de madera esterilizada y envasada al vacío para colocar en la jaula. En la base de la jaula se colocaron además telas de pañales descartables que absorben los excrementos; según la reglamentación de la aerolínea.

El caso de Baguira comenzó el 1 de agosto de 2015 en Simoca, donde estaba el Circo Yugoslavo, que hizo una entrega voluntaria de la leona. “Estaba muy débil y fue trasladada a la Estación de Piscicultura de El Cadillal -recordó Nadia Cirami-, a una jaula acondicionada para la contención de este tipo de ejemplares, pensando en la corta residencia del animal. Allí se reforzó el cuidado de la leona mediante guardias rotativas”, precisó.

EN LA MITAD DEL TRAYECTO. Ayer, al llegar al aeropuerto de San Pablo, Brasil, la jaula estuvo en espera para el vuelo de conexión a Johannesburgo. 

La estadía en El Cadillal, sin embargo, se hizo larga y generó una polémica, porque los vecinos iniciaron un expediente para solicitar el traslado de la leona. Su presencia en la villa turística generaba inquietud. Finalmente, el 6 de septiembre de 2016, Baguira fue trasladada a la Reserva Fito Zoológica Carlos Pellegrini de manera transitoria, en zona de cuarentena, sin contacto con el público.

Llegada

Hoy, a las 5 de la madrugada (hora argentina), la leona aterrizará en el aeropuerto de Johannesburgo. Baguirá mantendrá su nombre, según el compromiso de la reserva, dijo Parajón. “Los santuarios, para decirlo de un modo coloquial, son fincas de varias hectáreas con cercas de seguridad, donde los leones andan sueltos a sus anchas; sólo hay felinos”, aclaró.

Exultante, Nadia Cirami recibió fotos de la leona en el aeropuerto de San Pablo, durante la espera del vuelo de conexión a Sudáfrica. “El Santuario Panthera África le asegurará a Baguira la oportunidad de llevar una mejor vida”, resaltó.


polémica
en el cadillal, los Vecinos le tenían miedo a la leona
En agosto de 2016, un grupo de vecinos de El Cadillal temía que la leona se escapara y que en su camino no dejara ni un animal doméstico vivo. LA GACETA reflejó la polémica por el futuro de Baguira. Aquella vez, algunos pedían que fuera sacrificada. 


Comentarios