Ariel García, Alberto Colombres Garmendia y un tenso cruce en el ascensor

El radical lo niega, pero el macrista se sintió amenazado; dos testigos.

17 Nov 2017
1

Dos protagonistas, dos testigos, dos versiones.

Uno de los ascensores del ala sur del edificio de la Legislatura fue escenario de un tenso cruce entre el vicepresidente 2° del cuerpo, Ariel García (UCR), y Alberto Colombres Garmendia (PRO-Cambiemos).

Si bien el radical le restó trascendencia al episodio, al que calificó como un “contrapunto”, el macrista confirmó que “hubo una amenaza” verbal, aunque aclaró que su colega no se refería a una posible agresión física, sino a una eventual represalia política en su contra.

Todo transcurrió ante las miradas del secretario de la Cámara, Claudio Antonio Pérez, y del legislador Christian Rodríguez (Peronismo del Bicentenario-Cambiemos). Estos, más allá de haber expresado relatos disímiles sobre los hechos y su magnitud, confirmaron que la discusión existió.

Los hechos trascendieron esta semana, aunque se produjeron tras la Labor Parlamentaria del 31 de octubre. Fue la primera posterior a la votación para la renovación de las autoridades legislativas, en la que un grupo de opositores se retiró del recinto mientras el resto del cuerpo aprobaba la llegada de Fernando Juri como titular subrogante y de Juan Ruiz Olivares como “vice” 1°, y la continuidad de García como “vice” 2°.

Las fuentes concuerdan en que allí se originó la tensión, aunque las coincidencias se agotan hasta que los tres legisladores y el secretario Pérez entraron al ascensor.

“En el seno de la (Labor) Parlamentaria se inició un ida y vuelta de ideas políticas, con toda la ‘fiebre’ dejada por las elecciones”, indicó Pérez. Y recordó que días atrás, en sesión, se había votado la nueva mesa de autoridades. “La charla se trasladó al ascensor, y terminó ahí dentro con el típico ‘truco, quiero retruco, quiero vale cuatro’. Pero no me consta que haya habido un incidente de calibre verbal ni físico. No ha pasado nada de eso”, advirtió el secretario, ante una consulta de LA GACETA.

El legislador Rodríguez también aportó su relato. “Presencié una discusión acalorada, de tono alto. Creo que fue producto de la situación política que se ha vivido en la provincia, y también de la elección de la mesa (de la Cámara). Y me parece que la discusión se ha tornado un poco violenta”, interpretó el peronista. Afirmó que en la reunión de Labor Parlamentaria, Colombres Garmendia hizo un reclamo al respecto. “Había pedido que se permita a los bloques opositores elegir al vicepresidente 2°, y bueno, no ocurrió eso”, añadió. Aclaró que no hubo golpes en el ascensor, sino “violencia verbal”. Cuando se le preguntó si hubo amenazas en su contra, como indicaban las versiones, explicó: “sí, pero no sé en qué sentido las tomará el legislador”. Y añadió: “fueron amenazas más que todo políticas, y elevadas, de tono alto. No vi una amenaza de agresión física; sí una violencia verbal. Fue muy incómodo”.

El radical García desestimó esta versión. “No hubo ningún incidente”, le comentó a este diario. “Lo que sí tuve con el legislador del PRO fue un contrapunto en la última Labor Parlamentaria, y lo seguí hablando en el ascensor porque ahí nos encontramos. Y fue hace más de 15 días esa reunión”, indicó el vicepresidente 2°.

Colombres Garmendia, en tanto, afirmó que se sintió agraviado. “Entiendo que quizás el legislador García venía de semanas complicadas por el fragor de la campaña; quizás estaba demasiado nervioso. Seguramente fue un hecho aislado, y en algún momento el legislador, más tranquilo, pedirá las disculpas del caso”, indicó el macrista, que fue cuarto en la lista de candidatos a diputado de Cambiemos. Remarcó que “esto no debe pasar” en la Cámara y que fue una “amenaza producto de la histeria”. “Si bien esto habilita a plantear una cuestión de privilegio, no lo voy a hacer. Entiendo que es un hecho aislado, pero si se repite un episodio de esta naturaleza, veremos las medidas a tomar”, añadió.

Comentarios