El Comité Internacional Fair Play reconocerá al atleta que le reconstruyó la cara a un colega

17 Nov 2017
1

IMAGEN. Jorge Rodríguez y Henning Olsrud, protagonistas de la singular historia.

Una “casualidad” le puso hace más de un año ante una situación especial mientras competía en León (México), del DecaultraTri, un quíntuple Ironman. Esa “casualidad” está a punto de darle un reconocimiento mundial en el Palacio de Egmond de Bruselas (Bélgica). Será el de “Gesto Deportivo Ejemplar”, que hoy le otorgará el Comité Internacional de Fair Play.

El protagonista de esta historia es el ultra atleta Jorge Ariel Rodríguez. El concepcionense se reparte en el deporte y su profesión de médico cirujano. En México, sus dos pasiones se unieron, cuando en medio de la competencia logró reconstruirle el rostro a un participante noruego, Henning Olsrud, que se había accidentando durante su desarrollo. Gracias a esta intervención, el europeo pudo completar el desafío.

“El Comité Olímpico Argentino elevó el caso a nivel internacional; son muchos los hechos de distinto tipo que se envían de todo el mundo. El Comité Internacional premia cuatro categorías y la mía es la más alta e importante. Es el ‘Pierre de Coubertein World Fair Play Trophy’”, contó Jorge, a quien LA GACETA también reconoció a finales del año pasado, durante la entrega de los premios a lo mejor del deporte tucumano.

“Con todo esto sólo puedo decir que actitudes como esta las tendría una y mil con cualquiera que atraviese una situación similar, porque esa es mi esencia: ser un hombre de bien. Agradezco a Henning, porque él es parte de todo esto”, agregó el ultra atleta.

En su momento, había contado a LG Deportiva cómo se había producido el hecho por el cual ahora recibirá un reconocimiento. “Me había caído en un puente y al noruego le pasó lo mismo dos kilómetros atrás. Llegamos juntos a la meta y nos llevaron al hospital. Al ver la situación, me dije ‘pobre, tengo que ayudarlo’. Le comenté que me iba a quedar tranquilo si me autorizaban a que le haga la práctica, que era importante. Lo calmé con eso. Llegó la autorización oficial de las autoridades mexicanas de salud, pedí lo que era necesario y estuve unas tres horas haciéndole la cirugía. Después de la práctica él me imploraba que lo deje seguir. Aun le faltaba la maratón y a mí los 61 kilómetros de bicicleta, más la maratón. Le dije que camine, me hizo caso y terminó. Al otro día de la prueba, empecé a curarlo porque ambos estábamos en el mismo hotel.”

LO QUE PASÓ
Jorge Rodríguez y Henning Olsrud participaban en León (México) del DecaultraTri, un quíntuple Ironman.
Ambos se cayeron y sufrieron golpes de distinta consideración, por lo que fueron hospitalizados.
Olsrud se llevó la peor parte por un tremendo golpe en la cara. Entonces, Rodríguez se ofreció a operarlo.
En tres horas de cirugía, autorizadas por autoridades sanitarias mexicanas, el rostro del noruego fue reconstruido.
Tanto el médico como el paciente siguieron luego en competencia y pudieron completarla satisfactoriamente.
Una vez terminada la prueba, Rodríguez le hizo curaciones por dos días, hasta que Olsrud volvió a su país.
Al llegar a Noruega, Olsrud se hizo ver con un cirujano, que le confirmó que todo lo que le había hecho estaba bien.

LO QUE PASÓ

Jorge Rodríguez y Henning Olsrud participaban en León (México) del DecaultraTri, un quíntuple Ironman.

Ambos se cayeron y sufrieron golpes de distinta consideración, por lo que fueron hospitalizados.

Olsrud se llevó la peor parte por un tremendo golpe en la cara. Entonces, Rodríguez se ofreció a operarlo.

En tres horas de cirugía, autorizadas por autoridades sanitarias mexicanas, el rostro del noruego fue reconstruido.

Tanto el médico como el paciente siguieron luego en competencia y pudieron completarla satisfactoriamente.

Una vez terminada la prueba, Rodríguez le hizo curaciones por dos días, hasta que Olsrud volvió a su país.

Al llegar a Noruega, Olsrud se hizo ver con un cirujano, que le confirmó que todo lo que le había hecho estaba bien.

Comentarios