Unos 60 tucumanos hinchas de River le pidieron a Gallardo que se quede muchos años en el club

06 Nov 2017
3

NO FUE SENCILLO, PERO DIJERON PRESENTES. Los organizadores del viaje reconocieron que no fue fácil llenar el colectivo pero eso se debió a que muchos tienen que trabajar hoy temprano, no por la derrota sufrida ante Lanús, en la Libertadores.

Para ellos, el Monumental es la Meca. No importaron los 1.200 kilómetros de distancia, ni las 17 horas a bordo de un micro semicama. Tampoco el dolor en el alma que tuvieron como compañero de camino por causa del martes negro, la noche de la derrota ante Lanús y la eliminación de la Copa Libertadores, el gran objetivo del año para el mundo River. Con todo y pese a todo, un grupo de 60 tucumanos fanas de River llegó a Buenos Aires con la ilusión intacta para vivir in situ el superclásico del fútbol argentino.

El viaje fue organizado en forma conjunta por la Filial “Federico Vairo” de Concepción y las agrupaciones “Amor por River” y “La Máquina”, de San Miguel. Un rato antes del pitazo inicial, varios de los integrantes de la comitiva tucumana conversaron con LG Deportiva para dar cuenta de su pasión por River.

“¿Por qué hacemos esto? La respuesta es simple: por amor a estos colores, que en mi caso me fueron inculcados por mi abuelo”, afirmó Pablo Olivera, vicepresidente de la filial. “Esto es muy lindo, todos los viajes hay hinchas que vienen por primera vez al Monumental, en este caso son seis y están terriblemente emocionados. Nos gusta traerlos a compartir esta fiesta, que es una fiesta mundial”, agregó uno de los encargados de la organización del viaje.

Esta vez, llenar el micro supuso un desafío extra, tras el mazazo caudado por la eliminación en la Copa Libertadores. Finalmente, hinchas procedentes de San Miguel, Concepción, Aguilares, Faimallá, Alberdi, Monteros, Los Sarmientos, Termas de Río Hondo e incluso uno originario de la localidad jujeña de San Pedro pagaron los 3.500 pesos que cobraron lor organizadores para llevar al grupo a Núñez , donde fueron testigos de uno de los clásicos más famosos en todo el mundo.

“Costó un poco completar el pasaje, pero lo pudimos sacar adelante. La verdad es que nos cuesta mucho. La gente no puede trabajar el lunes a la mañana porque estaremos de regreso en Tucumán alrededor de las dos o tres de la tarde”, señaló Carlos Romano, miembro de la agrupación “Amor por River” y organizador del viaje.

Apoyo incondicional

Según Romano, el combustible que impulsó a los hinchas tucumanos a decir presente fue su voluntad de apoyo en “las malas también”. “Siempre vamos a apoyar al equipo y Gallardo puede quedarse hasta el momento en que él diga no va más. Todos queremos ganar, pero nada altera el sentimiento por nuestro entrenador”, agregó, evitando, como todos los demás entrevistados, pronunciar el nombre del eterno rival.

Olivares coincide. “El Monumental estuvo lleno y eso habla bien de los hinchas. Vinimos a alentar y a apoyar al equipo y al técnico, se lo merecen. Queremos que el “Muñeco” se quede”, sostuvo.

Después de visitar el Museo de River y a la espera de recibir sus entradas en un local de comidas rápidas, ahí están todos ansiosos, vestidos de rojo y blanco. Está Carlos Bossi, un martillero público que también sigue por todos lados a Los Pumas y cuyo hijo es fana de Boca, y está José Galván, quien a sus 27 años habría de cumplir “el sueño del pibe”, tal como lo describió, de pisar el Monumental por primera vez. “Es una emoción inmensa. No lo olvidaré nunca”, confesó. A su lado está Maxi Obeid, quien le baja un cambio al dolor provocado por la derrota sufrida ante Lanús. “Son cosas que tiene el fútbol. Hay que darle para adelante nomás”.

Ahora, a Mendoza

Mientras llegaba el turno de Boca, los viajeros tucumanos ya palpitaban su próxima excursión, el domingo a Mendoza, para seguir al “Millo” en Copa Argentina, donde enfrentará a Deportivo Morón, por una de las semifinales. El viaje está organizado y no piensan faltar, aunque los resultados de los últimos encuentro no sean los esperados. El fútbol siempre dar revancha y River, al igual que sus hinchas, esperan encontrarla en la Copa Argentina.

No respetaron el pedido de la organización del torneo

Los planteles habían recibido instrucciones por parte de la organización del torneo para que ambos equipos ingresaran al campo de juego juntos, bajo las normas FIFA y con la bandera de la naciente Superliga como símbolo de unificación. Sin embargo, River saltó a la cancha antes de que lo hiciera Néstor Pitana y de la manera tradicional. Al ver esto, el futbolistas de Boca, que esperaban por la indicación del juez para formar ese pasillo en conjunto, accedieron al campo de juego sin cumplir con la indicaciones

El termómetro de los hinchas

El anuncio de los protagonistas por la voz del estadio antes del partido suele servir de “encuesta” acerca de la opinión y el sentimiento de los hinchas (foto) por los integrantes de su equipo. El más ovacionado fue Gallardo. Y entre los jugadores, Ponzio. En cambio, hubo un manto de silencio cuando el locutor pronunció los nombres de Pinola y Casco. Al final del cotejo, con la derrota consumada, hubo tenues aplausos para los futbolistas y una ovación para despedir al entrenador.

River y el efecto Lanús

Gallardo habló de “dolor deportivo” y rechazó sentirse “golpeado” por la eliminación en la Libertadores a mano de Lanús. Los hinchas parecieron plegarse a tal sensación. Si bien colmaron el Monumental, en la previa no hubo clima festivo. Sólo se levantaron para aplaudir a Lux e insultar a Rossi, cuando los arqueros salieron al campo de juego.

Unidos por la “pasión millonaria”

Si bien un puñados de hinchas de River estuvieron presentes en el estadio Monumental, la mayoría de los que viven en Tucumán lo vieron por televisión. Convocados por la filial local “Pasión Millonaria” se reunieron para observar el encuentro (foto).

Estaban solos, pero festejaron igual

Apenas terminó el cotejo, los jugadores de Boca se reunieron en el centro del campo de juego y celebraron la victoria como si fueran hinchas. Aunque en las tribunas sólo hubo público local, los “Xeneizes” se robaron el protagonismo tras el silbado final: bailaron y cantaron dos temas impuestos por “La 12”: “el que no salta, es de la B” y “suben y bajan, suben y bajan; parecen ascensor” se escuchó en el Monumental casi en silencio.

Ganar en el Monumental se hizo costumbre

El triunfo logrado ayer, Boca acumula tres victorias consecutivas de visitantes en Superclásicos oficiales por torneos locales. Es la segunda racha más larga de la historia: en la década del 70 consiguió cinco. Además, no pierde con River de visitante desde hace siete años por torneos de AFA y sacó una ventaja de 10 triunfos en el historial: 74 a 64. Empataron 63 veces.

Comentarios