¿Se hará un trasplante de cabeza en 2018?

25 Nov 2017

El médico italiano Sergio Canavero anunció que está decidido a hacer un trasplante de cabeza el año próximo y desató una fuerte polémica en los ámbitos científicos. En su libro “Medicus Magnus”, Canavero explicó que el objetivo será implantar la cabeza de una persona gravemente enferma en el cuerpo de un donante con muerte cerebral, informa la agencia DPA.

La idea parece absurda, sobre todo porque no hay fases científicas previas. En los últimos años no se realizaron trasplantes de cabezas de animales a gran escala ni tampoco se informó sobre la curación de personas con lesiones de médula espinal.

Por eso la reacción entre los círculos médicos fue tan adversa. “Es pura publicidad”, sostiene Edgar Biemer, de la Clínica Caspari de Múnich, participante en un espectacular trasplante de brazo en Alemania. “Creo que es absolutamente imposible restablecer la conexión con la médula espinal en un trasplante de ese tipo”, afirma.

“Si se separa la médula espinal de la cabeza se acabó, para siempre”, añade el jefe de neurocirugía de la Clínica Diakonie de Siegen, también Alemania.

¿Sólo ambición?

Según Canavero, será un paciente chino el que reciba otro cuerpo y la mayor parte de los especialistas que intervendrán serán chinos. “China quiere posicionarse como nueva superpotencia en la medicina con el primer trasplante de cabeza”, asegura el médico italiano, que considera al proyecto tan importante como la llegada a la Luna.

No todos piensan como él. “Es una cuestión de ambición, no de la operación en sí”, opinó Uwe Meier, de la Asociación de Neurólogos de Alemania. Algo así deja entrever el propio Canavero en su libro. “Sólo el primero que consigue algo nuevo entra en los libros de historia”, escribe. “Para cambiar la humanidad hay que ser valiente, algunos dicen que atrevido”, añade.

¿Y el paciente? ¿No corre el riesgo de morir? “Sí. Si dijera otra cosa no sería sincero”, escribe Canavero. Pero no le parece motivo suficiente para esperar. Tampoco cree que los debates éticos deban frenarlo.

Prueba con cadáveres

El otro protagonista de este proyecto es el médico chino Ren Xiaoping, de la Universidad de Harbin, mucho más cauto que Canavero. “Todavía queda un largo camino hasta un trasplante de cabeza”, aseguró recientemente, y admitió que no sabe cuándo se podrá hacer y que no está decidida ni la fecha ni el lugar.

Para prepararse realizaron un trasplante con cadáveres, cuyos resultados publicaron recientemente en la revista especializada “Surgical Neurology International”. En una intervención de 18 horas se trasplantó la cabeza del cadáver de un hombre que acababa de morir al cuerpo de otro cadáver.

Dos equipos de cinco cirujanos cortaron paso a paso todos los elementos conectores y los unieron al segundo cuerpo. Según Ren, con este experimento sólo se desarrolló un primer modelo de operación.

El médico chino presentó estos días el video de un perro al que asegura haber cortado la médula espinal y luego vuelto a conectarla con polietilenglicol. Afirma que el animal pudo volver a caminar, aunque es difícil confirmarlo.

Ren asegura que muchos voluntarios se pusieron en contacto con él para el primer trasplante de cabeza. “Un día, cuando se hayan solucionado las cuestiones científicas y técnicas, escogeremos a uno de esos pacientes”, afirma.

Comentarios