Alumnos de la ENET 5 desarrollan un artefacto lumínico inspirado en una obra consagrada en la Bienal de Venecia

05 Nov 2017
2

CULTURA COLABORATIVA. El artista visual Rolo Juárez (izquierda) volvió a la escuela de la que había egresado. En su encuentro con los alumnos de 5° y 6° año, todos aprendieron de todos. LA GACETA / FOTOS DE INÉS QUINTEROS ORIO.-

El encuentro entre los alumnos de la ENET N °5 y el artista visual Rolo Juárez transcurre en el Laboratorio de Ciencias del establecimiento, que este año está cumpliendo sus 40 años. Los chicos de 5° y 6° año se acomodan alrededor de los mesones, esquivando microscopios, probetas y afiches; y atienden a la pantalla con atención inusitada para el escolar medio, se diría. Desde el video, el danés Olafur Eliasson despliega su “Green light project”, que ha mostrado en la Bienal de Venecia 2017: una propuesta de arte lumínico, lámparas hechas con material reciclado y luces LED cuya venta estuvo destinada a la causa de los migrantes.

Cuando a Rolo Juárez -egresado de la ENET N°5 cuando aún funcionaba en la casona de Alberdi al 100- lo invitaron a volver a su escuela para compartir su experiencia de vida/obra se preguntó: ¿qué tiene para decirles un artista a alumnos de una Técnica? Desechó en el acto la “típica” de hacer un mural, o algo similar. Y la idea se impuso: hacer con los chicos arte lumínico, inspirados en los objetos del consagradísimo Eliasson (a no perderse su sitio web, www.olafureliasson.net/).

En el Laboratorio de Ciencias la idea empezó a tomar forma: a partir de la obra de Eliasson, harán lámparas con una estructura de varillas unidas en sus vértices por una suerte de codos, y por las cuales correrá luz LED. La visita de Rolo, que podría haber resultado en una charla más entre tantas del calendario escolar, mutó en un taller en el que confluyen las materias Diseño (a cargo de Verónica Olea), Electrónica e Informática, entre otras de la currícula.

Rolo (un artista consagrado que comparte una obra prolífica con la docencia en la Facultad de Artes de la UNT) llevó al taller las varillas que conformarán la estructura para los artefactos lumínicos. Los codos que las unen se harán con la impresora 3D que atesora la ENET N| 5°, y que manejan con destreza Germán Alcaraz y Paula Ramos, alumnos de 6° Año.

“Esto es ciencia ficción. Cuando yo estudiaba los planos X, Y y Z era todo abstracto. Y esta es la aplicación práctica de esos procesos. El desarrollo tridimensional no existía”, afirma Rolo con inocultable asombro, ante las imágenes que digitan Germán y Paula desde su notebook, en lo que es un prediseño de las lámparas.

“Necesito una pirámide invertida, de base cuadrada, para que ingresen las varillas”, dice Rolo. Y, en un clic, Germán multiplica el número de ángulos. “Una vez finalizado el diseño, se lo tiene que agrupar y exportar”, explica Germán. Rolo y Diego Ruiz, también profesor de Plástica e integrante del área de Coordinación Artística del Ministerio de Educación, no se pierden ni un detalle, al igual que el resto de los alumnos. Es la puesta en práctica de la cultura colaborativa, que traspasa edades y disciplinas.

“Si no hubiéramos tenido la impresora 3D, habríamos avanzado más lentamente”, apunta. Y el ingeniero en sistemas Fernando Díaz explica cómo se integran al proyecto desde la materia Electrónica. “Usarán los componentes electrónicos para darles luminosidad a los objetos”, afirma; y admite que por primera vez articulan con otras áreas. Lo que puede el arte.

Rolo cuenta que la tecnología 3D se ha apropiado del mundo de la producción artística, que en espacios como la Bienal de Venecia se ha vuelto moneda corriente (¿qué harían hoy Miguel Ángel y Da Vinci con una 3D?); y añade que le pidió a la Facultad de Artes una impresora como la que hay en la ENET 5. Hasta ahora, sin respuesta.

Se les pregunta a los alumnos qué opinan de este encuentro entre arte y tecnología. “Me parece muy interesante. Es muy bueno esto que estamos viendo. Dan ganas de crear cosas”, opina Brian Ehlich. Alexis Romano, lector voraz de la obra de Stephen King y de otros maestros del terror, así como de la robótica, coincide con Brian: “te estimula y eso es bueno, porque creo que en parte la creatividad es innata, pero que también hay que estimularla”.

La irrupción de las Nuevas Tecnologías en el mundo del arte, ¿no limita la creatividad?. Diego Ruiz opina que no es así: “a la creatividad la podés desarrollar; pero la cultura es muy importante en el hecho creativo. Hay gente que no disfruta del arte porque no lo conoce. Lo estamos viendo con los chicos: cómo responden cuando les acercás herramientas para que ellos puedan desarrollar acciones creativas; y es ahí donde la escuela tiene un papel fundamental”. Rolo Juárez se suma a la charla, ya en el patio de la escuela. Y coincide con Diego en que la tecnología “es como el pincel”. “La máquina, la herramienta, traduce la información -apunta-. Pero la idea te surge a vos”.

los participantes del programa
Antonella Mazziotti 
Sandra Aguirre 
María de los Angeles Aguilera 
María Eugenia Rufino  
Fernando Godoy 
Juliana González 
Fernanda Lamelas 
Alejandra Páez 
Sebastián PIsarello
Carolina GramajoPatricio Garcia
Juan Pablo Ance
Alejandro Kaplan
Manuel Rubio 
Nancy Pedro
Rodolfo Juárez
Leandro Fernández 
Belén Aguirre 
César Tito Artaza
Claudia Flores
Aníbal Fernández

> Los participantes del programa

Antonella Mazziotti 
Sandra Aguirre 
María de los Angeles Aguilera 
María Eugenia Rufino  
Fernando Godoy 
Juliana González 
Fernanda Lamelas 
Alejandra Páez 
Sebastián PIsarello
Carolina GramajoPatricio Garcia
Juan Pablo Ance
Alejandro Kaplan
Manuel Rubio 
Nancy Pedro
Rodolfo Juárez
Leandro Fernández 
Belén Aguirre 
César Tito Artaza
Claudia Flores
Aníbal Fernández

> El artista desarrolla canales de comunicación con la comunidad

“Las historias que contamos tienen que estar abiertas al cambio, porque cambian las historias abiertas que somos”. Esa cita del filósofo Daniel Innerarity inspiró al ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, a impulsar el programa “Los artistas en sus escuelas”, destaca la responsable de Educación Artística de la Provincia, Carolina Romero. “Uno de los objetivos de la Educación Artística es promover el intercambio, la comunicación y el conocimiento de las distintas culturas identitarias de los grupos sociales y sus realidades locales, regionales y nacionales, desde la promoción de emprendimientos productivos artístico-culturales”, afirmó Romero en la fundamentación de este programa, y de las distintas modalidades del área. “El artista - continuó-, al dominar un lenguaje con alta proyección metafórica que logra construir una estética propia, logra desarrollar canales de comunicación que lo vinculan con un amplio espectro de la sociedad (entre ellos las escuelas) volviéndose de esta forma un referente”. 


Comentarios