Silvio Santander, en contra del “resultadismo” en el básquet

El dirigente busca que en las formativas prime la enseñanza y el desarrollo

24 Nov 2017
1

la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

El deporte en general, y el básquet en particular, no resultan inmunes a la cultura del éxito a como dé lugar, tan propia de la sociedad actual. Desde que comienzan a asistir a un club, muchos chicos son contagiados por los adultos de esa necesidad de conseguir una victoria, a cualquier precio. El ganador escucha aplausos; el derrotado suele ver caras largas y ceños fruncidos.

El programa de Formación, de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), que se puso en marcha hace tres años, busca erradicar esta cultura. El director de este, desde hace unos 10 meses, es Silvio Santander. Según explicó, desde allí se trabaja para que se priorice, ante todo, la enseñanza y el desarrollo del chico. “El método CABB comenzó con la idea de contar con un manual para el entrenador de formativas de todo el país, que contenga sugerencias de pasos metodológicos a seguir a la hora de enseñar. Puntos que están más vinculados a la enseñanza y no al resultado, como ocurre en la actualidad, según un diagnóstico que realizamos”, dijo.

Santander visitó nuestra provincia en el marco de la concentración que realizó en Tucumán la preselección argentina U15 de provincias del norte del país, entre el martes 14 y el sábado 18. El jueves 16 disertó en la Legislatura acerca del Método CABB. Antes, conversó con LG Deportiva, sobre este y otros temas del básquet.

- ¿En qué consiste el Método?

- Además de unir y de compartir conocimiento buscamos trabajar sobre algunos ejes de desarrollo, de la progresión de contenidos, de los programas que debe tener cada club; es decir, todo lo que genere pensar un poco más a mediano y a largo plazo, con la idea de que la selección mayor pueda estar nutrida de la mayor cantidad de jóvenes talentos posibles en un mediano plazo.

- ¿El huevo de la próxima “Generación dorada”?

- Nuestra intención es que entre todos podamos contribuir con un granito de arena a formar mejores jugadores. Si después llega a ser una generación “dorada” o “plateada” no lo sabemos.

- En concreto, ¿qué implica unificar criterios?

- Queremos que los ejes en los cuales se trabaja sean similares en todo el país. Por ejemplo, hay una cuestión reglamentaria: la U13 tiene actualmente 11 maneras distintas de jugar en el país. Queremos unificar esto para que se juegue en todos lados igual, con la idea de que el chico, si cambia de club o si es convocado a la selección de su provincia, conozca una estructura de base.

- ¿Cómo se logra unificar 11 maneras distintas en una sola?

- Es un laburo a mediano y a largo plazo. Hay que convencer a los dirigentes de las federaciones, a los entrenadores. Necesitamos entender que no está bueno que en cada provincia se juegue de una manera, porque tenemos torneos argentinos, en los que cada uno lleva un reglamento distinto, y ahí se resuelve. No debe pasar eso; deben unificarse los criterios, para que la enseñanza sea la correcta. En un mismo país no podemos jugar de manera distinta.

- ¿Y en esto deben colaborar federaciones, clubes, entrenadores, árbitros y padres?

- Sin duda. Cada uno de esos estamentos compone una pieza clave. Por ejemplo, el padre debe contribuir a que se entienda que en las categorías de formación hay que enseñar y, precisamente, formar; y esto implica esperar. Si se persigue rápidamente el resultado, y ese mensaje se baja todo el tiempo en la casa, sólo se logra que el día del partido el chico quiera ganar a cualquier precio. Y esto altera el proceso correcto del desarrollo y de la enseñanza. Necesitamos que cada una de las partes nos ayuden a que podamos alinearnos en la misma dirección.

- ¿Cuál es el balance del programa de Formación?

- Antes de que llegue yo se había trabajado muy bien en un rastrillaje en todo el país, de chicos altos. En cada provincia hay un tecnificador, que nos pasa datos de estos chicos. Y desde que llegué, destaco el Manual para entrenador formador, que tuvo una respuesta muy importante en todo el país (se lo puede descargar del sitio de la CABB). Y, como complemento, tenemos un canal de YouTube con más de 100 videos -hasta mitad del año que viene queremos llegar a 400-, para que el entrenador tenga apoyo y ayuda.

- ¿Cómo está visto este programa en el mundo?

- Muy bien. Todo el mundo sabe que somos un país que siempre se caracterizó por desarrollar y por mejorar jugadores. En los últimos años hemos tomado el camino del “atajo”, del resultado por encima de la formación. Debemos tratar de enderezarnos, porque tenemos cosas para dar. Para ello hay muy buenos entrenadores en el país.

- ¿Cómo está trabajando Tucumán en este punto?

- Bien. Con la Federación estamos en permanente contacto, porque está trabajando con la idea de que las selecciones puedan estar todo el año entrenando. Lo vemos muy alineado en lo que estamos queriendo trabajar. Además, siguen saliendo chicos; y queremos que siga así.

Comentarios