El PE propone “ordenar” la oferta electoral

La secretaria de Gobierno se opone a que la Justicia provincial absorba la administración de los comicios. “No podemos volver a vivir sucesos como los de 2015”, dijo Vargas Aignasse. Cree que deben revisarse el sistema electoral, el medio de votación y el organismo de control

21 Nov 2017
1

CONSENSO. La funcionaria instó a un acuerdo oficialismo-oposición. la gaceta / foto de diego araoz

Una reforma política basada en tres pilares persigue la Provincia: claridad en la oferta electoral, sencillez en los medios para expresar la voluntad ciudadana y que contribuya positivamente a legitimar a los representantes electos. Según la secretaria de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse, analizar y modificar el sistema electoral y político local es una necesidad imperiosa para Tucumán y “una obligación moral de sus representantes”.

La funcionaria, que encabezó el proceso de discusión a partir del cual surgió el digesto Tucumán Dialoga, insistió en que no se puede llegar a 2019 sin haber repensado las normas para evitar el bochorno de 2015. “No podemos volver a vivir sucesos como los de 2015, donde una elección legítima y ganada por un margen de diferencia abrumador fue cuestionada durante dos años hasta que la Corte Suprema nacional agotó ese debate con un fallo judicial. La competencia sobre la reforma política es exclusiva y excluyente de la provincia”, dijo.

Del trabajo realizado en estos dos años, según Vargas Aignasse, surge con claridad que más del 35% de los votantes que participó en 2015 se quedó sin representación en la legislatura. “Hay que despojarse de intereses individuales y hacer un compromiso honesto de unificar lo que se dice y pregona con lo que se hace. La Legislatura hoy cuenta con todas las herramientas para debatir la reforma política y será responsabilidad del oficialismo y de la oposición concretarla”, añadió.

Precisamente, en la Cámara ya se activó la comisión de Reforma Política. En el primer encuentro, legisladores dejaron algunas impresiones acerca de los cambios que deberían implementarse. Una de las dudas gira en torno a la posibilidad de limitar o eliminar los acoples sin tocar el texto constitucional. Vargas Aignasse considera que, para modificar el sistema de acoples, debería habilitarse una reforma de la Carta Magna. Sin embargo, cree, es posible mejorar el actual regimen disminuyendo la cantidad de partidos. Para eso, se deberían exigir mayores requisitos y exigencias de información pública a las agrupaciones. “Esto ordenaría la oferta electoral, aumentaría la percepción de transparencia por parte del elector y permitiría que más cantidad de ciudadanos estén representados en la Legislatura”, afirmó.

Respecto del voto electrónico, también un mandato de la Constitución de 2006, recordó que es necesaria una ley que reglamente su implementación. No obstante, puso en duda su eficacia y recordó que muchos países que lo tenían optaron por regresar al uso de la boleta en papel.

Vargas Aignasse se mostró reacia a que la Justicia absorba la administración del proceso electoral. “Las voces que se manifiestan en ese sentido desconocen las posiciones académicas y técnicas respecto de los organismos electorales. Necesitamos sacar de la Justicia aquellas cuestiones que son administrativas y que entorpecen su función jurisdiccional. Sí puede analizarse la posibilidad de la creación de un Juzgado Electoral, con apelación directa a la Corte, que solo resuelva cuestiones contenciosas, no solo de elecciones provinciales sino también de procesos electorales de colegios profesionales y entidades intermedias”, planteó la funcionaria.

Comentarios